Corrientes, miercoles 17 de abril de 2024

Cultura Corrientes

Un nuevo libro de investigación sobre los ocho obreros muertos en el Cambá Cuá

03-04-2024
COMPARTIR     
(Por Alejandro Bovino Maciel*) María Laura Riba con Zona de Prestigio Ediciones (2023) regresó a esta zona entre la narrativa y la realidad que tan bien dejó dominada en su anterior obra “Che, mataron al enano” acerca de la feroz represión policial del año 1969 cuando los estudiantes reclamaban por el cierre del Comedor Estudiantil y en la protesta, legítima, fue asesinado Juan José Cabral.

Esta vez, María Laura se ocupa de otro crimen impune: el 22 de marzo del año 2012 durante la construcción de un edificio, en la calle San Martín del barrio Cambá Cuá, contra todas las reglas de seguridad, se derrumbó una pared y murieron ocho albañiles. “Cascarita de huevo era su cuerpo” nos relata cómo la desidia, la codicia y la imprevisión por parte de los responsables de la seguridad: (arquitectos e ingenieros que guían cada paso de un edificio de varios pisos) consiguieron la catástrofe. Con un prefacio de Rocío Navarro y prólogo de Hilda Presman, la obra de Laura Riba transcribe negro sobre blanco los datos que realmente interesan: las vidas domésticas de estos ocho operarios que fueron víctimas de los directivos.

Los obreros muertos son: Diego Hernán Rodríguez, Marcos Ramón Ricardo González, Jorge Ismael Acevedo, Eduardo Luciano Acevedo, William Arnaldo Valenzuela, Ramón Valentín Zacarías, Enrique Eduardo Fabián Sosa, y Paulo Alejandro Medina.

Otros tres resultaron gravemente heridos. La minuciosa y documentada reconstrucción de María Laura Riba habla de su seriedad y profesionalismo. En una parte de la obra, que recomiendo leer porque despierta conciencias y nada más adocenada que la conciencia social correntina, dice: “En Corrientes, Argentina, la tarde es una maza que destruye carteles y fotos estampadas en remeras, imágenes que recuerdan a los ocho obreros fallecidos, es diecisiete de octubre de dos mil veintidós y el lunes es una fiera enjaulada y triste” el día en que se dicó la sentencia del tribunal de justicia conformado por los jueces Raúl Juan Carlos Guerín, Ana Figueredo y Cynthia Godoy Prats. “No hubo dolo” según los jueces. Se indemnizará monetariamente a los familiares y los tres implicados, los ingenieros Walter Bruquetas y Elías Cohen, encargados de los cálculos estructurales (que fallaron) y la seguridad (que falló) más el arquitecto Marcelo Mayer son condenados a construir una rampa para discapacitados en algún edificio de Corrientes.

Parece que detrás, desde un susurro, Martín Fierro Hernández nos estuviese aun susurrando:

"La ley es tela de araña, y en mi ignorancia lo explico,
no la tema el hombre rico, no la tema el que mande,
pues la rompe el bicho grande y sólo enrieda a los chicos”.

BUENOS AIRES, abril 2024