Corrientes, domingo 13 de junio de 2021

Sociedad Corrientes
ÍNDICE IPOD

Producciones de relevancia en Corrientes con altas brechas entre lo que recibe el producto y el precio final

13-05-2021
COMPARTIR     
La naranja, mandarina y tomate, producciones de interés en la provincia de Corrientes siguen entre los productos primarios con mayor diferencia entre lo que recibe el productor y se paga en góndolas. En el caso de la naranja, el productor recibió sólo el 15% del precio final.

Los relevamientos son realizados por la Cámara de la Mediana Empresa a través del índice IPOD (Índice de Precios en Origen y Destino) con datos de 24 principales alimentos agropecuarios.

En abril, la brecha de precios para el promedio de esos alimentos agropecuarios aumentó 8,7%, al subir de 4,29 veces en marzo a 4,67 veces en abril.

La desmejora se explica por una caída de 3,7% en los precios al productor y un incremento de 1,63% en el costo que pagó el consumidor en comercios de cercanía. Zanahoria y calabaza fueron los productos con más brecha y acelga, huevo y pollo, los de menos.

Los productos con mayor suba mensual en sus brechas fueron: naranja, con un alza de 86,5%, limón (+83,3%), repollo (+23,3%) y zanahoria (+22,5%). Los de mayores bajas fueron tomate y mandarina (ambos descendieron 13,4%), y calabaza (-11,5%).

Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de CAME en base a los precios de origen de las principales zonas de producción y a más de 700 precios de cada producto en destino, relevados no solo en verdulerías y mercados por un equipo de 30 encuestadores, sino también mediante un monitoreo de los importes online de los principales hipermercados del país, durante la segunda quincena del mes.

En el caso del IPOD frutihortícola, donde participan varias producciones de relevancia en Corrientes, subió 10,0% en el mes y la brecha para esos productos promedió en 4,96 veces.

El IPOD naranja: trepó 86,5%, por una disminución de 46,2% en los precios de origen y un aumento de 0,3% en los de destino. La variación del monto en origen, según comentaron los productores, responde a que aumentó la oferta por el inicio de la cosecha local, sumado al descarte de la elaboración de Rusia. Interanualmente, se observa una variación del 142,85% en el importe de origen.

La naranja tiene una diferencia de 6.63 veces entre lo que recibe el productor y lo que se paga en góndola, es decir que el productor participa en el 15.1% del precio final.

El IPOD tomate: bajó 13,4%. Esta reducción responde a un alza de 7,4% en los importes de origen y una disminución del 7% en los de destino. Interanualmente, se observa una caída de 18,65% en el costo de origen.

En el caso del tomate, el productor participa del 21.9% del precio final que paga el consumidor.

En tanto, el IPOD mandarina descendió 13,4%, tras un aumento de 0,7% en los precios de origen y un descenso de 12,8% en los importes al consumidor. Interanualmente, se observa una variación de 178,8% en el monto de origen.

De lo que pagan los productores por la mandaria, el productor recibió el 25%.

El IPOD limón escaló 83,3%, con descensos de 56,2% en los precios de origen y de 19,7% en los costos de destino. En origen, la variación, de acuerdo con lo informado por los productores, se debe a un aumento en la oferta. Interanualmente, los montos de origen subieron 121,81%.

El IPOD es un indicador elaborado por el sector de Economías Regionales de CAME para medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces los precios de los productos agropecuarios, desde que salen del campo hasta que llegan al consumidor. Estas desigualdades son muy dispares según producto, región, forma de comercialización y época del año.

En general, las diferencias se deben a un conjunto de comportamientos. Por un lado, los especulativos, adoptados por diversos actores de la cadena de valor que abusan de su posición dominante en el mercado –básicamente, los hipermercados, los galpones de empaque y cámaras de frío–. Por el otro, factores tales como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, las adversidades agroclimáticas, y los costos de almacenamiento/acopio y transporte, entre otros.