Corrientes, martes 22 de septiembre de 2020

Cultura Corrientes
30º FIESTA NACIONAL DEL CHAMAMÉ 16º DEL MERCOSUR

Pilarcita: "El chamamé es mi vida"

25-01-2020
COMPARTIR     
Foto: Daniela Pilar de Acosta, “La Pilarcita”, en la carpa de prensa de la 30º Fiesta Nacional del Chamamé 16º del Mercosur. Corrientes, Capital.  

(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com) “El chamamé es mi vida, es, como dice bien esta parte de la historia del chamamé, nuestra forma de ser, es sencillamente todo”, dice a momarandu.com Daniela Pilar de Acosta, “La Pilarcita”, al bajar del escenario Osvaldo Sosa Cordero en la 30º Fiesta Nacional del Chamamé 16º del Mercosur.

Mujer, joven, chamamecera, tres cualidades auténticas que exalta con la virgen, la taragui y la obra musical, la cultura del litoral, nombres propios en el rostro anónimo de su gente, en lo profundo de su rezo, de su canto y de su danza, íconos de inmortalidad contra el desarraigo, reflejo de un paisaje profundo, nativo, lanzado al futuro con esperanza.

Mujer, joven y chamamecera, tres pilares de una cultura que alimenta sus raíces en la Historia contada por el pulso vivo del pueblo que la encarna y que erige la tradición de sus antepasados, que siembra con la semilla de su vida el presente y que bendice embriagado con su fruto de amor un mundo sin fronteras.

Y entre todo ello, allí, “La Pilarcita” crece.

Daniela Pilar, crece como una costa de luz brillante a la que arriban serenos los grandes maestros.

Una intérprete de su tierra que, amada como ella, sólo enlaza su alma al sapucay.

La ejecución de "La Pilarcita", en gran medida, se despliega sobre la obra de Tarrago Ros, Emilio Chamorro, Chacho Abrigo, Edgar E. Estigarribia, Miguel Z. Fernández, Andrés Cañete, J. Visconti, Mario Millán Medina, Hilda E. Giménez, Andrés Cañete y Oscar La Rosa Albornoz, entre otros autores y compositores del arte folclórico del litoral, además de canciones creadas con su propia letra.

En su corta edad, “La Pilarcita” ha cantado ante miles y miles de personas, y ha grabado cinco discos, entre ellos, los más conocidos: "La Pilarcita, con el estilo del maestro", "La Pilarcita, Cumpliendo Sueños y metas" y "La Pilarcita, Firme en la Huella".

Algunas de las melodías que ha elegido registrar en ellos se titulan "A los amigos", "Amanecer campero", "Me quiere a mí", "El pangare", "El 772", "Canto a Gualeguay", "El changui", "Ruta del Iguazú", "Déjame vivir mi vida", "Rey Azcona", "Barrio Centenario", "El chimento", "Bailando en el sin rival", "Más trago que bocado", "La libreña", "El poriajhú", "Acordeón tuya porá", "Como galleta entre los pasteles", "Gracias mamá", "Mensaje de campo y cielo", "Juan yacaré", "Bien batata", "Al estilo de manucho", "La visteada, a sauce norte", "Cómo pasa el tiempo y paiubre", "El cimbronazo" y "Visite Corrientes".

Quizá conozca algunas de ellas.

Momarandu.com habló con Daniela Pilar de Acosta al bajar del escenario Osvaldo Sosa Cordero en la 30º Fiesta Nacional del Chamamé, 16º del Mercosur, en la Ciudad de Corrientes, luego de que se presentara ante más de diez mil personas convocadas dentro del Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola.

Esta vez, su alma vibró con la particular humildad de haber traído a su tierra, Corrientes, el sapucay de otras casi veinte mil personas que bendijeron con felicidad, entre jinetes y cantos, su impecable presentación en Jesús María, Provincia de Córdoba.

“Muy buenas noches, la verdad es que estoy muy contenta de poder estar aquí una vez más, nuestra querida Fiesta Nacional del Chamamé. Agradecida yo a todos, al Instituto de Cultura, y a cada miembro de esta organización que hace posible que nuestra Fiesta siga creciendo todos los años. Siempre estamos acá. Además, tengo el honor de que este medio me haga una entrevista…”, dice Pilar a momarandu.com.

-MOMARANDU.COM: Al bajar del escenario en 2019 nos anticipaste que tu chamamé se oiría, de nuevo, en el centro y en el sur del país, y un futuro próspero para tu obra. ¿Cómo viviste el último año antes de que esta Fiesta te vuelva a recibir de brazos abiertos?
-DANIELA PILAR DE ACOSTA: El año pasado les conté que iba a estar en Jesús María. ¡Estuvimos...! Estuvimos temprano, no pudimos enganchar a la TV pública. Pero este viernes, el viernes pasado, estuvimos, el 17 de enero, estuvimos en Jesús María ¡ante más de dieciocho mil quinientas personas! ¡El estadio repleto! ¡El campo de jineteada repleto! Y, con la TV pública, asi que a la gente que no lo pudo ver, está en internet, en youtube, la página de la TV pública. La Pilarcita nomás, pongan en Internet y ahi les va a salir la actuación en vivo, por la TV Pública.


Foto: Daniela Pilar de Acosta, "La Pilarcita", en Jesús Marìa. Cordoba. Gentileza. 

“En Corrientes, estuvimos felices de representar al chamamé, y a nuestro querido Corrientes”, subraya.

EL ACORDEÓN, UN INSTRUMENTO INFINITO

-M.: En otra entrevista, durante la primera noche "Tilo" Escobar ofrece una definición que de a poco van respondiendo otros grandes y jóvenes maestros... ¡qué sería del chamamé sin el acordeón! ¿Cómo te sentís en la ejecución de este instrumento?
-DANIELA PILAR DE ACOSTA: El acordeón es uno de los instrumentos más importantes que tiene el género Chamamé. Y yo creo que es el instrumento más importante que tiene el Chamamé. Obviamente, aparte de la guitarra... también del bandoneón. Pero, para mí, son esos tres instrumentos los esenciales. Son esos los más importantes del género Chamamé. Creo que de ahí fluye todo. Y sin el acordeón, nosotros, los chamameceros, los músicos, no somos nada, y me refiero a todo el género. El acordeón siempre debe estar presente.

-M.: Al día siguiente de Escobar, Dimotta dice "el acordeón es un color primario", dentro de la composición de chamamé. Están todos los demás, pero el acordeón tiene que estar ahí o de fondo o protagonista de la composición. En tu obra ¿qué significa?
-DANIELA PILAR DE ACOSTA: El chamamé es también un sentimiento que tenemos nosotros los correntinos, todos, en general. Por todos los que sentimos este chamamé... vienen estos instrumentos, y, entre todos ellos, el acordeón. El acordeón, como decía “Tilo” Escobar, en mí también refiere a muchas cosas. Es un instrumento con el que, más allá de que está en todos los temas, se puede seguir creando millones de temas más. El acordeón tiene eso, con él se puede crear siempre. El acordeón es un instrumento que nunca termina. Sus notas, nunca terminan. Eso no tiene comparación. Nos permite crecer siempre.

CHAMAMÉ, ASÍ NOS REFERIMOS A TODO

Pilar también dice a momarandu.com que su ñanderekó es chamamé, y subraya que en su día a día, todo aquello a lo que se refiere, de un modo y otro, tiene que ver con su folclore.

-M.: En esta edición se oyen muchísimas definiciones con respecto al Ñanderekó y a la composición del ser chamamecero. Algunos dicen que es paisaje inspirado, que es vivencia, que es universalidad, que es la obra de los grandes maestros, de nuestros instrumentos...
-DANIELA PILAR DE ACOSTA: Agregando algo más a lo que dijeron los maestros... y grandes como el Chango (Spasiuk), como Raúl (Barboza), y tantos otros músicos colegas... no me queda más sobre qué definirlo. Creo que todo lo que han dicho, en mi manera de ser se resume así: el chamamé es mi vida, es, como dice bien esta parte de la historia del chamamé, nuestra forma de ser, es sencillamente todo. Así nosotros nos referimos a todo... nos referimos al baile, nos referimos a la música, al acordeón, a cada sapucay, a cada sentimiento, porque eso nos hace este género. ¡El chamamé nos saca el sapucay! De otra forma no lo podríamos transmitir.

CHAMAMÉ MUJER

Por último, Pilar también reflexiona sobre la experiencia que ha vivido a través de los últimos años, como mujer y joven compositora e intérprete, entre los más importantes folcloristas de Argentina y del Mercosur.

-M.: Joven y mujer, sobre el escenario, ante más de diez mil personas. Pilarcita, ¿Cómo te sentiste en esta 30º Fiesta, desde ese punto de vista?
-DANIELA PILAR DE ACOSTA: Al principio fue un poco complicado... a la gente le costaba aceptarlo. Siempre, es obvio, es costumbre ver a un hombre tocando el acordeón, a un hombre haciendo el chamamé. La mujer, en ese aspecto, estaba siendo discriminada. Pero, desde mis comienzos ya me había costado bastante. Hoy, desde acá, al ver tantas mujeres que en la historia estuvieron en esto, tanto en el canto como en el chamamé, en la parte de ejecución en instrumentos, en todos ellos, la verdad es que eso es un orgullo para mí. Yo empecé sin ver eso, y ahora me levanto y miro y hay tantas mujeres que siguen haciendo esto que amamos y, eso espero, que esto siga creciendo de ese modo. Hay tantas jóvenes, muy jovencitas, tantas niñas, que también tocan el acordeón y tan bien. Así que eso es un orgullo que me fortalece para seguir creciendo. Yo solo quiero hacer esto bien representando a todos los jóvenes, a todos.

“Gracias a todos y a momarandu por estar acá siempre y defender nuestra cultura”, se despide.

Noticias Relacionadas

Más títulos de sección