Corrientes, domingo 09 de mayo de 2021

Sociedad Corrientes
COMO SE REALIZA EN OTRAS PROVINCIAS

Vecinos de distintos barrios piden cortar la luz a los agresores acústicos

28-04-2021
COMPARTIR     
La estrategia apunta a terminar con las fiestas clandestinas que multiplican los contagios en la capital correntina y a toda otra actividad ruidosa que altere la paz social y provoque enfrentamientos entre vecinos.

En el Día Mundial de Concientización sobre el Ruido, un grupo de vecinos que pertenecen a los barrios Universitario, Progreso, 17 de agosto, Mil Viviendas y Antártida Argentina, solicitan al gobernador Gustavo Valdés y al intendente Eduardo Tassano que firmen un Decreto de necesidad y urgencia por el cual ordenen a la DPEC (Dirección Provincial de Energía de Corrientes) el corte inmediato del suministro eléctrico a aquellos agresores acústicos que realizan fiestas clandestinas y molestan a sus vecinos con música a alto volumen.

La medida, que tuvo éxito en provincias vecinas como Chaco, apunta a reducir los contagios por COVID-19, que se incrementan con este tipo de encuentros y a mantener el humor social y la paz que se necesita para sobrellevar este momento tan difícil que afecta no solo a Corrientes sino también al país y al mundo.

“No puede ser que en una circunstancia tan trágica como la pandemia, donde la inmensa mayoría de la comunidad ha reducido su actividad y extrema sus esfuerzos para cuidarse, haya otros irresponsables que siguen su vida como si nada sucediese y lo que es peor, se dedican a perturbar a los demás con potentes equipos de sonido para festejar vaya a saber qué cosa”, comentó Jorge Echeverz, coordinador de la Asociación Unidos por el Silencio.

Como ejemplo de lo señalado, el dirigente precisó que hay mucha molestia con los salones de fiesta mal ubicados que funcionan sin ningún tipo de aislamiento sonoro y los autos baffle que pululan sin sentido en distintos lugares de la ciudad.

“El Municipio debe solucionar este tipo de problemas antes que la situación pase a mayores y se produzcan enfrentamientos entre vecinos porque lo único que falta es que se fracture la sociedad” explicó.

Sobre el tema, el dirigente recordó que la primera cuarentena, aunque fue incómoda para todos, “funcionó como un ordenador del tejido social porque permitió separar aquellas actividades verdaderamente esenciales de las que no lo eran”.

“Eso produjo, entre otras cosas, el cierre de locales bailables (principales centros de distribución de alcohol y droga) y la suspensión de recitales, que provocó una caída importante en el consumo de estupefacientes, erradicó casi en su totalidad la violencia en los espacios públicos y los robos descendieron un 90 por ciento, según las declaraciones efectuadas por el jefe de la Policía provincial Félix Barboza”.

Ahora aclaró que “con la flexibilización sanitaria ha vuelto el descontrol y hay gente que ya no soporta más que le invadan su domicilio con sonidos que no desea escuchar. Es una tortura que no solamente ocasiona malestar sino que también afecta la salud, por lo que si no se toman medidas urgentes, el conflicto puede escalar y después de nada valdrán las lamentaciones, advirtió.

Finalmente, subrayó que “la Cámara de Apelaciones de la Circunscripción Judicial del Noreste de Chubut, dictaminó que los ruidos molestos son una lesión a la vida que debe sancionarse aunque exista autorización municipal para realizarlos y que niveles de sonoridad que oscilen entre 38 y 54 decibeles, exceden la normal tolerancia establecida en el Código Civil”.

El Día mundial de concientización sobre el ruido fue creado por la Liga para el Deficiente Auditivo de Nueva York y se conmemora el último miércoles de abril de cada año.