Corrientes, domingo 25 de febrero de 2024

Política Corrientes
IMPONER "TRIBUTOS RAZONABLES"

Abraham: "Hay que convertir al Estado en un servicio para la gente"

25-11-2023
COMPARTIR     
El master en Ciencias Económicas, Director Ejecutivo de Libertad y Progreso, entrevistado por momarandu.com, advirtió que se espera que la inflación acumulada en Argentina alcance más del 170 por ciento a finales de este año y calificó "prioritario" reducir la carga tributaria.

El Lic. y Master en Ciencias Económicas, Aldo Abraham, demás, criticó la estructura gubernamental que, según él, prioriza a la política sobre los ciudadanos, generando un desequilibrio en la asignación de recursos y servicios, y destacó la importancia de abordarla desde el "día uno".

El especialista opinó que, además, será necesario la posibilidad de una rápida unificación cambiaria para evitar un estallido inflacionario, aunque reconoció que enfrentar la situación requerirá esfuerzo y sacrificio por parte de la población, "sin esperar soluciones mágicas".

A partir del 10 de diciembre se espera en el Estado otra concepción, considerando los orígenes de Javier Millei. ¿Qué piensa que podrían ser las primeras medidas, licenciado?
-Mira, supongo que lo que intentará es hacer algo diferente a lo que se ha venido haciendo. Los países que hoy en día, digamos, miramos con envidia, lo hacen porque brindan oportunidades de progreso a su gente. Nuestros jóvenes y emprendedores están buscando oportunidades en otros lugares, lamentablemente, ¿no? La política en Argentina ha construido un Estado que sirve a la política y a los políticos, y no a los argentinos. Si uno reflexiona sobre la Constitución Nacional y lo que hemos elegido hasta ahora con nuestro voto para que administren el Estado según el rol que le asigna la Constitución, resulta que han sido unos incapaces absolutos para brindar servicios a los ciudadanos. A pesar de ello, estamos gastando una enorme cantidad de dinero en ese Estado, ¿no? Pero, ¿cómo? ¿Tenemos que hacer todas estas cosas? ¿No? ¿Los están vendiendo? Y encima, cuando algo falla, funciona tan mal que no solo los argentinos no recibimos los beneficios. No tenemos el cumplimiento por parte de quienes votamos de los roles que establece la Constitución para el Estado, sino que además, estamos en el puesto 21 entre los 191 países del mundo. Según el Banco Mundial, somos uno de los países que más exprime a sus empresas con impuestos. Una persona de ingresos medios bajos en Argentina, que está en relación de dependencia, trabaja, y casi la mitad de su sueldo va directo al Estado, lo cual es una gran realidad. Después esperamos que esa persona llegue a fin de mes con su salario, manteniendo a su familia, ¿no? Ni hablar de tener casa propia. De hecho, para que la gente se dé cuenta del grado de desfinanciamiento del Estado, de todo lo que hay en los sistemas financieros, están los bancos, los depósitos; por suerte, un tercio llega al sector privado, es decir, productores, consumidores, créditos hipotecarios, todo lo demás lo absorbe el Estado para financiar su exceso de gasto, y para eso utiliza un Banco Central imprimiendo dinero a lo loco, lo cual genera la tremenda inflación que nos está empobreciendo a todos los argentinos. Se espera que la inflación acumulada en Argentina alcance más del 170% a finales de este año. Evidentemente, ahí hay una tarea prioritaria que no será inmediata, pero que debe comenzar desde el día 1: convertir al Estado en un servicio para la gente, financiado con impuestos razonables, ¿no? Y ese es solo un tema. Aquí, cada vez que un funcionario asume en Argentina y se sienta en su sillón, parece que de repente sabe más que tú y yo sobre cómo hacer nuestro trabajo diario, ¿no? Lo mismo ocurre con la gente que se levanta temprano todos los días para mejorar su trabajo y proporcionar un mejor nivel de vida a su familia. Parece que los funcionarios saben mucho más. Hoy en día, tenemos más anticipos, más regulaciones que nos dicen cómo debemos trabajar, producir, comerciar, manejar nuestros negocios. Cómo debo manejar un medio, los cuales se acumulan. Ellos no saben más de lo que acumulan, y lo que hacen es complicarle la vida a todo el mundo, especialmente a las pequeñas empresas y a los emprendedores, ya que no tienen la posibilidad de contratar ejércitos de asesores para cumplir con todo eso, ¿no? Y nos sorprende que no prosperen, y bueno, obviamente no prosperarán si se les dificulta con impuestos y regulaciones. Eso es lo que claramente hay que abordar desde el día 1, desde la perspectiva de producción. Y desde el punto de vista monetario de la inflación, que es lo que preocupa a la gente, estamos en un proceso inflacionario, creo que iremos hacia una rápida unificación cambiaria para evitar un estallido inflacionario, ¿no? Pero después de un anuncio de estas medidas.

¿Cómo hacemos los argentinos para enfrentar esta inflación, que es del 140% este año, pero que nos viene afectando desde hace varios años en Argentina? ¿Cómo hacemos?
-Lo primero que hay que entender, creo yo, es que no hay soluciones mágicas. Cuando enfrentamos un problema grande en casa o en el trabajo, no podemos simplemente agitar una varita y hacer que todo desaparezca. Uno tiene que apretar los dientes, esforzarse y sacrificarse para resolver el problema. Este gobierno será un desafío gigantesco, ¿no? El problema que está dejando es enorme, así que sin duda tendremos que ser sumamente cuidadosos. En cuanto a nuestras finanzas, lo que podamos hacer o no hacer dependerá de cómo enfrentemos este problema. No debemos esperar recortes de subsidios que ayuden a las personas con menos recursos, porque la verdad es que eso nunca estuvo en discusión. Todos los gobiernos anteriores, con los que he trabajado, nunca plantearon eliminar la asistencia social, ya que todos sabían que la prevención de este plan es muy beneficiosa. Es cierto que probablemente tendré que pagar más por el gas y la luz, ¿verdad? Porque yo, que gano más, debería hacer el esfuerzo. ¿Me va a doler? Sí, me va a doler, al igual que a todos. Puede que a algunos no les guste lo que digo, pero seguramente no lo harán más que yo, ¿no? La realidad es que lo justo es que hagamos el esfuerzo. Tendremos que renunciar a algunos gastos y ajustarnos a lo que realmente estamos utilizando, porque estoy seguro de que hay mucha gente en el interior del país que está pagando lo que corresponde por la luz, el gas y el agua, y ganan menos que yo, seguro, y aún así están haciendo el esfuerzo que yo debería hacer.

"EL DINERO NO PROVIENE DE LA NADA"

En relación con los servicios públicos y subsidios, Abraham criticó la percepción de que el dinero proviene "de la nada" y abogó por una revisión justa de tarifas.

El especialista remarcó sobre la idea de eliminar gradualmente los subsidios y la importancia de equilibrar el esfuerzo entre diferentes regiones del país.

En un canal nacional, veíamos comparaciones con respecto al costo de los servicios, y cuando ponían dos kilos de yerba, la tarifa de luz, los correntinos consideramos barato, licenciado, como barato, es decir, una familia que paga menos por la luz en Corrientes, estamos hablando de seis mil pesos al mes.
-No, en ese sentido, lamentablemente todos nos hemos acostumbrado a que nos regalen el dinero, ¿no? Pero olvidamos que ese dinero no cae del cielo. Alguien lo está aportando. Probablemente, ese dinero provenga de un contribuyente que compró, como mencionaré, yerba, pagó el IVA y apenas puede llegar a fin de mes, y resulta que con ese IVA me está pagando la luz, el gas y el agua. Eso ya no puede seguir así. Es una injusticia tremenda, pero nos hemos acostumbrado a ello. Y, de hecho, vamos a ver cómo se queja la gente de todo, a ver cómo se queja mucha gente, y luego preguntarles cuánto ganan. Hacer la misma comparación. ¿Cuánto gana un correntino en comparación con lo que paga por la luz? ¿Cuánto representa su salario en los servicios públicos? Y compararlo con otros que se quejarán aquí en la Ciudad de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires, y veremos que ni siquiera podríamos estar pagando tanto como pagan los correntinos en términos de nuestros ingresos.

O en la tarifa de transporte. Ya tenemos una tarifa que alcanzó los 200 pesos, cuando en la Capital Federal están discutiendo tarifas, según escuchaba en esta discusión a través de los medios nacionales, entre 40 y 50 pesos.
-De hecho, yo uso el transporte público, como subte, colectivos, trenes. Claro, sería mucho mejor no tener que pagar para que esto me cueste una sexta parte de lo que realmente vale prestarme ese servicio. Y nuevamente, eso no es justo, no es injusto. Nadie ha dicho que se esté proponiendo eliminar esos subsidios de un día para otro, porque sería muy complicado ya que es el medio de transporte para que la gente vaya a trabajar todos los días. Quitándolos gradualmente, y siempre en ambos casos, y eso también está en el programa de Javier Luley, en ambos casos, tener una cobertura, comenzar con la tarifa social, ¿no? Para aquellos que realmente no pueden pagar la luz, el gas y el agua, se les ayudará. Lo mismo con el transporte público, debemos ser justos y con el tiempo se puede lograr una discriminación de manera que yo pague lo que realmente cuesta un pasaje de colectivo, que no tiene nada que ver con lo que dijo el ministro Sergio Massa y el gobierno. No son 700 pesos; de hecho, supe ahora cuánto es el subsidio y cómo se calcula el subsidio de las empresas de transporte en el mes de diciembre, bien probado, son unos 400 pesos, lo que significa que el boleto mínimo aquí debería costar entre 300 y 350 pesos más o menos. Y bueno, yo pagaría eso y el resto lo ayudaríamos a aquellos que realmente no pueden para que puedan llegar a sus trabajos. Eso ya se haría en todos los planes. Como eso tiene un peso significativo en términos de costo para la gente, será más gradual y más justo.

NO SE ROMPERÁN RELACIONES

Respecto al comercio exterior, Abraham aclaró que la propuesta de Milei y Libertad Avanza no implica romper relaciones con China y Brasil, sino buscar un comercio más libre entre privados, y argumentó que la competencia favorecerá a los consumidores al obligar a los empresarios a ofrecer mejores servicios y productos a precios más justos.

¿Cómo imaginan el comercio exterior?
-Una cosa que quizás no se explicó muy bien y que luego se aclaró mejor en el debate para la segunda vuelta es que en ningún momento Milei y la Libertad Avanza estaban proponiendo romper relaciones con China y Brasil. O sea, eso claramente fue un malentendido. De hecho, la actual encargada de las relaciones exteriores de Argentina, en el gobierno de Javier Millei, cuando se habló de esto, salió inmediatamente a aclarar cómo son los términos. En primer lugar, lo que hay que tener en cuenta es que los estados no comercian. O sea, cuando decimos que entró un producto de China aquí, en realidad, fue un empresario argentino que fue allí, compró a un empresario chino y trajo... Igual con Brasil, ¿no? Fue allí a Brasil y trajo tal producto. Cuando enviamos un producto de Argentina a China o Brasil, es porque un empresario argentino fue y le vendió a un empresario chino, y le envía el producto con lo que conoce. Lo mismo ocurre con Brasil y cualquier país del mundo. El comercio se hace entre privados y seguirá haciéndose así, solo que de manera más libre. Porque eso es para que nuestros empresarios, muchos de los cuales ganan dinero sin proporcionar los mejores servicios o productos al mejor precio y de la mejor calidad posible a los argentinos, ya que tienen su nicho asegurado. Como no compiten con nadie, nos cobran lo que quieren, ¿no? Pero cuando los ponemos en competencia, tienen que empezar a trabajar más duro, a invertir, y, qué sé yo, si no, nos dejamos de comprarles, ¿no? Pero aquí, lamentablemente, terminamos poniendo el carro delante de los bueyes. La realidad es que los empresarios deben estar al servicio de la ciudadanía, brindando los mejores servicios al mejor precio. Y no es que no deban ganar dinero, está bien que lo hagan. Pero aquí vemos que los empresarios ganan dinero a expensas de los argentinos. Es una situación desequilibrada.