Corrientes, jueves 02 de julio de 2020

Sociedad Corrientes

Última afección de primates por fiebre amarilla en Brasil no afectó poblaciones de Corrientes

12-02-2020
COMPARTIR     
El informe "Monitoreo de la biodiversidad: el mono aullador (Alouatta spp) como indicador epidemiológico de fiebre amarilla" fue publicada por el Ministerio de Ambiente de la Nación con datos actualizados del año 2019.

Los monos aulladores son uno de los géneros de primates neotropicales más sensibles al virus de la fiebre amarilla debido a que cuando se producen las infecciones son, casi sin excepción, fatales.

Por esta razón, no constituyen un reservorio del virus sino que, por el contrario, actúan como centinelas de la enfermedad, ya que sus masivas mortandades proporcionan una alerta temprana para las autoridades de salud sobre la necesidad de vacunar a la población humana.

Desde el año 2016 la Dirección Nacional de Biodiversidad realiza un trabajo en conjunto con la Coordinación de Zoonosis de la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de la situación de Salud de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, desde el enfoque “UNA SALUD” cuyo objetivo es fortalecer la Red de Vigilancia de Epizootias en Primates no Humanos.

Respecto a los resultados del monitoreo de Corrientes 2019, se informa que se encontraron grupos de monos o evidencia de los mismos en la mayoría de los lugares relevados durante el monitoreo realizado en 2019. Sin embargo, la densidad de los aulladores parece ser extremadamente baja en comparación con las poblaciones localizadas sobre el río Paraná.

"El trabajo realizado en terreno parece indicar que, a la fecha, la última ola que afecta primates en Brasil no estaría afectando las poblaciones de Corrientes" se expone.

En cuanto a los resultados del monitoreo de la provincia de Misiones 2019, se obtuvieron numerosos registros de aulladores de las dos especies en buen estado de salud en los meses de enero, febrero, marzo y abril de 2019.

Por lo tanto, se concluye que el brote de fiebre amarilla ocurrido en Brasil no ha llegado a la zona sur, centro y norte de Misiones. Sin embargo, dada la dinámica de propagación del virus en el transcurso del último año, es aconsejable reanudar los esfuerzos de monitoreo a principios del próximo verano.