Corrientes, sábado 19 de septiembre de 2020

Cultura Corrientes
10° FERIA DEL LIBRO DE CORRIENTES

Nélida Piñón: "Todo ciudadano consciente y sensible sufre por el dolor, por las muertes, por la miseria"

17-07-2020
COMPARTIR     
(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com)"Todo ciudadano consciente y sensible sufre por el dolor, por las muertes, por la miseria, por todo lo que está pasando en el mundo; las transformaciones tremendas que nosotros no sabemos que van a ocurrir posteriormente", expresó la célebre escritora Nélida Piñón desde Río de Janeiro, Brasil, al dar cierre este viernes a la Feria del Libro de Corrientes "Décimo Aniversario", oportunidad en la cual, además, anunció el lanzamiento de una nueva novela en octubre próximo. 

"Todo ciudadano consciente y sensible sufre por el dolor, por las muertes, por la miseria, por todo lo que está pasando en el mundo; las transformaciones tremendas que nosotros no sabemos que van a ocurrir posteriormente", expresó este viernes la célebre escritora Nélida Piñon al dar cierre en la 10° Feria del Libro de Corrientes entrevistada por Ramón Alfredo Blanco.

"Fuera de esta cuestión fundamental de los sentimientos, yo estoy muy bien porque soy una mujer muy tranquila, soy una mujer serena, puedo ser una mujer enamorada por la vida, puedo ser mundana, pero puedo ser muy circunspecta", afirmó Piñón. 

Aún así, de todo ello, nuevamente ha surgido un texto nuevo, indicó. 

"Estuve con tantas convicciones que terminé una novela", anunció consultada sobre qué ha resultado del confinamiento que obliga la pandemia de coronavirus. "Una novela que comencé hace dos años y dos meses, y que me llevó a Portugal", precisó. 

"Me quedé en Portugal un año y dos meses haciendo pesquisas y trabajando y finalmente, volviendo a Brasil terminé la octava versión y el libro va a salir en octubre. Ya está con editor, ya estamos haciendo la portada", confirmó. 

Se trata de la obra Un día llegaré a Sagres, décimo sexta novela. 


Foto: Nélida Piñón desde Río de Janeiro online para la 10° Feria del Libro de Corrientes. 

"Muchas veces me sorprendo con la cierta violencia de algunos textos míos, y también me sorprende un enamoramiento, el erotismo... hay un gran erotismo en mis páginas. De todo eso me sorprendo, pero sale con mucha naturalidad", confesó sobre su contenido Piñón. 

"No pretendo simular , es que hace parte de mi visión del mundo. Es una especie de equilibrio entre la violencia, erotismo y el lirismo, la abstracción, el amor, los pequeños detalles del cotidiano. Todo esto junto, va componiendo un universo ficcional que busca ser aceptado mediante la narrativa", indicó sobre las formas literarias con que ilustra su estética. 

La primera novela de Nélida Piñón fue presentada en 1961 con el título Guia-Mapa de Gabriel Arcanjo. A esta obra seguirán Madeira Feita Cruz (1963), Fundador (1969), A casa da paixão (1972), Tebas do meu coração (1974), A força do destino (1977), A República dos sonhos (1984), A doce canção de Caetana (1987), O pão de cada dia (1994), A roda do vento (1996), Até amanhá, outra vez (1999), O presumível coração da América (2002), Vozes do deserto (2004), Aprendiz de Homero (2008), Coração andarilho (2009), Una furtiva lagrima"(2019), entre otras. 

A la par escribirá los libros de cuentos Tempo das Frutas (1966), Sala de armas (1973), O calor das coisas (1980) y O cortejo do divino (1999)

"Cada vez que he terminado una versión he hecho un pinterest, una impresión, entonces, hace poco tuve el gusto de ponerlo todo en orden. Tiene un metro de texto... es algo impresionante, ¿no? Pero siempre es así conmigo", contó Piñón. 

"Yo creo que la frase, la sentencia, necesita tener un rostro profundo, un rostro interior, un rostro que, además de contar una historia, parte de una narrativa, ella tiene que tener un sentido del misterio, del poético, del que hay detrás de cada palabra que la humanidad inventó", indicó.

"Yo voy en busca del sonido, de la musicalidad, del impacto. Otra cosa que busco mucho es relacionar una sentencia con la obra. Hago una sentencia corta y una larga, como si yo pudiera a través de mi esfuerzo, sincronizar las frases o quizás, también, muchas veces es una, además de sincronización, sincopar, separar, porque eso da vivacidad al texto, verosimilitud". sostuvo.

EL ÁNIMO INTERIOR DEL BRASILEÑO

En otro fragmento de charla, Piñón dijo en ella es natural estar atenta a la vida, reflejo de lo cual halla hoy intensamente en composiciones de youtubers que expresan la sobrevivencia del brasileño común y corriente, lejos de aquel que protagoniza el escenario político en Brasil. 

"Estoy pronta para eso, para descubrir el ánimo interior del brasileño, su psique, de qué es el hecho en esas circunstancias brasileñas, y ellos creo que no están atentos a los desvandos extractivos y políticos, están atentos a su sobrevivencia y además quieren dejar claro que tienen un estatuto de vida, un estatuto de sobrevivencia", sostuvo. 

"Un profesor acá que me acompaña siempre, con las perritas, porque lo quiero, ha confesado, con mucha discreción y educación, que es muy complicado acompañarme y ¿por qué? porque tardo mucho en llegar a algún sitio, porque me voy deteniendo en la calle, hablo con toda la gente", expresó. 

"Yo necesito vivir la vida del otro para que el otro pueda vivir mi vida", subrayó. 

"Yo soy una persona que cada vez más me descuido con el dinero, no en un sentido absoluto", dijo Piñón. 

"No soy una esclava del dinero, cada vez soy menos preocupada, quiero ayudar a todo aquellos que yo pueda", remarcó. 

A CASI 60 AÑOS DE "GUIA-MAPA DE GABRIEL ARCANJO"
 



Piñón también reflexionó sobre la proximidad del sexagésimo aniversario de su primera obra y recordó que, entonces, "ser escritor, ser escritora" en su caso "era una lección muy difícil". 

"Había que prepararse para lo mejor que la Literatura podría producir como también para lo más malévolo", expresó. 

Piñón recordó que cuando su primer editor la llamó con la novedad de la primera impresión de su primera novela estaba lista, antes de llegar a verla pensó en prepararse para los "dis sabores del mañana".

Desde aquel día ha "sido muy víctima de brutalidades literarias", sostuvo, pero "a la vez también tuve grandes ayudas, elogios, muy bonitos y muy generosos", contrastó.

"Yo me preparé para jamás renunciar a la Literatura aunque pudiera ser dañada, fustigada, maltratada. Nunca. Yo también me preparé para no reclamar de lo que yo no tenía, de lo que yo no recibía. Yo creía en lo siguiente, que lo que importaba era la obra, o que importaba era una pasión por la literatura, mi ilusión por el texto", dijo Piñón.

"Además, tuve la suerte, también, desde muy niña, tener acceso a los grandes libros, a los grandes clásicos. Con eso me fundamente de una forma espléndida, con una cultura literaria que me ayudó a interpretar el misterio de la literatura", sostuvo.

"Mi vida es muy dictada por una multitud de gente a mi alrededor, esto ha sido una marca en mi destino", compartió.

"Hay que destronar el trono, hay que derrumbar las murallas, como si fuera Jericó, que impiden al pueblo participar de una materia que es suya, que el pueblo pueda adicionar su visión del mundo a su país", dijo Piñón.  

"En la vida hay que dejar pruebas", todo lo "exige", expresó sobre toda obra que ha escrito en honor a  todo ser que ha amado. 

SOBRE NÉLIDA PIÑÓN

Nélida Cuinas Piñón nació en Brasil, en 1937, hija del comerciante Lino Piñon Muiños (Piñón Muñoz) y de Olivia Cuiñas Piñon.

Es escritora y periodista.

De madre brasileña con ascendencia gallega y padre gallego, hacia 1910, su abuelo materno Daniel (Nélida es un anagrama de este nombre), emigra desde Pontevedra a Brasil, hechos que quedan reflejados en La república de los sueños (1984) y por lo cual ha tratado de acercar las comunidades literarias de habla hispana y portuguesa.

En 1957 se licencia en Periodismo en la Pontificia Universidade Católica do Rio de Janeiro y poco después comienza su labor como corresponsal en la revista Mundo Nuevo y colabora en la revista Cadernos Brasileiros. Comienza en el mundo literario con Guía-mapa de Gabriel Arcanjo.

Asume la dirección de distintas instituciones como el Laboratorio de Creación Literaria de la Universidad Federal de Río de Janeiro (1970), de la División Cultural del Departamento de Cultura de Estado de Río de Janeiro o de la Asociación de Amigos de la Casa de la Cultura “Laura Alvim” (1987).

También fue vicepresidenta del Sindicato de Escritores de Río de Janeiro.

Es miembro de diferentes instituciones como Phi Beta Delta Honor Society, (1993, Universidad de Miami), del Consejo Nacional de los Derechos de la Mujer (1995), Comisión de Honor de los Festejos del V Centenario del Descubrimiento de Brasil (1999), de la Comisión del IV centenario de la publicación de El Quijote (2004), de la Academia de Filosofía de Brasil (2006) y de varios Pen Club, como el de Estados Unidos o Brasil.

En 1990 toma posesión en la Academia Brasileira de Letras como Secretaria Primera, Secretaria General en 1995 presidenta en 1996, siendo la primera mujer en lograrlo. En su larga carrera ha recibido varios galardones entre los que destacan el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2003) y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2005).

En 1999 publica Até amanhã, outra vez y la colección de ensayos O presumível coração da América. En el año 2004 publica Vozes do deserto y asume la vicepresidencia del Pen Club Iberoamericano.

En 2006 se graban diversos documentales sobre su figura y se estrena en teatro su obra A Força do destino, escrita en 1977. En el año 2007, recibe un Homenaje en la XXII edición de la Semana del Autor por La Casa de América y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI).

Es conocida por su labor como activista contra el régimen militar de Brasil y defensora de los derechos humanos y de la mujer. Durante toda su carrera, su actividad diaria se ve compaginada con su labor como escritora visitante y conferenciante en diversas universidades de todo el mundo.

Entre sus obras de carácter biográfico y ensayístico destacan Aprendiz de Homero (2008) y La épica del corazón (2017).

El 9 de noviembre de 2011 la Biblioteca del Instituto Cervantes en Salvador de Bahía es acogida con el nombre de Nélida Piñón.