Corrientes, viernes 24 de mayo de 2024

Sociedad Corrientes
IINFORME

En Argentina se necesitan 129 años para adquirir una vivienda

14-04-2024
COMPARTIR     

( Por .Eduardo Urzagasti*).En la trayectoria de la existencia humana, la búsqueda de metas y aspiraciones juega un papel fundamental. Entre estas se destaca, por ejemplo, el anhelo de tener una vivienda propia, un espacio que brinde estabilidad, seguridad y confort.

Sin embargo, alcanzar este sueño puede resultar un desafío considerable, enfrentando numerosas barreras y obstáculos que pueden hacerlo difícil, e incluso inalcanzable en algunos casos.

En el contexto argentino, el reconocimiento del derecho a una vivienda digna está arraigado en la Constitución desde la reforma de 1994, la cual fortaleció los principios ya establecidos en tratados internacionales, como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966.

Sin embargo, a pesar de estas bases legales, la realidad actual muestra una disparidad alarmante, con individuos que se encuentran sin hogar, otros luchando por acceder a pensiones precarias y una gran parte de la población enfrentando dificultades para acceder a casas adecuadas, ya sea por la falta de recursos económicos o por la precariedad de las condiciones habitacionales en ciertos barrios.

Pero ¿cuánto tiempo se tomaría una persona para adquirir una propiedad inmobiliaria en Argentina? Esta fue una pregunta abordada por el Centro de Investigación de Finanzas de la Universidad Torcuato di Tella a través del Relevamiento Inmobiliario de América Latina. Este estudio analizó diversos factores como los ingresos de los ciudadanos y los costos asociados con la compra de una vivienda.

Según los hallazgos de esta investigación,, el precio del metro cuadrado en América Latina varía significativamente, situándose en un rango entre 1.202 y 3.166 dólares. Asimismo, para determinar el tiempo que se necesitaría para ahorrar y comprar un departamento en diferentes ciudades de la región, se consideró el salario mínimo de cada país, suponiendo que un individuo destine el 100% de sus ingresos a esta meta.

En el caso específico de Argentina, los resultados son desalentadores, debido a que ocupa el primer lugar del ranking. Y es que para que los habitantes argentinos puedan comprar un departamento de aproximadamente 100 metros cuadrados en la ciudad de Buenos Aires, deberían ahorrar el 100% de su remuneración mínima durante al menos 129 años. Esto pone de manifiesto la grave disparidad entre los ingresos y los costos de la vivienda en el país.

No obstante, también es crucial considerar el contexto económico y laboral al evaluar esta situación. El salario mínimo de un trabajador en Buenos Aires es de 202 mil pesos argentinos, tras el aumento del 30% anunciado por el presidente Javier Milei en febrero.

En términos de dólares, esta cifra equivalía a 204 dólares al tipo de cambio oficial en el segundo mes del año, y aumentó a 230 dólares en marzo. Pese a este incremento, el costo del metro cuadrado en Buenos Aires sigue siendo significativamente alto, con un promedio de 2300 dólares. Por lo tanto, una vivienda de 100 metros cuadrados tendría un valor aproximado de 230 mil dólares, una cifra que está fuera del alcance de la mayoría de los ciudadanos.

En cuanto a los otros países analizados en el reporte, Brasil ocupa el segundo lugar, donde se necesitaría ahorrar durante unos 65 años para adquirir una propiedad similar en Río de Janeiro.

Este panorama plantea, a su vez, interrogantes importantes sobre la viabilidad de adquirir una propiedad en Argentina en la actualidad. Iván Brione, director Comercial de Estudio Kohon, ofreció un análisis sobre este tema en un artículo publicado por Mercado Financiero.

En el mismo señaló que, si bien los precios de las propiedades están en su punto más bajo en los últimos años, esta situación representa una ventaja circunstancial que no debe pasarse por alto.

En este sentido, hizo énfasis que en los últimos 4 años los precios de las propiedades han experimentado una disminución del 30% al 40% en dólares, lo que las hace más asequibles en comparación con años anteriores.

Además, indicó que, aunque los salarios en dólares son bajos, hay personas que ya están adquiriendo propiedades debido a que poseen divisas estadounidenses en stock o generan ingresos directamente en esa moneda.

De esta forma, las nuevas modalidades de interacción entre inquilinos y propietarios, con índices de actualización más frecuentes, combinadas con el aumento de los precios en pesos y la inflación en dólares, presentan a la industria inmobiliaria como una oportunidad destacada para obtener mejores rentas y como refugio de ahorro e inversión para quienes tengan la posibilidad de hacerlo.

*https://www.elmejortrato.com.ar/eduardo.urzagasti@elmejortrato.com