Corrientes, viernes 23 de abril de 2021

Sociedad Corrientes
DOMINGO DE RESURECCIÓN

El Arzobispo de Corrientes pide solidaridad ante "alarmantes números de pobres e indigentes"

05-04-2021
COMPARTIR     
El Arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, pidió en la Misa de Pascua profundizar la unión y la solidaridad ante los "alarmantes números de pobres e indigentes" que expresan los indicadores sociales en todo el país, en especial en el nordeste argentino.

“La piedra que necesitamos que sea corrida es la piedra de la indiferencia y falta de solidaridad frente a los alarmantes números de pobres e indigentes que crece", dijo el Arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, este domingo en su homilíada por el Domingo de Pascua en la Iglesia Catedral.

"Sabemos que muchas cosas están mal y que se nos presentan como desafíos urgentes para cam­biar, es decir, dejar atrás lo que nos deshumaniza y abrirnos con audacia hacia una convivencia en la que nos escuchemos, dialoguemos y respetemos más, y puedan vivir dignamente”, sostuvo.

"La gran pregunta es cómo se supera una prueba de ese tamaño. Cómo se pasa de la “anormalidad de la pandemia” que nos aísla y separa, a una normalidad que nos una y fraternice. El mensaje más claro y contundente que nos trae la pasión, muerte y resurrección de Jesús es que solos no podemos salvarnos y que Él es el salvador del mundo”, reflexionó.

Stanovnik recordó que el motivo de la alegría y esperanza cristiana "es Cristo resucitado, vencedor del pecado, de la muerte y de todo mal que amenaza nuestra existencia”.

“En esta ocasión y en el contexto de la pandemia, me gustaría compartir con ustedes los enormes y trascendentales beneficios que tiene el misterio de la Pascua Cristiana para vivir bien, sobre todo en los tiempos de prueba como la que está atravesando toda la humanidad por causa del coronavirus", indicó el arzobispo.

"Estamos, en cierto modo, con una preocupación semejante a la de aquellas mujeres que fueron temprano al sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús. De camino se preguntaban quién les correrá la piedra de la entrada del sepulcro", señaló.

"También nosotros estamos ansiosos por saber cuándo termina esta pande­mia y se despejen por fin los nubarrones del desasosiego que nos causa esta alarmante enfermedad", sostuvo.

"Aquellas mujeres valientes estuvieron atentas a la prueba de fe ante el sepulcro sellado con una enorme piedra. La audacia las dispuso para escuchar el mensaje de vida: “No teman, ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado”, expresó.