Corrientes, domingo 23 de junio de 2024

Sociedad Corrientes

Madereros alertan por sobrestock y piden medidas al Gobierno para evitar despidos

26-02-2023
COMPARTIR     
Desde la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) expusieron el problema en distintos eslabones de la cadena de la madera debido al sobreestoqueamiento a causa de bajas en las exportaciones y recesión del mercado interno. Plantean la construcción de viviendas sociales en madera como una solución segura, a la par de otras medidas.

La situación fue expuesta en una conferencia de prensa de la institución FAIMA que nuclea a los distintos sectores de la actividad maderera como la foresto-industria, muebles, construcción de viviendas de madera y carpintería en obra.

Román Queiroz, presidente de FAIMA, detalló que producto de la pandemia el sector inicial de la madera, el foresto-industrial, tuvo un crecimiento muy fuerte por la alta demanda desde julio-agosto 2020, con buenos precios internacionales.

Ante dicho escenario favorable, todas las industrias hicieron inversiones, como incorporación de tecnología, mano de obra, maquinarias, insumos, para hacer frente a la demanda, logrando así subir los niveles de producción.



Pero en los últimos meses, segunda mitad de 2022, empezó a registrarse una baja importante de precios en dólares, sumado a que países como Estados Unidos y grandes países Asia están sobreestoquedados, lo que provocó que bajara fuertemente la demanda de productos que se fabrican en Argentina.

Así, lo que se estaba exportando se empezó a volcar todo al mercado interno, que tampoco absorbe la oferta debido a la situación de recesión económica.

Detalló que en la región NEA se producen 60 millones de pie por mes (medida de producción de madera) y en el país se consumen 40 millones de pie. De esta forma, hay sobrante de veinte millones de pie sin destino por lo que existen aserraderos chicos y mediados de Misiones, Corrientes y Entre Ríos que “están parados o muy sobreestoquedados”.

“Esto genera plantas paralizadas y si no encontramos solución a corto plazo empezará a haber despidos” indicó Queiroz.

Señaló que contar con un tipo de cambio de dólar más competitivo puede solucionar problemas puntuales, pero no el problema de fondo.

Es que el mercado externo no está consumiendo madera en niveles de los años 2020, 2021 y parte de 2022, y además el mercado interno está en periodo de recesión sin aportar el consumo necesario de 70 millones de pies cúbicos.

La construcción de viviendas con madera puede ser una solución importante, plantearon desde FAIMA.

Ejemplificaron que una vivienda de madera estándar requiere entre 7 y 8 mil pies de madera. Si se construyen 2.000 viviendas de madera por mes, se resuelve el problema en un 100% para el sector inicial de la foresto-industria.

“Es una decisión política, de los gobiernos nacional y provinciales” dijo el titular de FAIMA.

Acotó que el sector de muebles también presenta problemas importantes, y si se construyeran viviendas en madera se requerirían muebles, por lo que la construcción de viviendas estatales en madera sería también una solución de relevancia para la cadena del mueble.

El sector mueblero enfrenta además problemas de importaciones de insumos para producir y para maquinarias.

DATOS DEL SECTOR

Por su parte, Mercedes Omeñuka, directiva de FAIMA, detalló que, la cadena foresto-industrial genera 60 mil puestos de trabajo, y si se suman los puestos indirectos se alcanzan los 120.000 puestos de trabajo registrados.

La cadena aporta el 1.7% del producto bruto interno nacional y en exportación en el año 2021 se exportaron 440 millones de dólares.

Actualmente el mercado interno está con importante recesión, con industrias a las que les cuesta trasladar costos al precio del producto final. “No hay rotación de stock porque no hay ventas”.

Agregó que el Gobierno Nacional debería tomar medidas con viviendas, muebles, obras públicas, para mover el stock y evitar que empresas consideren la disminución de horas de trabajo y despidos.

También se refirió a que en la “post pandemia” los clientes en el exterior están sobreestoqueados, sumado a fuertes aumentos de fletes marítimos que llevó a bajar el precio de los productos comercializados. “Hay muy baja demanda de mercado externos con precios que no sirven para ser competitivos”.

“Estamos trabajando al límite de nuestros costos, sólo para mantener a nuestros clientes”.

En materia de costos, para graficar los problemas de competitividad de la madera argentina, comentó que en Chile el flete interno tiene un valor estimado de 8 dólares por metro cúbico y los costos de puertos un promedio de 9 dólares por metro cúbico, en Brasil esos costos son de 20 y 15 dólares respectivamente, en Uruguay de 20 y 12 dólares y en Argentina oscilan los 30 y 40 dólares.

Sobre el valor del dólar, indicó que se requiere un “tipo de cambio real, estable y competitivo” para poder mantenerse el sector en un mercado de baja demanda y baja de precios.