Corrientes, martes 29 de noviembre de 2022

Opinión Corrientes

La democracia Liberal en franca retirada, José Miguel Bonet*

28-09-2022
COMPARTIR     
Ya dijo Eisenhower que “la política debería ser la profesión a tiempo parcial de todo ciudadano.

Quiénes han sido los facilitadores, instigadores, de este despropósito que nos perjudica a todos? La falta de compromiso con.la Republica ¿Qué debe cambiar para que esta tendencia se invierta? Porque, convendrán conmigo, el mero acto de bajar a comprar el pan, de decidir a qué colegio llevar a tu hijo o el local en el que adquirir un vaquero es ya un acto político.

Pero, evidencia se impone, elección tras elección disminuye el número de votantes que se acercan a las urnas y lo hacen —no es baladí la orientación ideológica— cada vez menos mayoritariamente aquellos votantes que habrían votado a un partido de izquierda.

Se me ocurren tres factores que explican esa desafección. El primero, el desencanto en la política, que parecía que antes estaba centrada en construir un orden social más justo y ahora está más preocupada por la permanencia en el cargo. El segundo, la pérdida de adhesión a los grandes ideales, que ahora parecen irrealizables o ya ni los recordamos, preocupados por lo cercano e inmediato. Y, por último, la decepción en el comportamiento de los políticos a quienes, cada vez más, vemos incapaces de cumplir sus promesas.

Todo lo anterior nos acerca a un malestar, a un rechazo, o protesta sobre los métodos de funcionamiento del sistema político en que vivimos, así como sobre sus instituciones y sus actores y, lo que es peor, a tener una sensación de abandono de los ciudadanos por parte del Estado y de sus representantes, los políticos. ¿Cuántas veces han escuchado aquello de “yo no me fío de los políticos”

De hecho, los corruptos saben que su mejor aliado es una sensación ciudadana de que todos son iguales y, como consecuencia, aparece la apatía política y la resignación hacia la corrupción y el desprecio al ciudadano.

Y llegados a este punto, me surgen, también, tres hipótesis. No se vota porque: si esto ya está bien, para qué voto; si todo está mal, todo seguirá igual, y para qué voto; y por último, la actividad política no sirve de nada si los políticos han venido aquí a robar dinero y, claro, para qué voto.

En definitiva, ¿cómo va a confiar el ciudadano en la política si no suelen mantenerse los compromisos electorales, ni se centran en las demandas y necesidades reales de la ciudadanía?

Ojo!!!Los valores Republicanos muchas veces son bien utilizados por aquellos que nada que ver tienen con la Republica, por eso que debemos estar atentos a los populismos enfermedad senil de la democracia ,ya que bajo su manto inmaculado de virtudes Republicanos asoma un fascismo latente que puede herir de muerte a la Republica,este fenomeno es de caracter mundial,hoy las democracias mas antiguas y solidas la estan padeciendo.

*Abogado