Corrientes, miercoles 21 de octubre de 2020

Política Mundo
PLAN DE VOTACIÓN EN ANÁLISIS

Somalia nombra primer ministro a Mohamed Hussein Roble

18-09-2020
COMPARTIR     
El presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, nombró al recién llegado político Mohamed Hussein Roble como primer ministro del país, horas después de negociar un acuerdo con los líderes regionales para las elecciones del próximo año que abandona el modelo prometido de una sola persona y un voto.

En un comunicado a última hora del jueves, la oficina del presidente deseaba que Roble "asuma sus deberes y tareas con diligencia".

Es probable que Mohamed, a quien generalmente se le conoce por su apodo de "Farmaajo", se postule para un segundo mandato como presidente cuando se realicen elecciones, compitiendo contra al menos otros dos ex presidentes.

Roble estudió ingeniería civil y anteriormente trabajó para la Organización Internacional del Trabajo, una agencia de las Naciones Unidas.

Reemplazará al ex primer ministro Hassan Ali Khaire, quien fue expulsado del cargo por el parlamento en julio por no allanar el camino para unas elecciones totalmente democráticas antes de febrero de 2021.

PLAN DE VOTACIÓN

El gobierno respaldado por extranjeros en Mogadiscio ha estado en prolongadas negociaciones con los estados federales de Somalia sobre cómo proceder con las elecciones parlamentarias y presidenciales.

Sin embargo, el proceso se ha visto frenado por luchas políticas internas entre el presidente y los líderes regionales del país.

Somalia se había fijado el objetivo de celebrar sus primeras elecciones totalmente democráticas, unipersonales y de un voto desde 1969, a diferencia de un sistema complejo en el que los delegados especiales eligen a los políticos que luego votan por el presidente.

Pero un acuerdo alcanzado entre el presidente, cinco líderes regionales y el alcalde de Mogadiscio ha admitido que tal votación sería imposible dentro del plazo restante antes de que expire el parlamento de Somalia en noviembre y el mandato de Farmaajo finalice en febrero.

En un comunicado oficial el jueves, los negociadores dijeron que los delegados de los muchos clanes de Somalia elegirían a los 275 diputados de la cámara baja, quienes a su vez elegirían al presidente.

Si bien el proceso refleja las últimas elecciones celebradas en 2017, irá un poco más allá en términos de inclusión, con 27,775 delegados votando, casi el doble que la última vez.

No se dio un cronograma, y ​​no está claro qué papel jugará la comisión electoral independiente del país, con los gobiernos federal y estatal para designar sus propias agencias para supervisar sus respectivas elecciones.

El plan aún debe ser aprobado por el parlamento de Somalia.

Las Naciones Unidas habían descrito la búsqueda de elecciones unipersonales y de un voto como un "hito histórico" en el camino de Somalia hacia la democratización total y la paz después de décadas de guerra e inestabilidad violenta.

Pero los observadores habían advertido que ese objetivo parecía cada vez más improbable debido a las tensiones con los estados, aspectos técnicos como el registro de votantes y los desafíos de seguridad planteados por el grupo armado al-Shabab, afiliado a al-Qaeda.

El frágil gobierno central, presidido por Farmaajo, controla solo una parte del territorio somalí y cuenta con una fuerza internacional de mantenimiento de la paz para enfrentar una campaña armada de al-Shabab en el campo.

Los observadores habían criticado a Mogadiscio por participar en disputas políticas con los estados federales para ganar el control del proceso electoral, en lugar de centrarse en la lucha contra el grupo armado.

Fuentes: Al Jazeera y agencias de noticias