Corrientes, viernes 24 de septiembre de 2021

Sociedad Corrientes

Cámara industrial nacional cuestiona límites a nuevas plantaciones de yerba mate

01-07-2021
COMPARTIR     
La Industria de alimentos y bebidas -nucleada en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL)- cuestionó la decisión del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), que establece un límite a la expansión de nuevas plantaciones de yerba mate. Señalan que se generará una presión de alza de precios y afectará competitividad del sector.

El planteo de la COPAL se relaciona a la Resolución del INYM que puso un límite para la expansión de los cultivos de la yerba mate, por la que cada productor yerbatero sólo podrá incorporar cinco hectáreas por año a partir del primero de enero de 2022 e implantar hasta el 2% de la superficie de yerba mate declarada ante el INYM y reponer plantas secas.

Según el INYM, el nuevo mecanismo se implementa “para garantizar la distribución y el equilibrio en las futuras plantaciones”.

Al respecto, para la COPAL "esta decisión generará una fuerte presión alcista en los precios de las materias primas, que se suman a los sucesivos aumentos de la yerba mate de los últimos cinco años, perjudicando tanto a elaboradores, comercializadores y consumidores".

Asimismo, cuestionan que se afectará la competitividad de las exportaciones en relación con productores de Brasil y Paraguay que continuarán produciendo yerba sin limitaciones, teniendo la posibilidad de aumentar la oferta y disminuir sus precios, amplió la entidad mediante un comunicado reproducido por BAE.

"Esto no solamente disparará los precios locales, sino que disminuirá la entrada de divisas por ventas al exterior y se reducirán las inversiones, poniendo en riesgo los niveles de empleo y actividad económica del sector", alertaron las alimenticias.

Agregaron que limitar las plantaciones y reducir la oferta atenta contra un sector que posee un gran potencial en Argentina, "generando un verdadero perjuicio a toda la cadena de valor vinculada a la producción de yerba mate y en consecuencia, al consumidor".

"En lugar de potenciar las economías regionales, este tipo de decisiones vulnera la sustentabilidad de esta industria”, afirman.

Cabe recordar que también desde el Gobierno de Corrientes se había cuestionado la medida, alegando que se afectaba la posibilidad de nuevas inversiones que generen desarrollo económico y generación de empleo.

Desde el INYM alegaron sobre la medida que persigue una finalidad altamente social y responde a un pedido explícitamente formulado por las entidades de la producción.

En su parte argumentativa, la resolución del INYM reseñó que “la organización productiva de la yerba mate se encuentra fuertemente vinculada al arraigo territorial de miles de pequeños productores, funcionando como cultivo poblador de esta parte del país. El plan de colonización agrícola promovido por el Estado Nacional a partir de 1926 ponía como condición “plantar yerba mate” para el otorgamiento de tierras y créditos destinados a la producción.