SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Viernes 19 de julio de 2007 
FALLECIMIENTO DE FONTANARROSA

“Su desaparición física no significa su muerte”, dijo el dibujante correntino Chaque
Con la muerte del humorista y escritor rosarino, Roberto “Negro” Fontanarrosa, no sólo su ciudad natal se siente dolida. La cultura argentina vuelve a ser golpeada en uno de sus más fieles exponentes, un hombre que supo diferenciar lo “popular” de lo “burdo”, y manejar ese límite con maestría. Al respecto momarandu.com dialogó con el humorista y dibujante correntino “Chaque” Mauriño: “Afortunadamente nos dejó una gran producción. Su obra es su testimonio y él está vivo en ella”, indicó


Notas relacionadas
Fútbol y literatura: “19 de diciembre de 1971”
Murió Fontanarrosa
Otros títulos
“Instantáneas” exposición de fotografías de Victoria Bonczok
Jorge Alarcón presenta su primer libro de poemas “Inhabitable”
Circuito Universitario de Música Independiente en el CCU
Prestigiosos narradores regionales darán conferencia inaugural en la Feria Provincial del libro
Desopilante comedia italiana en La Mariño
Play Semana de Videoarte
"De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nobel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: me cagué de risa con tu libro", decía de sí mismo el recordado Roberto Fontanarrosa. Y la risa que supo transmitir hasta el final, fue su mejor arma para la vida.

En diálogo con momarandu.com, sin ocultar su emoción, “Chaque” señaló que “es fácil hablar bien de Fontanarrosa, porque fue un hombre muy coherente con su pensamiento y su obra”. Agregó la “gran fecundidad” que poseía para realizar su trabajo, y destacó su “sinceridad, puesto que no se separó nunca de la realidad”. Además hizo hincapié en la “buena manera de hacer literatura” que el Negro tenía. Es recordado su cuento futbolístico “19 de diciembre de 1971” (ver relacionada).

“Chaque” consideró la lucha que el rosarino mantuvo hasta el final con su enfermedad, una esclerosis lateral amiotrófica, diagnosticada en 2003. Pese a que en enero de este año había anunciado su alejamiento de los dibujos, no renunció a continuar escribiendo guiones para sus personajes: “Siguió hasta lo último, luchó hasta último momento, continuó con ayuda, pero jamás bajó los brazos”, dijo “Chaque”.

Asimismo, para el dibujante y humorista correntino, “si bien su muerte era anunciada, el Negro murió cuando aún se esperaba mucho de él".

Para “Chaque”, el personaje de Fontanarrosa que más tiene en estima es “Inodoro Pereyra”, precisamente porque “refleja la vida rural”, aunque en verdad “sus personajes están y estarán siempre en la calle”.

También recordó su “genial” participación en el III Congreso de la Lengua Española que se desarrolló en Rosario en noviembre de 2004. “Nadie puede olvidar su discurso tan ocurrente sobre las malas palabras”, acotó.

ANÉCDOTA
“Chaque” recordó para momarandu.com que Roberto Fontanarrosa, una noche de carnaval estuvo en su casa. “Aquella vez vino con Crist y otros humoristas, todos de la revista Hortencia – comienza a narrar – Era una verdadera selección”, destacó.

Contó que esa noche cálida correntina, aquellos humoristas albergados en su casa “nos sometieron a un silencio del que no podíamos salir. No podíamos decir nada que estuviera a la altura de ellos”.

Por otra parte lamentó que “nosotros valoramos el talento de esta gente cuando se van muriendo, porque los sabemos siempre allí, como las palmeras, los árboles, como si fuesen parte del paisaje”.

Visiblemente conmovido, “Chaque” terminó de conversar con momarandu, con un: “Mire, justito está la imagen del Negro en la pantalla de televisión. Ya me estoy poniendo mal…”

El 26 de abril del 2006, el Senado de la Nación le entregó la Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento, en reconocimiento a su vasta trayectoria y aportes a la cultura argentina. Uno de los tantos honores que recibió, sobre todo, en los últimos tiempos.

Roberto “Negro” Fontanarrosa murió a los 62 años en su ciudad natal. Seguramente, el club de fútbol de sus amores Rosario Central, el bar santafecino que tantos cuentos le dio – “El Cairo” -, su enorme personaje Boogie el Aceitoso y tantos otros más, estarán a la vuelta de la tinta, siempre atentos, esperando su regreso.