Corrientes, lunes 24 de febrero de 2020

Sociedad Corrientes
TASSANO PIDE RECTIFICACIÓN O RATIFICACIÓN

Incidente en corsos con un periodista deriva en intimación del intendente Eduardo Tassano

14-02-2020
COMPARTIR     
El periodista Marcelo Burchiski había escrito un posteo en la red social Facebook titulado "Artero ataque de la guardia de los carnavales y de policías" en el que acusó al intendente de la Ciudad de Corrientes, Eduardo Tassano, y al ministro de Seguridad, Juan José López Desimoni, de agresiones, incomunicación y privación ilegítima de la libertad.

El periodista posteó hace dos semanas que fue atacado por una guardia y detenido por un grupo de policías luego de transitar junto a un evento correspondiente al calendario en desarrollo de los corsos correntinos. "Lo que vengo denunciando desde hace años, esta vez me tocó: fui privado ilegalmente de la libertad, golpeado e incomunicado. Hago responsable a Eduardo Tassano y a Juan Lopez Desimoni de esta agresión ilegal", escribió el periodista en su muro de Facebook.

A partir de eso, Burchiski hizo declaraciones en las cuales hizo directamente responsable al intendente de la Ciudad de Corrientes, Eduardo Tassano, y a la empresa contratada para vigilar los carnavales "de las lesiones que pueda tener" .

“Hago responsable de las lesiones que pueda tener al intendente Eduardo Tassano y a la empresa que contrató. Es impensado que para un evento tan importante contraten personas sin capacitación y que además trabajan sin identificación. La responsable de estas acciones es la Intendencia”, declaró el periodista.

Tras esto, con fecha 6 de febrero, fue intimado por el intendente de la Ciudad, Eduardo Tassano, por su posteo en Facebook y la difusión de los hechos.

El periodista fue intimado por el intendente a través del apoderado municipal Walter González Acevedo.

La carta enviada dice que Burchiski ha sido intimado en virtud de los términos publicados en su perfil personal en la red social Facebook, y por una publicación que contiene una narración de los hechos expresada por el periodista difundida a través de un blog sindical.

En la carta, el apoderado municipal califica a las declaraciones del periodista acusaciones "agraviantes", "falaces", "inverosímiles" y "desafortunadas" con respecto "a la participación" del intendente Tassano en los hechos esa madrugada.

El apoderado dice en la carta que las declaraciones del periodista sólo han tenido el objetivo de "dañar y mancillar el buen nombre y honor" del intendente de la Ciudad.

"Las mismas (manifestaciones) fueron irresponsablemente producidas con el ánimo exclusivo de ampliar su trascendencia pública", expresa el apoderado municipal.

En la carta, también se lo acusa de violar los artículos 109 y 110 del Código Penal Argentino, que imponen multas de entre 1500 y 30 mil pesos a quienes cometen los delitos de calumnia o falsa imputación, e injurias.

También se lo acusa de causar un "irreparable perjuicio en la imagen pública" del intendente de la Ciudad.

En consecuencia, la carta concluye con una intimación en plazo perentorio e improrrogable de 48 horas para que el periodista ratifique o rectifique sus afirmaciones bajo apercibimiento de acciones civiles y penales.

EL RELATO DEL HECHO
Burchiski narró que, cuando “caminaba por la vereda en la avenida Gobernador Ruiz, en momentos que se desarrollaban los Corsos Barriales", se topó "con un vallado que entorpecía el paso" y que allí mismo "varias personas con ropas negras, pero sin identificación", se cruzaron con él.

El periodista declaró una vez fuera del perímetro, sobre Vélez Sarsfield, fue golpeado "desde atrás" por "un golpe de puño" en "la cabeza, a la altura del oído" y con otro "en el parietal". El impacto "me hizo caer", sostuvo.

"Luego alguien me tomó del cabello y me torció el brazo derecho hacia atrás”, continuó.

El periodista identificó como agresores a tres hombres que luego lo entregaron a un grupo de policías.

Según su declaración, mientras fue abordado, trasladado y recluido, “nadie" dijo cuál era el motivo de las agresiones y la detención.

"Para entonces eran al menos tres hombres los que me inmovilizaron y me trasladaron hasta una calle oscura donde había policías, al menos cinco. Allí uno de ellos me tomó del brazo, torciéndolo hacia atrás y me esposó. Yo intentaba preguntar la causa de la acción, pero recibí golpes en la cabeza y la espalda", sostuvo.

El periodista también declaró que bajo custodia policial, y en la Comisaría Sexta, "las agresiones continuaron".

“Esposado me tiraron sobre una camioneta a la que se subieron los policías. Era imposible ver en qué lugar me hallaba”, contó. “Me dijeron que estaba incomunicado, pero se negaron a explicar cuál era la razón de la incomunicación”, sostuvo.

De acuerdo a su declaración, estuvo privado de la libertad "hasta el mediodía".

Luego de ello, realizó una denuncia en la Fiscalía en turno, que fue registrada en el Expediente 219269/20, carpeta que, desde el 1 de febrero, ingresó al foro del Fiscal Raúl Pasetto.