Corrientes, miercoles 15 de julio de 2020

Chaco
PIDEN LA INMEDIATA DETENCIÓN DE LOS POLICÍAS IMPLICADOS

Represión policial en Chaco: Comité contra la Tortura se constituyó como querellante

06-06-2020
COMPARTIR     
La presentación la hizo este viernes el presidente del organismo, Silvio Del Balzo, ante la fiscal subrogante de Derechos Humanos del Chaco, Liliana Irala. Solicitó la inmediata detención de los seis policías que participaron del brutal allanamiento realizado en la madrugada del domingo en una vivienda del barrio Banderas Argentinas, de Fontana.

Se suma así a la Secretaría de Derechos Humanos chaqueña que días atrás solicitó ser parte del expediente, informa Chaco Día por Día.

La presentación la firmó el presidente del Comité, Silvio Del Balzo y está dirigida a la fiscal subrogante de Derechos Humanos, Liliana Irala. En el mismo solicita que se investigue a los policías Cristian Foschiatti, Cristian Benítez, Cristian Flores, Orlando Cabrera, Sebastián Vallejos y Matías Torres por los delitos de allanamiento ilegal, torturas, vejaciones, privación ilegítima de la libertad agravada y violencia sexual contra dos adolescentes, una menor de edad.

También solicitaron la inmediata detención de los acusados “a los efectos de prestar declaración de imputados, como medida de protección para evitar represalias contra las víctimas, el pueblo Qom y para evitar todo posible entorpecimiento de la investigación”.

LOS HECHOS
El día 31 de mayo, aproximadamente las 4,30, efectivos policiales de la Comisaria Seccional 3° de la ciudad de Fontana irrumpieron violentamente y de manera ilegal en la vivienda de Elsa Fernández. Ella se encontraba descansando con sus hijos, cuatro de ellos menores.

Los policías atacaron a esta familia de manera brutal, ejerciendo altos niveles de violencia física, verbal y psicológica. Detuvieron posteriormente a dos varones y a dos mujeres, una de ellas adolescente, sin justificación alguna. En el camino a la comisaría los golpearon y humillaron. Una vez en la unidad policial, continuaron los golpes, que incluyeron patadas y saltos arriba del cuerpo de las víctimas. Se registraron episodios de abuso sexual contra las jóvenes. Las víctimas también denunciaron que un policía les arrojó alcohol y amenazó con prenderlos fuego.