SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad País Viernes 19 de julio de 2007 
Murió Fontanarrosa
El dibujante, oriundo de Rosario, murió hoy a los 63 años. A través de innumerables personajes, como Inodoro Pereyra y su inseparable amigo Mendieta, divirtió a generaciones de argentinos. Padecía de esclerosis lateral amiotrófica.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
“Su desaparición física no significa su muerte”, dijo el dibujante correntino Chaque
Fútbol y literatura: “19 de diciembre de 1971”
Autorizan tratamiento de fertilidad con ovodonación
Lavagna negó haber recibido un ofrecimiento de dinero
San Juan: nuevo juicio por crímenes de lesa humanidad
Murió la mítica actriz Isabel Sarli
Corte Suprema de EEUU rechaza planteo argentino por YPF
El dibujante rosarino murió hoy a los 63 años. A través de innumerables personajes, como Inodoro Pereyra y su inseparable amigo Mendieta, divirtió a generaciones de argentinos. Padecía una grave enfermedad neurológica.

Roberto Fontanarrosa, el genial creador rosarino que se llegó a posicionarse como uno de los escritores y humoristas más populares de la Argentina, murió hoy a los 62 años, en su ciudad natal, rodeado del afecto de sus seres queridos y del que le prodigaron en los últimos años sus agradecidos lectores.

El "padre" de "Inodoro Pereyra" y "Boogie, el aceitoso" falleció como consecuencia de un paro cardíaco que marcó el epílogo del calvario que, siempre con buen ánimo, sobrellevó el escritor en los últimos años, a raíz de una extraña enfermedad neurológica y degenerativa.

A lo largo de más de 30 años, el "Negro" Fontanarrosa --un fanático acérrimo de Rosario Central-- se destacó no sólo en el terreno del humor gráfico, donde inmortalizó a personajes como el perro Mendieta o la "china" Eulogia, sino también en sus quince libros de cuentos y novelas, que venía publicando desde 1981.

Su rol como creador que unía alta cultura y literatura popular también llegó a influir sobre otros ámbitos, como el teatro, con innumerables adaptaciones de sus cuentos, y el periodismo, en el que desembarcó de la mano del fútbol, una de sus grandes pasiones.

Fontanarrosa recibió en los últimos años de su vida diversos homenajes e, incluso, fue designado para clausurar el Congreso de la Lengua que se desarrolló en la Argentina.

Su carrera como humorista gráfico comenzó en 1968, cuando publicó su primera viñeta, en la que podía verse a un policía con su macana manchado de sangre roja, mientras refelexionaba: "No hay ninguna duda, eran comunistas".

En 1971, dio a conocer por primera vez una historieta protagonizada por un agente secreto, que con los años se transformaría en el célebre "Boogie, el aceitoso".

A partir de entonces, se destacaría en publicaciones como "Hortensia", "Mengano" y "Satiricón", lo que lo llevaría a publicar -a través de Ediciones de la Flor y en 1972- su primer libro de chistes gráficos, llamado "¿Quién es Fontanarrosa?".

Luego, en 1973, comenzaría a colaborar en la contratapa del diario Clarín, que compartió en un primer momento con otros reconocidos humoristas como Caloi, Viuti, Tabaré, Altuna, Dobal, Ian, Rivero y Crist.

En 1976, Fontanarrosa le dio vida a Inodoro Pereyra, acompañado como es sabido por Mendieta y "la Eulogia", y el talento allí desplegado llevaría a los integrantes del grupo cómico-musical Les Luthiers a convocarlo para colaborar en los guiones de sus espectáculos.

Recién en 1981, un libro suyo sin aporte gráfico, es decir puramente textual, fue publicado bajo el titulo de "Best Seller", que al año siguiente tendría una secuela llamada "El área 18".

Allí comenzaría una larga secuencia de quince títulos de cuentos y novelas, que ya alcanzaron dimensiones épicas y son material de lectura casi obligatoria por quienes se interesan en la literatura argentina.

En los últimos años, al "Negro" Fontanarrosa se le detectó una rara enfermedad degenerativa llamada Esclerosis Lateral Amiotrófica, que fue minando sus capacidades motrices, aunque él siguió ingeniándoselas para continuar con sus actividades.

Incluso, casi hasta último momento siguió concurriendo al bar "La sede", heredero del mítico "Cairo", donde nació la celebérrima "Mesa de los galanes", que el propio Fontanarrosa se encargaría de inmortalizar en uno de sus indelebles libros.



Click para ingresar