Corrientes, martes 14 de julio de 2020

Chaco
COVID19 Y REPRESION

"Violencia, racismo y abuso de poder en Chaco", denuncia equipo de investigación de UNNE

02-06-2020
COMPARTIR     
http://picasion.com/

"La violencia, el racismo y el abuso de poder puestos de manifiesto en este hecho puntual constituyen sólo un botón de muestra de un Estado Policial que se ha ido instaurando en el Chaco a partir de la Emergencia Sanitaria" señala un informe del Grupo de Investigación sobre Conflictos Sociales (GrICSo) Facultad de Humanidades - Universidad Nacional del Nordeste

El juicio es a propósito de lo ocurrido en un procedimiento violento e ilegal en el domicilio de una familia qom en la localidad chaqueña de Fontana. La policía irrumpió con violencia, sin orden judicial, golpeó , efecuó disparos, produjo arrestos y se ejerció violencia sexual contra mujeres, según denuncias.

GrICSo en un pronunciamiento que va más allá de ese caso puntual afirma que "una serie de mecanismos de control social, cuyo funcionamiento se complementa y yuxtapone, han dejado a la ciudadanía a merced de unas fuerzas de seguridad con cada vez mayor cantidad de funciones, autonomía, legitimidad e impunidad en su accionar".

Mientras esto sucede contrasta señalan con "la poca eficiencia para contener la epidemia que en el Chaco ha causado casi el 10% del total de muertes aunque su población representa el 2,5% de los habitantes de la Argentina".

Se recuerda que el COVID-19 afectó de manera particular al Chaco que tiene algunos de los peores indicadores a nivel país: el primer caso de un niño infectado (13/3), el segundo fallecimiento por COVID-19 (13/3), el primer caso autóctono (16/3) y un crecimiento sostenido tanto de casos confirmados como de muertes, siendo la tercer jurisdicción provincial con mayor cantidad de casos, tanto en términos absolutos como en proporción a su población.

El equipo de investigación señala que desde la instauración por decreto del ASPO por parte del gobierno provincial "se fueron sucediendo diversas medidas de control social que -con la excusa de la Emergencia Sanitaria- profundizaron la represión operada por los Aparatos del Estado: detenciones callejeras, arbitrariedad policial, dispersión con postas de goma, creación de divisiones policiales especializadas, represión en contextos de encierro, cerramiento territorial, restricción de la movilidad en vehículos y a través de teléfonos celulares, “toque de alarma sanitario”, ciberpatrullaje, persecución de dirigentes sociales y criminalización de la protesta".