Corrientes, miercoles 21 de octubre de 2020

Política Mundo
CRISIS POLÍTICA

Primer ministro asume el mando de Kirguistán

16-10-2020
COMPARTIR     
El presidente de Kirguistán, Sooronbay Jeenbekov, presentó su dimisión con la intención de bajar la tensión a la profunda crisis política que atraviesa la antigua república soviética desde las elecciones del 4 de octubre. Tras su renuncia, el primer ministro, Sadyr Japarov, se atribuyó la Presidencia interina.

"Los poderes del presidente y del primer ministro me han sido transferidos", dijo el recién nombrado primer ministro, Sadyr Japarov, a sus partidarios este 15 de octubre, poco después de que Jeenbekov dimitiera.

Por la mañana, el presidente de Kirguistán anunció su renuncia, esperando poner fin al caos político y las manifestaciones violentas que han sacudido al país durante los últimos diez días, tras las controvertidas elecciones legislativas.

"No me aferro al poder, no quiero pasar a la historia de Kirguistán como el presidente que derramó sangre disparando a sus conciudadanos. Por eso decidí renunciar", aseguró Jeenbekov, quien había prometido la semana pasada retirarse del poder una vez el país se estabilizase.

Los resultados de las elecciones del 4 de octubre se vieron empañados por acusaciones de fraude y la sospecha de compra de votos, por lo que fueron canceladas entre violentas manifestaciones y la ocupación de muchos edificios públicos por parte de opositores.

Finalmente, Jeenbekov renunció, presionado por Japarov, recién elegido primer ministro por el Parlamento, quien exigió su salida inmediata. Sin embargo, durante su discurso, el mandatario dijo que la entrada en funciones del nuevo jefe de Gobierno no "redujo la agresividad" ni "llama a mi renuncia".

“Para mí, la paz en Kirguistán, la integridad de nuestro país, la unidad de nuestro pueblo y la paz en la sociedad son lo más importante", señaló el ya expresidente de Kirguistán, quien pidió a Japarov y a otros políticos que hicieran un llamado para pedir a sus seguidores que se retiraran de las calles.

Sadyr Japarov cumplía una larga condena de prisión hasta principios de la semana pasada por haber participado en la toma de rehenes de un gobernador regional. Tras ser liberado, con el apoyo de sus seguidores durante el caos postelectoral, hizo que los tribunales anularan su condena en un tiempo récord.

Kirguistán, la más pluralista, pero también la más inestable, de las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central, ya ha experimentado dos revoluciones y ha visto a tres de sus presidentes encarcelados o exiliados desde que se independizó a finales de 1990.

Fuentes: France 24, EFE y AFP