Corrientes, martes 24 de mayo de 2022

Cultura Corrientes
31° FIESTA NACIONAL, 17° DEL MERCOSUR, 1° MUNDIAL

Miqueri: "Que el mundo sepa que aquí tenemos una identidad y una cultura que defender"

17-01-2022
COMPARTIR     
(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com) "La composición de Miqueri es una composición eterna dentro del género, una composición que ha sabido ganarse el público y que el público va a recordar siempre", dice a momarandu.com el cantor y compositor, heredero del mítico Trébol de Ases, Gustavo Miqueri, en la 31° Fiesta Nacional del CHamamé, que lo recibirá sobre el escenario Osvaldo Sosa Cordero, el próximo 23 de enero.

Gustavo Miqueri, guitarrista y compositor chamamecero nacido el 6 de marzo de 1959, hijo de “Argentino Lucero”, Salvador Miqueri, inició su carrera artística a los nueves años, siendo en 1976 premiado como solista de canto en la Fiesta Nacional del Chamamé.

Miqueri registró por primera vez su increíble talento en el chamamé en 1978, en “Peña y Amigos”, de David Miqueri, su hermano, para el disco “Mi ultima flor”, de “Vera - Lucero”, tras lo cual integra “Avelino Flores - Salvador Miqueri” para grabar “Solo rumores”.

A partir de 1990 Miqueri colabora asíduamente en el “Trébol de Ases”, y luego integra “La yunta correntina” con Oscar Sánchez y Antonio Niz para el disco "De Pasito a Manantiales", etapa durante la cual también prepara su carrera solista, y registrar en 2003 “Volver para llegar”, disco al que seguirán “Mis ojos te dicen” y “Corazoncito correntino”.

Su talento en la guitarra también puede apreciarse en el disco “Entre cuerdas y fuelles”, de “Dos para la música” en el “El cosechero”.

Desde el 20 de agosto de 2013, día del fallecimiento de su padre, Miqueri conduce El Trébol de Ases.
 
Momarandu.com habó con el junto al escenario mayor en su retorno a la Fiesta Grande con la 1° Fiesta Mundial del Chamamé, en celebración a la declaración de patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad con que se ha ungido a este género folclórico en UNESCO, aún en plena pandemia de Covid-19.  

-MOMARANDU.COM ¿Qué siente al ver de nuevo a la Fiesta grande reunida a los piés del Sosa Cordero?
-GUSTAVO MIQUERI: "Estoy muy orgulloso, estoy más que emocionado por entender que la Fiesta se hizo, por entender que nuevamente podemos mirar a los ojos de la gente que nos escucha y hacer alguna música que les agrade, invocarla con el repertorio que el público quiera escuchar, porque después de cuarenta y dos años de música, hay repertorio para hacer, pero uno nunca sabe cuál es el indicado para el público que tiene enfrente".

"Ojalá Dios quiera que o que hayamos elegido para este domingo 23 de enero sea el repertorio que a la gente guste", afirma.

-M.: ¿Qué opina de la actualidad del género, nuevamente vitalizado con cálidas composiciones que trasladan a quien oye la escencia del chamamé contando también el presente?
-GUSTAVO MIQUERI: Conlleva una responsabilidad enorme de hacer las cosas como debemos hacer para que el mundo sepa que el chamamé es una música que se puede escuchar, se puede bailar, se puede disfrutar desde la poesía que conlleva, y que el mundo sepa que aquí tenemos una identidad y una cultura que defender a través del chamamé.

AUNQUE SEA DEL MISMO GÉNERO, NO TODO ES IGUAL



Miqueri también dice a momarandu.com que la obra de su padre ha demandado de él, como artista folclórico, gran precisión y deber hacia el público que ha sido cautivado por su composición a través de los años. 

-M: ¿Qué significa volver al escenario con la inigualable identidad de Miqueri sobre sus espaldas?
-GUSTAVO MIQUERI: También es una responsabilidad muy grande. Yo canté con mi viejo por más de veinticinco años para después hacer una carrera de solista y bueno, después, en estos últimos nueve años hacerme cargo del Trébol de Ases que fue el grupo con el que él hizo en sus últimos tiempos carrera musical, es un peso muy grande que hay que saber sobrellevar, de responsabilidad, de pulirme, de no errar en la composición para que el público compre sandía y reciba sandía, entonces, no se puede ofrecer sandía y entregás un melón, porque a pesar del mismo género no tiene el mismo sabor, son de distinto color, y son cosas diferentes.

"Para mí el chamamé es uno solo, y el chamamé que yo aprendí a tocar, de los grandes del chamamé, de Coco , de Isaco, de Montiel, de Tarragó, de gente que jamás discutió de cuales eran los parámetros para hacer chamamé", subraya Miqueri.

"Hoy se discute mucho eso, y yo creo que cuando empezás a discutir es porque algo estás haciendo mal", remarca.

CHAMAMÉ CON IDENTIDAD MIQUERI, ESTILO CON COMPOSICIÓN ETERNA 



Por último, Miqueri dice que la obra de su padre es eterna y recomienda seriedad y compromiso a sus intérpretes. 

-¿De dónde nace el chamamé de Miqueri?
-GUSTAVO MIQUERI: La composición de Miqueri es una composición eterna dentro del género una composición que ha sabido ganarse el público y que el público va a recordar siempre. Siempre que existan artistas con la seriedad con que la hacía el viejo, no como el viejo, sino con la seriedad con que él la hacía, cuidando los detalles, hasta en la indumentaria con que cada vez subís al escenario, es importante, para que el chamamé tenga mucha jerarquía. No te podés subir al escenario con vaquero y conla camisa desgajada porque la gente no solo te escucha, también te ve. Y un saludo enorme para toda la gente que gusta del chamamé, que viene a escuchar chamamé, y que viene a disfrutar de una noche de gente de chamamé, y eso es muy importante, porque eso nos vuelve amigos a primera vista.