Corrientes, lunes 28 de septiembre de 2020

Sociedad Corrientes
ANTE PANDEMIA DE COVID-19

Coronavirus: Comité Provincial contra la Tortura elevó al Servicio Penitenciario recomendaciones adoptadas en otras provincias

21-03-2020
COMPARTIR     
El Comité Provincial de Evaluación del Seguimiento y Aplicación de la Convención contra la Tortura y otros Tratos Crueles, Inhumanos o Degradantes, elevó un documento al jefe del Servicio Penitenciario provincial, inspector general Roque Romero, con recomendaciones médicas que se han tomado en otras provincias y en el mundo.

El documento indica al Servicio Penitenciario que si el detenido se encuentra en una unidad dependiente del mismo hace más de 15 días y no presenta síntomas, no debe realizarse ninguna acción adicional.

Además, aclara que los nuevos detenidos y los que han ingresado los últimos 15 días, deberán ser evaluados por un médico (evaluación de sintomatología y toma de temperatura), momento en el cual se decidirá (en base a los antecedentes epidemológicos) si permanece bajo la órbita del Servicio Penitenciario o es derivado al sistema de salud púbica.

El documento también indica que, si el paciente tiene antecedentes epidemológicos, aun estando asintomático, se recomienda aislarlo hasta que cumpla un periodo de 15 días, y que si, además de los antecedentes epidemolepidemiológicos, el paciente presenta síntomas, deberá ser derivado al Sistema de Salud Pública a fin de ser incluido en el protocolo.

ATENCIÓN ESPECIAL A GRUPOS VULNERABLES
El Comité indica que, en función de la evolución de la epidemia de 2019-nCoV, las recomendaciones de la OPS/OMS y la experiencia de los primeros días de operativización de las definiciones de caso, se debe actualizar la definición de caso sospechoso de nuevo coronavirus para Argentina.

El Comité subrayó en que las personas con síntomas (fiebre, tos, dificultad para respirar) debe efectuar la consulta médica, evitando de este modo el posible contagio. A su vez, indicó que las Áreas Médicas de los establecimientos, deberán constatar que sus respectivas farmacias cuenten con los insumos de protección necesarios para proveer al personal de salud.

Por tal motivo, aclara que, al momento de la admisión de internos en los establecimientos penitenciarios, el profesional de la salud actuante deberá tomar debido registro en la historia clínica de la presencia y/o ausencia de síntomas respiratorios y fiebre, y precisa que ello deberá llevarse a cabo, además, debiendo consultar lugar de residencia permanente o temporaria de los últimos quince días, en razón de que la administración penitenciaria desconoce tal información, y de aquellos internos de nacionalidad extranjera o aquellos que estuvieran en contacto con personas de nacionalidad extranjera y/o hubiesen arribado de los países donde se detectó la enfermedad.

El Comité también indicó que se deberá poner especial atención y cuidado en aquellos alojados pertenecientes a los grupos vulnerables frente a las enfermedades: mayores de 65 años de edad y/o con patologías crónicas (EPOC, HIV, DBT, inmunodeprimidos, entre otras), internas embarazadas, niños que conviven con madres alojadas.

El Comité indicó que los equipos de salud de los establecimientos penitenciarios deben fortalecer las medidas de vigilancia y detección temprana, notificando de forma inmediata todos los casos sospechosos, probables y/o confirmados al sistema de salud pública.

SOBRE LAS VISITAS
El Comité también aclaró al Servicio que es necesario llevar a cabo una readecuación del sistema de visitas de los internos alojados en unidades penitenciarias, especialmente contemplando a la población en riesgo. El visitante deberá, en lo posible, ser revisado por personal médico o de enfermería (previamente instruido sobre entrevista epidemiológica, observación de sintomatología, toma de temperatura) en caso de no sortear ese filtro deberá ser derivado al sistema de salud pública donde se aplicará el protocolo correspondiente.

Las recomendaciones precisan que, en caso de que la visita sea aprobada por el personal de salud, deberá lavarse las manos con agua y jabón y evitar las personas que se consideran dentro de los grupos de riesgo.