Corrientes, domingo 23 de junio de 2024

Sociedad Corrientes
ANÁLISIS POLÍTICO

Carlos Fara: "Hay dos Argentinas, y una está sumida en la desesperación"

16-05-2024
COMPARTIR     
El analista político, entrevistado por momarandu.com, ofreció su percepción del escenario social y observó una división marcada entre dos realidades: una parte en la que la población mantiene cierta esperanza y expectativa en torno el mandato de Javier Milei, y otra que se encuentra sumida en la desesperación, con manifestada desaprobación y hastío. Además, opinó que el camino hacia la estabilidad económica será largo y complejo.

El analista, por otra parte, afirmó que en el escenario político crece la idea de acompañar al gobierno desde un "nuevo centro", aunque persisten sectores críticos, entre el cual se ubica parte del radicalismo cercano a Unión por la Patria.

Además, sostuvo que el gobierno ha mostrado un cambio en su enfoque político, pasando de una postura más dogmática a una de diálogo y negociación, influenciado por diferentes factores, como la presión de distintos sectores y la necesidad de alcanzar consensos.

En el plenario de Senadores ante la Ley de Bases, el oficialismo intentaba avanzar.
- Hay diferentes opiniones sobre el uso de las reformas que está haciendo el Presidente. Obviamente, si va a hacer esto y luego comienza la parte particularmente hacer una oposición acérrima, no radicalizada. Lo dijeron al principio. No, no era votar a favor, eso era totalmente esperable. Claramente eran modelos muy distintos. Desde ese punto de vista no había nada para hacer nada acá. Obviamente el juego se da en el estadio sacando, la parte izquierda, pero no se centro político que de alguna manera, en su mayoría está tratando de acompañar al gobierno de alguna forma.

Hay un sector del Gobierno que entiende que un sector del radicalismo es funcional a la oposición, en Unión por la Patria.
- Digamos que usted no está en una tónica no socialdemócrata. Digamos que se vuelve crítico del gobierno nacional, entre otras cosas también, porque usted no tiene ninguna salida de gobierno. No es diferente de los diputados que responden a los gobernadores, que tiene la responsabilidad de administrar, conseguir recursos, en fin, todo eso en general lo une a los a los que están en cargos ejecutivos, los vuelve más realistas, no más, más pragmáticos. Comparando a los que simplemente tienen responsabilidad legislativa, que tenemos una tarea más auténtica, más autónoma. Creo que en ese punto, los gobernadores son más representativos de sus bases y sus distritos. Me parece que el público radical pide a sus referentes que ayuden a Milei. Obviamente después está la negociación, los matices, los recursos, los intereses. Pero me parece que esta, vamos a decirlo así un poco, en el borde extremo.

¿El Gobierno está comenzando a transitar algunos senderos de diálogo político?
- El gobierno de los primeros meses fue un gobierno más dogmático, hasta que finalmente pasó la Ley Ómnibus. Después de 1 de marzo el Gobierno empezó a comprender que tenía que establecer la negociación de otra manera, bajar las expectativas respecto a la cantidad de reformas que quería encarar, porque era mejor alguna ley que ninguna ley. En ese sentido me parece que hubo un aprendizaje no solamente con la ley. Me parece que eran un montón de detalles, como el tema de prepagas. El hecho de que se haya decidido no trasladar la embajada argentina de Israel a Jerusalén y en muchos otros casos, el gobierno se comportó claramente de otra manera, bajó el volumen. Cuando se aprobó la media sanción en Diputados, el presidente no hizo comentarios sobre los que habían votado en contra. Así que es un gobierno distinto. Pero es un proceso largo.

Después, hubo dos hechos con matices totalmente distintos. Por un lado está la marcha de las universidades, y el paro de la CGT.
- Creo que la CGT tiene una serie de tensiones internas. Gerardo Martínez y, mas radicalizado, Pablo Moyano. Hay que salir decidido del paro y es la cosa más difícil. Todos sabíamos que no iba a cambiar nada, por muy exitoso que fuera el paro.

A la luz del nuevo índice de inflación, del mes de abril. ¿La gente sigue aguantando? Hay principios ya de hastío.
- Nosotros vemos si un punto de equilibrio entre la aprobación y la desaprobación, lo cual no está mal teniendo en cuenta el tamaño del ajuste y el costo social de la recesión, que es muy profunda, etcétera. Segundo, creo que estamos en dos Argentina, una mitad a la que Milei hizo creer que tiene esperanza, que tiene expectativa y la otra mitad que está absolutamente fastidiada con él, con la gestión de la supervivencia, de angustia e incertidumbre. Me parece que decir que la sociedad está acompañando o que no está acompañando es una fotografía incorrecta. La última mitad, en este momento, tiene mucha desesperación.

¿Los mercados acompañan los índices?
- Los mercados están acompañando por expectativa porque sé que además creen que pueden hacer un buen negocio financiero en algún momento de este año. Tiene que ver con inversiones, va a tardar porque se va a tardar mucho salir. Las posibilidades son acotadas.