Corrientes, martes 24 de mayo de 2022

Cultura Corrientes
ENTREVISTA

Soto Esquenón: "El Teatro debe abrirse a los problemas reales de vivir como estamos viviendo"

18-09-2021
COMPARTIR     
Foto: Leandro Tirso Soto Esquenón. 

(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com) "El Teatro es una herramienta poderosísima para la apertura mental de los pueblos y, como tal, debería seguir los pasos del gran Augusto Boal, y hablar de los oprimidos y de los opresores", señala Leandro Tirso Soto Esquenón, co actor y co director de "La Razón Blindada", obra destacada por el Instituto Nacional del Teatro, la Radio Nacional y el Fondo Nacional de las Artes, estrenada en Corrientes con localidades agotadas, fechas próximas en teatros de la Ciudad de Corrientes y una gira en planificación.

"Para mí el Teatro es la sanación del espíritu, como un caos inexplicable que todo el tiempo uno observa e intenta sortear, esquivando obstáculos en el ejercicio de observar y apreciar la belleza", expresa.

Tirso Leandro Soto Esquenón es un actor y director de teatro, profesor de teatro, nacido en Corrientes, el 13 de mayo de 1989, egresado profesor de Artes en Teatro del Instituto Superior “Dr. Juan Pujol” y formado en variadisimos aspectos vinculados a la expresión actoral y otras facetas que desempeña en artes escénicas como la dirección, iluminación y puesta en escena, con los maestros Raimundo Morte, César Romero, Esteban Parola, Luciano Del Prato, Mauricio Kartún, Julieta Daga, Jorge Villegas, Ricardo Iacub, Isolina Dabove, Cristina Solís, David Saldes, Amara Collet, Pepe Jimenez, Gabriel Gendín, Cristian Velazkez María Balbi, Gladis Contreras, Alejandro Barboza, Alberto Drago, Susana Bernardi, "Oski" Guzmán, Juan Martinez, Muchel Malet, Daniel Gimenez y Ángel Quintela, entre otros.

Como profesor ha dictado más de veinte talleres orientados a todas las edades, en ocasiones, con orientaciones específicas en materia de salud, estimulación, comunicación, inclusión y contexto de encierro.

Desde la primera quincena de septiembre, junto a Lucas Carmagnola, Soto Esquenón ha vuelto a los escenarios con "La Razón Blindada", una obra fundamental del teatro argentino y latinoamericano contemporáneo escrita por el célebre dramaturgo Arístides Vargas Sosa, donde ha llegado con ya varios reconocimientos, doblemente destacada por el Instituto Nacional del Teatro, la Radio Nacional Argentina y el Fondo Nacional de las Artes.



- Los escenarios del teatro han sido espacios en los que se ha conocido tu talento y tu pasión por el arte ¿Cómo llega a esta etapa de tu vida la obra del ya célebre Aristides Vargas Sosa y La Razón Blindada en particular?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: La Razón Blindada es una de las tantas obras que teníamos encarpetadas hace más de cinco años con mi compañero Lucas, en una de esas tardes de verano en las mil viviendas, a puro tereré y risas nos poníamos a leer textos –en voz alta - sin prejuicios, sin un objetivo propuesto, ni con la idea de proyectarlas, sino más bien en sentarnos a leer, reírnos y pasar el rato, como quien diría.
A partir del año 2017 comencé a trabajar en contextos de encierro (la docencia teatral es mi profesión, el Teatro mi vida) y eso me llevó a conocer un mundo que jamás antes había imaginado conocer, nunca había visitado a una persona privada de su libertad, ni mucho menos pasar un tiempo ahí dentro, por lo que ese nuevo universo me abrió el panorama y la emoción, repleta de posibilidades y de representaciones; es tanto lo que me sucede con estos lugares, que hasta el día de hoy no logro poner en palabras las imágenes que he vivido en estos espacios comunitarios.
En "La Razón Blindada", no buscamos representar – somos dos quienes dirigimos - tal cual una cárcel, tampoco queremos reflejar una realidad, sino más bien poner el cuerpo y la imaginación en conjunto con este texto bellísimo, cargado de simbolismo, que escribió Arístides Vargas Sosa. Es loco pensar el trasfondo del texto y el contexto en cual se lo solicitan al autor; sin revelar mucho se puede decir, que el texto está basado en su hermano (Chicho) preso en la última dictadura cívico militar, hilándolo con la conmemoración del natalicio de Miguel de Cervantes Saavedra, padre creador de Don Quijote de la Mancha.

En La Razón Blindada, dos personas se encuentran encerradas en un espacio indefinido, que puede ser desde un retén policial, una cárcel, un hospital de salud mental, o cualquier otro contexto real o ficticio. En aquel lugar, en clara concatenación con “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote” de Miguel de Cervantes, obra fundamental en la literatura y la cultura universales, deciden nombrarse “De La Mancha” y “Sancho”.

Atravesados por el entorno, con diálogos y parlamentos ácidos y divertidos, entre variaciones temporales y mensajes ocultos, librados a su propio ingenio, ambos, intentarán encarnar desde el encierro las aventuras del Hidalgo y su fiel escudero.

En La Trosca Teatro, "La Razón Blindada", una exquisita metáfora sobre el aislamiento y la soledad, a la vez, pieza ejemplar del teatro argentino y latinoamericano, exalta la maravillosa virtud que, con sencillez, abreva la esperanza, en la infinita imaginación humana y en su expresión más cabal: el juego.

La obra se acompaña de "Inteligible", obra multidisciplinar que se constituye de una maquinaria esceno-técnico adaptable y trasladable a cualquier espacio y situación, y que es, a su vez, una obra de teatro audiovisual que persigue la inclusión de diferentes tipos de públicos, por la cual el grupo ha recibido el reconocimiento a la creación grupal del Fondo Nacional de las Artes

Además de ser destacada por el FNA, la propuesta en su totalidad ya ha sido galardonada ganadora del concurso nacional de Radioteatro “Escenas en sINTonía”, organizado por el Instituto Nacional del Teatro -INT- y la Radio Nacional Argentina -RTA-, y será transmitida por Radio Nacional a toda la Argentina.



-De lo ya difundido sobre "La Razón Blindada" se desprende que a pesar de haber sido una producción radial el puntapié inicial de este nuevo proyecto, no pudiste dejarla sin probar sobre el escenario. ¿Por qué?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Claro, a finales del 2020 con Lucas (Carmagnola) ganamos el concurso nacional de RadioTeatro “escenas en sINTonia”, y ni bien nos enteramos, comenzamos a trabajarlo. Lo recuerdo muy bien un 24 de diciembre a las 3 de la tarde nos reunimos a leer el libreto y hacer “una pasada” como se dice, desde ese momento no pudimos separarnos más del texto, y en febrero lo grabamos para la radio porque teníamos fechas estipuladas (punto a parte, aun no la estrenan), una vez estregadas las voces tomamos la decisión de seguir con el texto, hacerla para Teatro - “Obra física” lo llamábamos en ese entonces – y generar a su vez un producto audiovisual, por el contexto de la pandemia. ¡El proceso fue loquísimo! Es más, tomamos la decisión de estrenarlo ahora, porque fueron tantas idas y vueltas, tantas estéticas exploradas, tantos lugares de ensayos y proyección de producción – y aclaro el proceso fue y sigue siendo hermoso – que jamás íbamos a poder estrenarla.
Es la primera vez que hago una obra donde soy ¡el actor, director y productor!, pateo el córner, cabeceo, hago gol y saco del medio, una cosa de locos… y no solo eso, es la primera vez - aunque sea un género totalmente argentino - que hacíamos Radio Teatro, por ende caímos en el propio desafío de hacer una obra completamente diferente a la que se iba a pasar en radio nacional.
En resumidas cuentas, nuestra Razón Blindada, es un salto de fe, es atreverse a tomar riesgos, chocar contra paredes y muros invisibles y seguir. Seguir para no caer enredados en nuestra propia soledad de púas.

"LA CULTURA Y EL ARTE VINIERON PARA RESCATARNOS"



-En el mundo del arte hoy no hay quien no señale que la pandemia ha llevado a la cultura hacia un punto bisagra. ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Qué pensás de la digitalización, las redes y de su impacto en las artes escénicas?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Yo creo, que la pandemia nos demostró que como sociedad estábamos metidos en perseguir el dinero a toda costa, dándole mucha importancia a lo tangible, al consumo masivo y a lo que el sistema nos obligaba a entender como “lo que importaba”.
La Cultura y el Arte sobre todo, vinieron a rescatarnos, fueron nuestros aliados, tanto el cine, como la literatura, el canto, el baile y el Teatro - entre otras artes – fueron sostén indivisible en nuestra soledad; si no fuera por las plataformas de contenidos, los libros, y la batalla de nuestros propios demonios, hubiéramos muertos todxs, pero de tristeza y melancolía. La gente como que cayó en cuenta, de que las Artes son indispensables para la humanidad y las revalorizó.
El Teatro también fue parte de esta gran bisagra, como vos decís, y si bien yo siempre consumí Teatro digital, pude notar el estallido que se generó entre colegas a través del “Teatro filmado”. El INT - Instituto Nacional del Teatro – acompañó fuerte a lxs compañerxs y largo líneas de apoyo, financiamientos, planes, subsidios y convocatorias que fueron de gran valor para la mayoría de quienes nos dedicamos a la cultura y al Arte, la pandemia nos castigó un montonazo.
Desde el punto del Teatro propiamente, tuvimos que “reinventarnos” y seguir para delante, como me gusta decir a mí. Se participó de ciclos de teatro x streaming, concursos de dramaturgia, nos miramos cuanta obra hubiera - filmadas de antes o estrenadas en video (híbrido se las llama) – nos amigamos con las redes, la difusión, y sobre todo con el video, claro que esto se hizo posible no solo al INT, sino también al FNA – Fondo Nacional de las Artes – como al TNC – Teatro Nacional Cervantes - entre otras instituciones destinadas al Arte Escénico, como grupos y colectivos, por supuesto, que entendieron que el Teatro nunca jamás morirá, ni con la peor de las pestes que azoten a la humanidad.

"EL ARTE ESCÉNICO ES INIGUALABLE"



Soto Esquenón ha protagonizado o formado parte de elencos y equipos de dirección y técnicos en teatro independiente en “El Gigante Amapolas, y sus Formidables Enemigos” de J. B. Alberdi, dirigida por Ángel Quintela, -2010/2011-, en “Padre Pedro” de José Ignacio Serralunga, -2013- obra declarada de Interés por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Corrientes, en “Intervenciones Mudas”, de La Trosca Teatro, -2013/2014-, en “El Karaí”, intervención, en “¿Es/tubo?”, Grupo Concertado, a cargo de María Balbi, -2014-, en “Pirayui” de Mauro Santamaría -2017-, en “Como Si Fuera Esta Noche” de Gracia Morales, -2017/2018/2019-, en “Yo, el Pombero” de Mauro Santamaría -2018-, y en “Lecturas performáticas” -en cuarentena- dentro del ciclo de obras “La Sequeira”, 2020, Performance via Streaming. En cine, ha formado parte del reparto de “El Cerrojo” de Victor Ocampo, dirigida por Manuel Ibarra, 2016, “Lo que Dejan las Cenizas”, de Rodrigo Tannure, dirigida por Rodrigo J. Tannure, 2016, “Renacer en Rojo” de los hermanos Ferragud, dirigida por Joaquín Ferragud, 2019, y de “Las Mil de Una” de Clarisa Navas, estrenada y galardonada en Berlín, Alemania, 2020.

Tirso Leandro Soto Esquenón ha sido galardonado ganador de la beca grupal del Fondo Nacional de las Artes – Narración Oral 2016 por el Mejor Corto Festival Gúacara 2016 - “Lo que dejan las Cenizas”, de Rodrigo Tannure, con el 2° lugar en el 33° Encuentro de Teatro Corrientes 2017, por “Como Si Fuera Esta Noche” de Gracia Morales, y con la mención "El Nea Escribe Teatro 2012" Textos para niños y jóvenes, por “Nadie detiene a nada (ni a nadie) en un lugar”.

-La Razón Blindada es la obra en estreno, el desafío nuevo, sin embargo, hace ya algún tiempo vienes presentando obras bajo tu propia dirección, un gran salto en la vida del actor en el teatro. ¿Qué particularidades has encontrado en su ejercicio?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Si te referís a "Como Si fuera Esta Noche", si es la primer obra que hago la dirección y puesta en escena total, fue una experiencia hermosa. Con las chicas creamos una atmósfera artística en el escenario, que nos movilizaba en todos los aspectos. Te confieso que he llorado en muchas funciones en la cabina (no solo dirigía sino que era el técnico también de la obra) Además, tratábamos un femicidio y claro que no es tarea sencilla en el Teatro, uno intenta no caer en clichés.
El trabajo de la dirección a mí me cambió la manera de ver al Teatro. El director es “el que mira” – dicen - pero no solo mira, sino que observa y analiza… y yo desde este lugar puedo darme el lujo de ordenar los objetos y la escenografía, coordinar los cuerpos, elegir imágenes y cuadros. Yo opino, que el ejercicio de dirigir – y más aún en nuestra región - , es la de “estar en todo” y en un poquito más. Requiere de un esfuerzo sobre humano muchas veces para poder presentar un producto, digamos, aceptable.



-En el centro de la escena, hoy las artes en el nordeste argentino cada vez más se piensan como artes combinadas, en diálogo unas con otras, incluso, así pensadas, objeto de investigación, reflejo del mundo actual, contemporáneo.
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Es lo mejor que nos puede pasar como artistas, combinar, inclusive les lenguajes y las estéticas. Con "La Razón Blindada" estamos en medio de un proceso de ampliación del espectro de las posibilidades de una obra dramática y el público.
Como te contaba, el proyecto comenzó para ser llevado a RadioTeatro, luego quisimos para la escena teatral y a modo de híbrido inclusive (Video Teatro), pero lo terminamos definiendo en dos etapas cíclicas: por un lado Teatro a cien por ciento en “acción física teatral”– el estreno en septiembre – y antes de fin de año pretendemos a modo de finalización – con la Beca que ganamos de Creación del FNA 2021 - filmar un producto audiovisual, una película digamos sobre la obra y nosotros. ¿Qué más nos gustaría combinar?
Mucho más, bueno, el combinar es tan amplio como el infinito si uno lo piensa, pero hay algo que también aparece en nuestra autogestión con este proyecto y es que trasciende a la forma solo en términos productivos, para este caso, más bien en la escena, nosotros hacemos parte de la técnica, donde es atravesada por el que hacer de los artistas y por los personajes de la acción. .

-Algunos grandes maestros como Jacques Lecoq nos han enseñado que el arte y la salud y el deporte en el ejercicio del teatro danzan al unísono. Gestualidad corporal, expresión verbal, etc.... ¿Qué perspectiva tenés acerca de esto?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Eso es algo que mamé digamos, de muy niñito jugaba a el básquet y al futbol, a eso de los ocho años, me decidí - o me decidieron no sé - por jugar al básquet plenamente y fueron años que hasta la adolescencia me hicieron muy bien al cuerpo y al cerebro. Entre los años que dejé de jugar básquet y llegué al Teatro. Habrán pasado tres, cuatro años y en los juegos de rondas y atención, en mirada periférica, intensidades, niveles, tensiones y distensiones me sentía muy cómodo ya que venía de un mundo así, que era el básquet, que dependía de toda tu concentración y salud física y mental. Al básquet lo dejé unos siete años quizá, pero hoy en día juego en el barrio, y con otros grupos, a lo que voy es que el deporte y el arte tienen una conexión inseparable. ¡Aunque el Arte escénico es inigualable!
Yo – en el Teatro - me formé con grandes maestros y maestras de nuestra escena regional, sobre todo las mujeres en mi vida me han hecho ver otro mundo, con Susana Bernardi conocí la antropología teatral poética y un entrenamiento físico como disciplina del arte. Con Cristina Solís, en un proyecto de la gran Hemilce Isnardo, pude entender al cuerpo como un objeto que se le puede cargar muchas subjetividades desde la palabra y desde lo sonidos, la importancia de una voz segura y clave en lo que se busca. Y así podría nombrar a otras como Lorena Busciglio, quien me dirigió en mi primer protagónico, y seguro me olvido de otras tantas.
Hoy en día, si tuviera que definir mi concepción de las técnicas, creo que depende del grupo humano, del elenco y de la persona que dirige o lidera el proyecto, con en el entrenamiento de Oida Yoshi encuentro algo increíble, pero con la improvisación también encuentro otras y con las conexiones intrínsecas en respiraciones y evocaciones también puedo disfrutar y divertirme, así como también en el concepto de Javier Daulte sobre el caos en la persona ejecutante, estoy abierto a propuestas.

"EL TEATRO ES TODO Y NADA"



-Jerzy Grotowski hace ya casi un siglo adoptaba un término "el teatro pobre" y lograba que el actor fuera el centro de toda la acción en la escena, Tadeusz Kantor otro gran maestro polaco, con visión constructivista y dadaísta, por el contrario, daba a la escenografía un papel protagónico, incluso como a un actor. ¿Cómo pensás la composición de la obra una vez que del papel atraviesa la distancia del proceso creativo hacia el escenario?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Yo soy muy ordenado, me gusta comenzar lo más preparado posible y con una imagen en la cabeza, como digo siempre a Lucas “mi propuesta no es total, ni mucho menos definitiva, está abierta al cambio…” lo había escuchado por ahí en una entrevista creo, y me sentí identificado, con esa línea de identidad del director.
Como te contaba antes, ordenar, ejecutar, e imaginar escenarios posibles es lo que encuentro con el rol de dirigir que tanto amo y lo defiendo, pero, a su vez, es un rol medio tiránico que muchas veces uno como actor lo padece, y ese rol no es el que me gusta para mis procesos creativos. Siempre el juego y las propuestas de posibles escenarios.
En cuanto a la plástica de la obra, digamos que me identifico con el Teatro Pobre de Grotowski, donde las ejecutantes deben poner todo lo que falta en la escena. Aunque, también pensándolo te puedo decir que si tuviera la guita para producir a otro nivel, en otra feria en otro contexto, me encantaría darle un papel importantísimo a la obra, hoy, por ejemplo vi “Esa iglesia llena de enemigos armados hasta los dientes” y me encantó el rol que cumple la escenografía, me decía mi compañera “¡we! ¿Pero cuánto tiempo vas a tardar para armar eso?” “el problema no es armar, el problema es desarmar”, le dije. A ver, digamos que si no tenes la plata, al especialista y el espacio, no podes realizar semejante monstruo escenográfico que, vuelvo a decirte, me encanta, pero por el momento me tiro más a producir cosas como “Los que aúllan son lobos”, del mismo ciclo del Cervantes, que me voló la capocha.
Y, por último, quiero decir algo que pienso yo sobre el texto, la dirección, los actores y el público. Yo creo que el guión es importantísimo, pero es solamente el treinta por ciento de la obra, creo yo, que otro sesenta por ciento está cargado por les artistas en la escena y el porcentaje restante, ese diez por ciento, se llena con la opinión del publico receptor.

-Hasta hace algún tiempo atrás, puertas adentro el teatro en el norte argentino se debatía entre exponer en escena las pasiones del hombre con representación antropológica o dar lugar a las tensiones y conflictos que han vivido o viven en el pueblo, la naturaleza, la historia. ¿Cuál sería tu punto de vista al respecto?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Yo opino que todo tipo de teatro que sea fiel, no hiriente y no vulnere derechos obtenidos es bienvenido, en cuanto a que técnica puede ser peor o mejor, como te dije antes, escucho ofertas.

-¿A qué otras obras/temas/tópicos/problemáticas pensás que debe abrirse el teatro hoy?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: Buena pregunta, el Teatro debe abrirse a los problemas reales de vivir como estamos viviendo. Debe seguir sumergido en la problemática del ecosistema, la ecología es algo que debe ser parte de las políticas públicas del Teatro. El Teatro es una herramienta poderosísima para la apertura mental de los pueblos y, como tal, debería seguir los pasos del gran Augusto Boal, y hablar de los oprimidos y de los opresores.
En lo pedagógico –desde el lado bueno de la pedagogía– también se debe profundizar en revelar las catástrofes que se nos avecinan, que como dice el Indio “el futuro llegó hace rato” y algo tenemos que hacer, porque el mundo se está muriendo.

-¿Qué es el teatro?
-Leandro Tirso Soto Esquenón: El Teatro es todo y nada. Para mi es todo, el día a día, la vida en sí, el momento único del aquí y el ahora, pero para otras persona no significa nada, “no les sirve para nada”. Y aunque esa gente se equivoque, siempre se está a tiempo de entrar a ver una obra, de tomar algún tallercito, de conocer artistas callejeros. Para mí el Teatro es la sanación del espíritu, como un caos inexplicable que todo el tiempo uno observa e intenta sortear, esquivando obstáculos en el ejercicio de observar y apreciar la belleza. El Teatro para mí, como para tantos otrxs más, es pura vida. TEATRO = VIDA.