Corrientes, jueves 13 de mayo de 2021

Chaco
CABALLERO/ BRIGADA III DÍA 5

Causa Caballero III: Violencia sexual como crimen de lesa humanidad

19-04-2021
COMPARTIR     
La etapa de testimoniales en el juicio oral se completó con las declaraciones de sobrevivientes referidas a secuestros y torturas y delitos de violencia sexual como crimen de lesa humanidad. También testimoniaron familiares de víctimas de desaparición forzada. El tribunal resolvió reprogramar la presentación de alegatos al martes 20. Este lunes 19 tendrá lugar la ampliación indagatoria de los imputados.

Luego de una extensa jornada que inició a las 8 y culminó a las 16 h, este viernes 16 se completó con once declaraciones la última audiencia de testimoniales del juicio oral Causa Caballero/ Brigada III. De la totalidad de la prueba recibida en la audiencia de la fecha pueden destacarse más imputaciones referidas privaciones ilegítimas de la libertad concretadas mediante secuestros, torturas de todo tipo y relatos de familiares de desaparecidos. Por primera vez se recibieron declaraciones sobre delitos de violencia sexual como crimen de lesa humanidad.

Los ex detenidos Luis Alarcón (por vía remota), Osvaldo Uferer, Miguel Molfino, Rodolfo Sobko y Juan Carlos Goya (en la sede del Tribunal Oral Federal de Resistencia asistidos por la lic. Carolina Fule, del equipo de la Secretaría de DDHH y Género de Chaco) completaron el cuadro de situación que inició con las declaraciones del martes pasado referido al funcionamiento de la Brigada de Investigaciones como centro clandestino de detención y exterminio de militantes políticos.

Enzo Lauroni, hijo del matrimonio Lauroni-Almirón y su tía materna Patricia, declararon ante el tribunal los pormenores de la desaparición de la pareja conformada por Enzo y Mónica, vistos en los calabozos de la Brigada y el calvario vivido por la familia bajo la persecución del terrorismo de Estado. “Les pido compasión a las personas imputadas, aún estamos buscando a nuestros familiares…” afirmó Patricia Almirón, en un intento de resquebrajar el silencio de genocidas cuando se trata de brindar algún tipo de información sobre el destino final de desaparecidos.

A continuación, se realizó, sin público para la preservación y no revictimización, bajo mandato del presidente Quiñones de desconexión de la videoconferencia incluso de los imputados, la toma de declaración de una ex detenida que reside en el exterior y denunció ante el tribunal y partes las violaciones y vejámenes que sufrió en la Brigada. Los también ex detenidos Rogelio Tomasella, Víctor Arroyo y Felisardo Riquelme completaron la lista de testigos, con la confirmación de haber visto en los calabozos de planta alta a los desaparecidos del PRT vinculados a la presente causa.

El tribunal que lleva el juicio, integrado por el juez federal Ruben Quiñones (presidente, del TOF de Formosa) y los magistrados José María Cello y Luciano Lauria del TOF de Santa Fe, informó la decisión de reprogramar la presentación de alegatos de las partes al martes 20. Así lo harán el querellante de la Secretaría de DDHH y Género de la provincia Duilio Ramírez, el querellante de la Secretaría de DDHH de Nación Manuel Brest, los fiscales Carlos Amad y Diego Vigay y los defensores Juan Manuel Costilla(oficial) , y Ricardo Osuna (particular)

De este modo el lunes 19 tendrá lugar la ampliación indagatoria de los imputados; el teniente primero José Tadeo Betolli y el teniente primero Luis Alberto Pateta –ambos oficiales de Inteligencia del Ejército Argentino-; el comisario general Rodríguez Valiente; el sub oficial mayor Gabino Manader, el sargento José Marín y el sub oficial principal Jorge Ibarra –todos de la Dirección de Investigaciones de la Policía del Chaco, Francisco Álvarez -de la Alcaidía Policial- y el alcalde Pablo Casco, Jefe de Guardia de la Cárcel U7.

En el último tramo de la pesquisa fallecieron los acusados comisario General Ramón Meza, el Sub Oficial principal Albino Borda, Héctor Roldán y el cabo Enzo Breard.

“PEOR QUE EL INFIERNO”

Luis Alarcón fue detenido en la redacción del diario “Crisol” el 27 de mayo de 1976 y trasladado a la Brigada de Investigaciones y tabicado donde contó haber sido torturado con picana eléctrica por Silva Longui, Manader, Cardozo, Meza y Marín (alias “Cabo Sotelo”). ”Al estar mucho tiempo algunos nombres se conocían porque ellos mismos se identificaban: el apellido Manader ya era conocido” precisó.

Conciso y sin fisuras, Osvaldo Uferer relató cómo fue torturado por Manader y Héctor Sotelo y cómo escuchó que estos dos genocidas además participaron en la tortura a una detenida y a su bebe de siete meses. Explicó que una de las picanas con las que se torturaba en la Brigada “hacía un sonido parecido al de la chicharra, que a uno le quedaba grabado”. “No puedo precisar el tiempo que eso duró, el tiempo de la tortura es diferente, es un tiempo que no se puede dimensionar como el tiempo normal… Hay cosas que parecen incompresibles. Yo escuchaba la chicharra, luego preguntaban cosas a la madre, no decía nada, la volvían a picanear, y así… cuando sonaba, el bebé lloraba”.

Cuando el abogado defensor Osuna le pidió que explique si tenía puesta vendas o capuchas al momento de sufrir tortura Uferer se explayó; respecto de cómo pudo ver la tortura a la madre y su hijo indicó que se encontraba tumbado contra el suelo, donde había quedado desmayado luego de una sesión con picana eléctrica. Los alaridos lo despertaron y por el borde del tabique pudo apreciar la partes de la “escena”. “La capucha era incómoda para el torturador, porque no entendía que decíamos, y además a esa altura de los acontecimientos nos daba la impresión de que no les preocupara que los reconozcamos, porque parecía que eso iba a durar como 20 años…” agregó.

También nombró al imputado Casco; “Cuando en la U7 pasaba algo raro o iba a ocurrir un hecho represivo, aparecía el oficial Casco” remarcó. Explicó que el penitenciario fue el oficial que vino a retirar los que masacraron en Margarita Belén; “vino a sacar del pabellón 1 a Sala y a otros detenidos y a Franzen y Patricio Blas Tierno del pabellón 2, que era donde yo estaba” dijo. Recordó que Rodríguez Valiente, sumariante por la mañana, confeccionaba actas con declaraciones obtenidas la noche anterior, bajo tortura.

Juan Carlos Goya coincidió; “El oficial Casco participaba no solamente en la persecución de los presos políticos sino también en la diagramación de la represión. Lo vieron retirando a un compañero que apareció muerto en Misiones”.

En consonancia con toda la serie de testimonios de la causa, el escritor y ex militante de PRT Miguel Ángel Molfino describió a la Brigada como un ambiente doloroso desde la misma arquitectura, en el que hasta las paredes daban la impresión de dolor “por los gritos de los torturados seguramente”.

Luego de nombrar a varios de los represores imputados, y a otros que eludieron el juicio por fallecimiento afirmó; “El infierno era disneylandia al lado de la Brigada. Era un aquelarre demencial de sangre y electricidad, una calesita de violencia que nos llevaba por delante” graficó. “Incluso Manader una vez me dijo “te voy a dar tanta picana que voy a dejar sin electricidad a Resistencia”. En una de esas sesiones estuvo al borde de morir. “Me voy – pensé- y viene y me reanima un tipo, yo no sabía qué pasaba. Era el Dr Grillo, médico forense de la policía, que conocía a mi familia, y que además torturaba y violaba mujeres”.

VIOLACIÓN : SUBJETIVIDAD ARRASADA

Del testimonio sobre el hecho de violación a ex detenida puede decirse que fueron señalados como autores del crimen el ya fallecido Cardozo, y los imputados Manader, y Rodríguez Valiente. En ese sentido cabe aclarar que fueron incorporados al juicio oral, por lectura una serie de trabajos realizados por dos especialistas en violencia sexual en el marco del terrorismo de Estado, la abogada Susana Chiarotti y la Lic. María Cristina Zurutuza, con un vasto trabajo con víctimas en varios procesos judiciales, que aportaron su experiencia para dimensionar la mecánica sistemática de este tipo específico de violencia.

Ambas han declarado en el juicio oral realizado entre los años 2016 y 2018 denominado Caballero II.En esa oportunidad Zurutuza es licenciada en Psicología de la UBA además de investigadora en DD HH y Género y fundadora del CLADEM Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos la Mujer, declaró; “El ataque sexual arrasa el núcleo psíquico de la identidad de una persona. Las sobrevivientes relatan que estaban preparadas para soportar la tortura, pero no veinte horas seguidas de violaciones, y que ellos lo sabían” expuso. Por ello destacó que “La capacidad destructora de la violencia sexual fue mayor que la tortura”; ya que esta última queda “afuera de la identidad de la víctima”, en cambio la primera se inserta en el núcleo de la subjetividad; “uno pasa a ser otra persona luego de sufrir un violencia de ese tipo”.

CABALLERO / BRIGADA III

La causa Caballero III" es el séptimo debate oral y público por crímenes de lesa humanidad en la provincia. La denominación obedece a que fuera el represor Lucio Humberto Caballero quien encabezó la nómina de imputados en el primer juicio oral de este tipo, Caballero I" -en el 2010-, y del cual surgen esta y la causa Caballero II" –de 2016-2018. El juicio abarca las denuncias de 33 sobrevivientes bajo prisión por razones políticas entre 1974 y 1979 , siendo la mayoría de los casos bajo investigación son hechos calificados como privaciones ilegítimas de la libertad, concretadas mediante secuestros cometidos por grupos de tareas de fuerzas conjuntas - Ejército y la Policía del Chaco-, cuyas víctimas luego sufrieron todo tipo de tormentos, y también, en algunos casos, en la Alcaidía Policial y la Cárcel Federal U7 , asimismo la causa comprende un nuevo caso de violencia sexual juzgado como crimen de lesa humanidad.