Corrientes, miercoles 15 de julio de 2020

Opinión Corrientes

¿Quién se hace responsable?, por Red Corrientes de Derechos Humanos

27-05-2020
COMPARTIR     
Manipulación sanitaria criminal con personas privadas de su libertad en medio de la pandemia.

Pese a los estruendosos anuncios del gobernador al declarar a Corrientes, zona blanca de coronavirus, vano intento de desconocer el foco de Covid19 en la unidad penal 1 de Corrientes (cuya propagación intramuros por agentes penitenciarios, consideramos un delito de daño a la salud pública), la realidad lo (nos) despierta con 5 presos internados en el Hospital Llano con sintomatología compatible. Dos ya han dado positivo a los hisopados y se "aguarda" el resultado de los otros tres.

Desde el caso 0, de un agente penitenciario infectado, hacia mediados de abril, alertamos sobre la tragedia humanitaria que sería desatender desde todos los poderes del Estado, la grave emergencia sanitaria de las cárceles de Corrientes. Y no se trata de un problema de "la cárcel", de los presos, nos afecta a todos como sociedad, porque con la alta transmisibilidad de la enfermedad, este flujo de casos entre presos, penitenciarios allegados, personal de salud, así como lo están ninguneando, se va a salir de control. Estos casos, hoy positivos, contagiados y contagiantes, son personas de riesgo, adultos mayores (85 y 65 años) con enfermedades preexistentes, que no debían haber llegado a esta situación de estar en la cárcel hacinados y en contacto con personal penitenciario/presos afectados. ¿Qué pasó con las listas de más de 100 personas de riesgo, que esperaban resolución del juzgado de ejecución, desde marzo? ¿Qué pasó con los informes que debía realizar el Instituto Médico Forense? ¿Por qué no fueron puestos en libertad, en arresto domiciliario, en la Granja Yatay o en un geriátrico, si no tenían familiares a cargo? ¿Qué pasa con el Comité de Crisis a cargo del Ministro de Salud que manipula sanitariamente los hisopados y la información, para que no afecte la "imagen blanca" de provincia libre de circulación viral? Sistemáticamente se han negado a los reiterados pedidos de la población penal y de los organismos de Derechos Humanos de repetir los testeos masivos al pabellón 11, donde surgieron los primeros 24 casos, y de donde provienen los positivos de hoy. En este pabellón 11 hay personas mayores, con patologías de base, y han permanecido este mes, con personas febriles, con diarrea, tos u otra sintomatología compatible, sin que los atendiera un sanitarista ni les hicieran los hisopados. Mientras transcurrió el proceso de enfermedad, estuvieron alojados en pésimas condiciones sanitarias, en un taller de carpintería, en el piso, con autocontrol de síntomas, con planillas de registro de temperatura que enviaban vía WhatsApp, sin que los visitara un médico. Alborozadamente, y con férrea negativa a revisar a los febriles que surgieron por fuera de esos 24 registrados, se aplanó la curva de testeos (y no de casos) y nos declaramos, con el sol del 25 de mayo, libres de casos y promovidos a fase 5.

Poco le duró la blancura al gobierno. La enfermedad y las situaciones de emergencia, se abren paso, más allá de la manipulación y a la noche de ese día soleado hubo traslados al Hospital. Y fue el hospital Llano quien dispuso los hisopados. Para el Comité de Crisis, para el Ministerio de Seguridad, para el Servicio Penitenciario, para el gobernador, no sigue estando en agenda, sigue sin importar qué pasa en las cárceles. Como tampoco importa a otras instituciones del Estado. Ante estos ¿nuevos? casos no hay intervención del STJ, de la Legislatura o de otros organismos del estado provincial.

Exigimos ahora más que nunca el hisopado a todo el penal número 1, en especial al pabellón 11

Exigimos condiciones dignas de alojamiento a los enfermos

Exigimos respuesta judicial sobre libertades anticipadas y arrestos domiciliarios para personas en situación de riesgo

Exigimos que todos los poderes del estado atiendan este grave problema sanitario, hoy en las cárceles, antes que sea una tragedia humanitaria.