Corrientes, sábado 12 de junio de 2021

Política Mundo

Otros dos candidatos presidenciales apresados en Nicaragua

09-06-2021
COMPARTIR     
Las autoridades nicaragüenses han detenido este martes a otros dos aspirantes opositores a la presidencia de Nicaragua.

A cinco meses de los comicios y con las detenciones de Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, y ahora de Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García, el régimen allana el camino para una nueva reelección de Daniel Ortega, en el poder desde el 2007. Maradiaga fue detenido este martes bajo la acusación de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos”, según han dicho las autoridades, mientras que Chamorro, sobrino político de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), fue detenido en su residencia, al sur de Managua, que también fue allanada por la Policía Nacional.

Maradiaga, un académico y activista, fue detenido después de comparecer en la Fiscalía, donde le confirmaron que le habían abierto una investigación. Con Maradiaga y Chamorro García suman cuatro los aspirantes a la presidencia que han sido investigados y detenidos en los últimos días. Cristiana Chamorro, hija de la exmandataria Violeta Barrios, era la principal candidata de la oposición hasta que el pasado 2 de junio el régimen de Ortega le dictó arresto domiciliario. Chamorro no pertenece a ningún partido, pero sondeos de opinión indicaban que era la segunda con más respaldo ciudadano, por detrás del presidente.

La opositora es señalada de lavado de activos a través de la fundación que lleva el nombre su madre. Arturo Cruz, que fue embajador ante Estados Unidos del Gobierno de Ortega entre 2007 y 2009, fue acusado por las autoridades de atentar contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo.

Tanto Chamorro García como Maradiaga están “siendo investigados por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización”, según la declaración de la Policía.

También por “proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”, según el parte policial.

Esos delitos están contemplados en la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, aprobada por la Asamblea Nacional, de mayoría sandinista, en diciembre pasado.

Juan Sebastián Chamorro, que fue viceministro de Hacienda y Crédito Público y secretario de Coordinación y Estrategia en el Gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007), y que también fue director del programa estadounidense Cuenta Reto del Milenio en Nicaragua, inscribió formalmente su precandidatura con la opositora Alianza Ciudadanos por la Libertad el pasado 22 de abril.

Tras estas detenciones, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha vuelto a cargar contra Ortega, a quién ha calificado de “dictador”. “La detención arbitraria del candidato presidencial Félix Maradiaga —el tercer líder opositor detenido en 10 días— confirma sin lugar a dudas que Ortega es un dictador. La comunidad internacional no tiene más opción que tratarle como tal”, ha publicado en Twitter la jefa de la diplomacia estadounidense para las Américas, Julie Chung.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha dicho que Nicaragua se encamina a “la peor elección posible” debido a la falta de garantías para celebrar un proceso libre, justo y transparente.