Corrientes, jueves 28 de enero de 2021

Opinión Corrientes

¿Golpe de Estado?, por María Esther Vera

12-01-2021
COMPARTIR     
(Por María Esther Vera*) Cuando las brasas aun arden, a veces se hace difícil emitir una opinión sobre hechos sociales y políticos que han ocupado la atención del mundo entero, nada menos que en el País que se mostraba como los adalides de la democracia.

Los medios transmitían fuertes imágenes de ciudadanos norteamericanos, fanáticos de Donald Trump, que invadían la Casa Blanca de los Estados Unidos de América al grito de fraude electoral, en complicidad con el mismo Presidente Donald Trump. Algo grotesco, muy violento que de pronto desnudaba la inexistencia de la democracia; y sin dudas la decadencia del Imperio Hegemónico del capitalismo desarrollado.

Decía que no es fácil sumar un análisis cuando las brasas aun arden; pero sin dudas el futuro del gobierno Joe Biden será compleja, no solo por los “tironeo" de los Republicanos que sufrirá; sino de sectores de su propio partido, los Demócratas, mas tirado hacia la izquierda, por cierto muy débil de este lado; pero sin dudas habrá tironeo, por sobretodos de los trabajadores y de los afrodescendientes.

Estados Unidos viene sumido en una crisis económico-financiera que data de muchos años, diría décadas, las más fuerte es la que tuvo un proceso desde finales de los años 90 y que eclosionó a comienzo de este siglo, más exactamente entre los años 2007-2008, con la crisis de las hipotecas subprime, que actuó como detonante de la gran Recesión a Nivel Internacional. Esta recesión ha dejado una pléyades de pobres y más pobres en el hasta ahora, Imperio Hegemónico del capitalismo desarrollado.

Estados Unidos tiene enormes problemas con los sectores trabajadores, la desocupación, la falta -o total ausencia- de derechos sociales es acuciantes en ese capitalismo desarrollado- la salud pública no existe o es muy limitada, realidad que no solo es hollybudesca, el ciudadano norteamericano, no solo vive esa falta; sino que lo padece; ni hablar del inmigrante que fue en busca de mejores condiciones de vida; el seguro de desempleo es un derecho que al día de la fecha es inexistente; así podríamos enumerar una series de derechos sociales que a diario pierde el trabajador norteamericano; ni hablar de las condiciones en extrema precarias del inmigrante, como los latinos o el obrero de color.

Este es el País que debe gobernar el “demócrata” Biden. Ante esto, nos cabe preguntar: ¿ejecutará una política progresista que reconstruya ese País, re-industrializándolo, bajando los altos niveles de pobreza, garantice una igualdad más equitativa al lado del capitalismo desarrollado más desigual del mundo; o por el contrario continuará las hullas autoritarias de la derecha misógina y xenófoba de su antecesor Donald Trump?