Corrientes, domingo 13 de junio de 2021

Opinión País

Manifiesto Teatral 2020 : Teatro y Pandemia, por Carlos Canto

08-12-2020
COMPARTIR     
(Por Carlos Canto*) Nuestro pasado teatral está cargado, sin dudas, de muchas historias que dan cuenta de fuertes y conmovedores actos de resistencia y resiliencia de los teatristas chaqueños. Basta recordar las persecuciones, censuras y detenciones durante la dictadura militar, hechos que dejaron heridas muy profundas y brutales, pero que no lograron quitarnos la esperanza ni pudieron borrar nuestras sonrisas de eternos y quijotescos payasos de la vida, continuando con el montaje de escenarios bamboleantes y delirando con realidades mejores, que puedan cambiar otras realidades. Este es el sello imborrable que aun hoy en este 2020, permanece en la piel de los trabajadores del teatro y nos transforma en animales de una raza tan particular y parecida al viento norte, al rio Paraná y al monte tan profundo.

Es por esto quizá, que la aparición oscura y pegajosa de este monstruo transformado en pandemia, nos golpeó al principio cerrando nuestros espacios mágicos y nos sometió a la terrible agonía por la ausencia de los abrazos y nos arrastró al miedo y al silencio. Solo nos quedaba una opción: soñar para mañana.

Y como en la década del 70 y en tantas historias de conflictos, el instinto animal moviliza la sangre y nos convierte, una vez más, en guerreros comediantes, planificando en aislamiento una batalla difícil. Esta vez contra un enemigo invisible y poderoso. Entonces aparece el coraje de los más jóvenes con su insolencia a cuestas y se atreven a enfrentar el miedo con propuestas virtuales, ingeniosas, creativas, descontracturadas, mientras nosotros los antiguos, nos llenamos de interrogantes y observamos, aguardando el momento justo de dar el salto, no entendiendo muy bien esta maquinaria de tecnologías modernas y tan diferentes al rito sagrado del espectador presente. Es un año particular este 2020, seguramente no lo olvidaremos fácilmente. Quedará grabado en nuestras mentes como el tiempo de las ausencias, de los espacios vacíos, de la necesidad del encuentro y de las reflexiones profundas. Será también un tiempo de reafirmación de nuestra pasión y de la convicción de estar en el camino correcto, el del compromiso artístico, social y popular, como ejecutantes sublimes de una gigantesca herramienta de cambio.

Sin dudas el grito no callara fácilmente, siempre fuimos gritones porque así nos enseñaron nuestros maestros, y seguiremos levantando la voz, seguiremos saliendo a las calles exigiendo reconocimiento, exigiendo por nuestros compañeros heridos en batalla. Queremos ser parte protagónica de la vuelta, aportando nuestra capacidad de soñar, de contener, de emocionar, de sanar los odios instalados por una grieta absurda. El teatro chaqueño está dispuesto y hoy somos creadores todos, de la obra cumbre. ¡¡¡ Arriba el telón y que salten los aplausos!!!

*Actor y Director de Teatro