Corrientes, jueves 27 de febrero de 2020

Sociedad Corrientes
CHACO, CON MAYOR DESMONTES EN CUATRO AÑOS

Más de 80.000 hectáreas deforestadas en el norte argentino durante 2019

23-01-2020
COMPARTIR     
Foto: desmontes en el Chaco - Greenpace

Las cuatro provincias con más desmontes son: Chaco, Santiago del Estero, Formosa y Salta, pero Chaco tiene la mayor deforestación en los últimos cuatro años. Así lo indica Greenpeace en un informe en el que asegura que las principales causas se deben al avance de la frontera agropecuaria para ganadería y soja transgénica, y los incendios.

Más de 80.000 hectáreas de bosque se perdieron durante 2019 en el norte argentino, según un informe de Greenpeace que asegura que las principales causas se deben al avance de la frontera agropecuaria para ganadería y soja transgénica, y los incendios.

Durante el año pasado se perdieron "80.938 hectáreas de bosques en las cuatro provincias con más desmontes del país: Chaco, Santiago del Estero, Formosa y Salta", según el informe de la organización ambientalista al que tuvo acceso Télam, que remarcó que "un tercio" de éstos "se produjeron en bosques protegidos" por la denominada Ley de Bosques.

La ley (26.331) de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos aprobada en 2007 y reglamentada en 2009 por el Poder Ejecutivo establece que las provincias deberán realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos y determina diferentes categorías para los posibles usos de las tierras boscosas.

De este modo las áreas clasificadas como Categoría I (rojo), son sectores de "muy alto valor de conservación" que "no deben desmontarse ni utilizarse para la extracción de madera y que deben mantenerse como bosque para siempre"; mientras que la Categoría II (amarillo) tienen un "alto o medio valor de conservación" y pueden ser degradados pero "no pueden desmontarse".

Greenpeace enfatizó que, pese a la sanción de la normativa nacional, desde 2007 ya se desmontaron casi un millón de hectáreas de bosques protegidos y consideró que “las multas no son suficientes para desalentar la deforestación en zonas protegidas" y que "salvo unas pocas excepciones, no se reforestaron los bosques desmontados ilegalmente".

En este sentido, el documento confirmó que en 2019 se perdieron "27.704 hectáreas" de las clasificadas por la normativa nacional de protección de bosques como categorías I (rojo) y II (amarillo), 18.679 de la provincia de Santiago del Estero; 7.683 en Chaco; 1.326 en Salta 1.326 y 16 en Formosa.

En 2015, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ubicó a Argentina entre los diez países que más desmontaron entre 1990 y 2015 y, según ese relevamiento, se perdieron 7,6 millones de hectáreas, a razón de 300.000 hectáreas al año.

Chaco es la provincia con más deforestación de los últimos cuatro años, período en el que perdió 130.000 hectáreas de bosque, alcanzando los 2 millones de hectáreas desde que se tienen registro.

"Los ambiciosos planes de expansión de la ganadería intensiva en el norte del país van a contramano de la actual crisis climática y de biodiversidad, y ponen en riesgo a nuestros últimos bosques nativos. Resulta urgente la implementación de políticas, leyes y acuerdos más fuertes y ambiciosos en defensa de los bosques y sus históricos habitantes”, consideró Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace.

"La conservación de bosques juega un rol clave en la mitigación del cambio climático. Sólo los sectores agricultura, ganadería, silvicultura y otros usos de la tierra representan el 39% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país", detalló el especialista.

Y agregó que: "La deforestación acelera el cambio climático y nos vuelve más vulnerables al aumento e intensidad de las precipitaciones, lo que provoca cada vez más inundaciones”.

Como conclusión del informe anual, los especialistas de la organización argumentaron que "resulta evidente" que las multas no son suficientes para desalentar la deforestación y que "en muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa".

Asimismo, Greenpeace reclamó "que se implementen políticas, leyes y acuerdos más fuertes y ambiciosos en defensa de los bosques y sus históricos habitantes".