Corrientes, sábado 31 de julio de 2021

Sociedad Corrientes
HOMILÍADA DEL ARZOBISPO EN LA CATEDRAL DE CORRIENTES

Stanovnik: "Sentimos nostalgia" del modo en que se celebraba la Cruz de Los Milagros

03-05-2021
COMPARTIR     
El Arzobispo de Corrientes expresó en el mensaje central de la Iglesia Católica a sus fieles hoy, lunes, día de la Cruz de los Milagros, que el pueblo de Corrientes siente nostalgia del modo en que celebraba el Milagro de la Cruz, y recordó a los fieles presentes en misa, entre ellos el gobernador y el intendente de la Ciudad de Corrientes, el deber de cuidar y de transmitir "esa identidad" a las "generaciones venideras".

"A propósito de esta fiesta trascendetal para Corrientes", dijo el Arzobispo, "sentimos nostalgia del modo en que habitualmente estábamos acostumbrados a celebrar" la cruz de los Milagros; "más de viente cuadras de gente en procesión", recordó el jefe de la Iglesia Católica en Corrientes.

Stanovnik subrayó en que "toda la parte" de la Iglesia "profundamente creyente, religiosa" siente "nostalgia".

"Nostalgia es una palabra compuesta que signifrica no se lo que me está pasando. Algo me falta", expresó. 

"Sabemos que algo nos falta", dijo el arzobispo. "Volver a encontrarnos para poder celebrar", sostuvo. 

El arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, reflexionó hoy en la misa de celebración por la Cruz de lo Milagros sobre el ñandereko frente al gobernador de la Provincia, Gustavo Valdés, y demás miembros del gabinete de la provincia, junt al intendente de la Ciudad de Corrientes, Eduardo Tassano. 

"A lo largo de los siglos se fue gestando lentamente el ñanderekó que distingue hoy al pueblo correntino con una identidad que es propia", dijo el Arzobispo. 

"Esa identidad funda sus raíces en los valores del evangelio que fueron predicados desde los inicios de la fundación de la Ciudad", sostuvo. 

"Tenemos la gracia y después la responsabilidad de transmitir esa identidad, de cuidarla y transmitirla a las generaciones venideras", señaló. 

"La palabra de Dios, esa que fue predicada desde los orígenes de la Ciudad, que acabamos de proclamar es providencial y oportuna, sea por la conmemoración de nuestro aniversario, sea por la circunstancias críticas en las que debemos celebrarla", reflexionó Stanovnik. 

"El misterio de la Cruz, donde se revela el amor de Dios, que es más fuerte que el odio, es el único camino que conduce a un encuentro profundo entre las personas y a estas con DIos, disuelve todo vestigio de discriminación, aún cuando nosotros en la práctica todavía no podamos concretarlo, pero tenemos la fuente desde donde inspirarnos y recibir fuerzas para que discelva todo vestigio de discriminación, y colma todo ahelo de libertad en todo corazón humano", afirmó. 

"Por ello, un pueblo que halla en su memoria el milagro de la Cruz, y ama a la Virgen, tiene todo para ser un pueblo libre y soberano. gracias a esa memoria cristiana las sucesivas generaciones pudieron conservar los rasgos principales de su identidad sin arrazar al que se presentaba culturalmente diverso y se animaron a la reciprocidad", dijo Stanonvnik. 

"La participación en la vida comúin fue superando recelos, prejuicios y desconfianza, y creando poco a poco mayores espacios a la confianza y al encuentro. La amistad y la convivencia social se fue enriqueciendo paulatinamente con la diversidad, pero es necesario saber también que transportamos este frágil patrimonio en recipientes de barro, que se quiebran fácilmente si lo descuidamos", sostuvo.