Corrientes, martes 22 de septiembre de 2020

Cultura Corrientes
MARIO DEL TRÁNSITO COCOMAROLA HIJO CON MOMARANDU.COM

Coquimarola: “A Cocomarola uno lo va descubriendo así, como solían decir por Gardel”

21-01-2020
COMPARTIR     
(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com) "Ojalá mi padre hubiese percibido un chiquito, una mínima parte de lo que significó todo el legado que dejó para la música, para la gente", dice Mario del Tránsito Cocomarola (hijo) "Coquimarola", entrevistado por momarandu.com.

“Año tras año solemos hablar que esta fiesta se va superando a pesar de las vicisitudes que vivimos todos, la Fiesta sigue brillando y, bueno, verdaderamente se cumple la palabra Mercosur, porque muchos músicos de Brasil, Paraguay, creo que en Uruguay también tienen alguien, y el cupo femenino también está, el treinta por ciento, así que estamos haciendo buena letra, y, con respecto a la música, ¿qué te puedo decir? Gracias a Dios, ésta es una música que se insertó en el país y, si Dios quiere, en el mundo también, y estamos muy contentos de poder participar en esta Fiesta porque este es el corolario de todo el trabajo de un año, de los músicos, que trabajan durante todo el año. Uno viene acá, a este hermoso escenario con este marco de gente maravillosa, que te da orgullo y por supuesto, con la adrenalina ¡a mil!”, djo Coquimarola a momarandu.com antes de subir al escenario Sosa Cordero en la 30º Fiesta Nacional del Chamame, 16º del Mercosur. 

LA OBRA MUSICAL CUANDO SE CONVIERTE EN UN PATRIMONIO INTANGIBLE DEL PUEBLO
MOMARANDU: En la primera gala, Eulogio "Tilo" Escobar sube al escenario y, entre lágrimas, recuerda a su padre y, con enorme humildad dice ¡qué hago yo acá! Una vez más, los músicos, espontáneamente, vuelven a rendir un homenaje a Cocomarola...
-COQUIMAROLA: Qué lindo. Viniendo de un músico como él, de este muchacho, que es demasiado buen músico, que él aprecie lo que es la música de mi padre... Yo te diría que a Cocomarola uno lo va descubriendo, así como solían decir por Gardel, cada vez canta mejor. Cocomarola también porque a la armonía que él usaba, la gente la está descubriendo día a día, paso a paso. O sea, que eso se prolonga. ¡Mirá que mi padre murió hace cuarenta años!


Foto: Mario del Tránsito Cocomarola (hijo) en la 30º Fiesta Nacional del Chamamé 16º del Mercosur. Corrientes, Capital.

-M.: Escobar también nos dice, "lo que han dejado es nuestro ejemplo", y nos hace pensar en la generación del 20`, entrando ya en celebración a un siglo de las primeras grabaciones fonográficas. Ud. siendo un gran chamamecero ¿cómo siente la vida de este género musical?
-C. Y bueno... responsabilidad no tanta ya... ya es un poco... yo ya tengo sesenta años de música. Lo que hice, lo que tengo que hacer, lo hice en el ámbito, siempre, de Cocomarola, o sea que, nunca pude escapar a la música de Cocomarola. Yo soy autor, compositor, pero siempre tengo que hacer obras de mi padre, porque la gente lo pide y se siente identificada con eso. Gracias a Dios... ahora tenemos a Gabriel (Cocomarola), que es un músico bastante notable, él, como muchos otros músicos de su edad. Hay que destacar todo eso. Lo que nos queda es pensar que nos queda el saco grande. Es una cosa muy, muy... Ojalá mi padre hubiese percibido un chiquito, una mínima parte de lo que significó todo el legado que dejó para la música, para la gente, para los músicos. Es algo lindo, emocionante, yo lo vivo y estoy acostumbrado, pero a veces me traiciona la emoción.

COCOMAROLA, NIZ, MONTIEL, ABITBOL, LEDEZMA, ESCOBAR, FLORES, MONTENEGRO, BARBOZA, AUTORES FUNDAMENTALES
-M.: Evaluándose como patrimonio de la Humanidad, Naciones Unidas ha puesto ya un ojo sobre el chamamé, una canción que recorre el mundo, con instrumentos que son universales, con música que traslada un paisaje autóctono proyecta arte folclórico. Quizá podamos ayudar un poco a quienes han visto esto en el chamamé. Cocomarola, sin duda, es uno de los padres fundadores ¿Cuáles más cree que puedan integrar una lista junto a él?
-COQUIMAROLA: Hay mucha gente importante... por ahí gente que, no que modificó, pero que sí formó un estilo... Isaco (Abitbol), por ejemplo. Otro músico que hizo que nos identifiquemos con nuestra música fue Antonio Niz, que es un hombre que conoce todo el mundo, pero al cual no rendimos un homenaje verdadero, porque Antonio separó la polca del chamamé, porque eran primas hermanas, y él dio el marco necesario, el ritmo necesario para que sea chamamé el chamamé. Después de eso, "Fito" Ledesma, Federico Montenegro, Rudi y Nini Flores... te podría decir "Tilo" (Escobar) también, con Blasito Martínez Riera, ellos mostraron un estilo, Raulito Barboza, que tiene un estilo de música, bueno... hay muchas corrientes, muchas vertientes hacia las cuales podemos inclinarnos. Nosotros nos encontramos en la columna vertebral, o sea, chamamé con melodía, primera, segunda parte algo, por ahí mal llamado tradicional, es un chamamé, y otras gentes utilizan otra clase de arreglos, y de conformación, el chamamé siempre tiene que estar ahí. Y, por supuesto, buscar la creatividad, no solamente musical sino también crear obras, eso también hace un poquito de falta. Pero, hay que ir de a poquito, todo se acomoda, no hay que ser impaciente. Un tema, por más lindo que sea, lo tenés que poner en la estantería y lo añejas y eso, después, con el tiempo pasa a ser un clásico.

-M.: Usted nos decía, en la Edición 28º de esta Fiesta Nacional, "el chamamé es la canción sencilla que entra al corazón". Sobre el escenario, hoy, se celebra el ñandereko, bajo él, evidentemente, la canción chamamecera es como usted la nombra. ¿Qué más puede ser, ahora, el chamamé?
-C.: El chamamé es algo que tenemos todos adentro del corazón. Está a flor de piel. Lo tenemos que incentivar, y ahí sale. Es nuestra música. Y veo que la gente está tomando conciencia de qué es la música, y no se basa solamente en músicos que vienen de otro lado... ahora, empieza a querer a los músicos desde su lugar, con bandoneón, acordeón, guitarra y bajo. Eso es importante y es bueno... Muchas gracias, y ¡hasta cualquier momento...!

MARIO DEL TRÁNSITO COCOMAROLA (HIJO)
Nació en Rosario, el 28 de diciembre de 1946, y es acordeonista desde los 14 años. A los 16 años grabó su primer disco. Es creador de un estilo maduro y reflexivo, alegre, vibrante, cálidamente humano, y respetuoso de la tradición. Como lo dice, Cocomarola (hijo) es hoy un intérprete fundamental del legado de su padre, pero también, autor de dos centenares de obras también fundamentales para el chamamé.

Entre ellas, se destacan "Establecimiento la esmeralda", "Chamamé de Mi Flor", "Pueblo Caa Cati", "Pago del litoral", "Soy del Campo", "Mogote Manda", "Valsecito de mi padre", "Gaucho Lega", "La pulseada", "Al Amigo Antonio", "Himno al amor", "Levantando el Avispero", "Sentimiento Correntino", "San Bailone", "Hija del campo", "Hasta la vuelta mi pago", "Picadito de mi infancia­", "Soñador de Madr­ugada", "Canto a Tu Lozanía", "Ya Tengo Otro Amor", "El Sancosmeño", "Cuando Ya No Cante Más", "Pincelada Correntina", "Pasión oculta", "Lucerito Alba", "Por Tu Amor Mi Palomita", "Muchachita Sos Mi Sueño", "Barriendo el Patio", "Querido litoral", "Amigo Motta", "Rincón de los Am­igos", "Venerada San­ta Catalina", entre muchas otras canciones.


Foto: El Himno  de Corrientes, Disco. 

Su obra, puede oírse en "El himno de Corrientes", "Juventud en el chamamé", "Más de Coquimarola y sus chamamés", "Mi primer amor", "Pasión oculta", "Soñador de madrugada", "Te quiero chamamé", "Te quiero con el alma", "El príncipe del chamamé" (1964), "De vuelta soldado" (1967), "Así te canto madre" (1972), "Obrerita correntina" (1973), "La desconocida" (1974), "Desde mi corazón te recuerdo" (1975), "El canguy" (1978), "En mi recuerdo papá" (1978), "Zapateando en el chaja" (1978), "Coquimaroleando" (1981), "Digno sucesor de una estirpe" (1982), "Por caminos de mi tierra" (1982), "El sancosmeño" (1984), "Fierro punta" (1987), "Ipu pora" (1988), "Lo nuevo de Coquimarola" (1993), "Muchachita sos mi sueño" (2001) y "Chamamé y pico" (2010).

COCOMAROLA, PILAR ESENCIAL EN EL ARTE FOLCLÓRICO CHAMAMECERO
Mario del Tránsito Cocomarola (padre) nació en San Cosme, el 15 de agosto de 1918 y siendo el más influyente folclorista argentino de chamamé, murió el 19 de septiembre de 1974.


Foto: El Taíta, Mario del Trànsito Cocomarola. 

A lo largo de su vida musical formó, entre otros, los grupos orquestales Trío Taraguy, Los Hijos de Corrientes, Osvaldo Sosa Cordero y sus Correntinos, Conjunto Irupé, Los Kunumí, Miguel Repiso y Su Conjunto Correntino, Ramón Estigarribia y su conjunto Azul y Blanco, y formó los grupos Trío Cocomarola, Conjunto Cocomarola y Tránsito Cocomarola y su conjunto, todos con distintas formaciones. Compartió escenario y condujo a los artistas más respetados de la música chamamecera. Su destreza, inconfundible, lleva su nombre impreso: "Estilo Cocomarola".

Su obra puede apreciarse en "Grabaciones 78 r.p.m." sello Odeon (1942-1958), "Grabaciones 78 r.p.m." sello "Philips" (1958-1959), "Saludos del litoral" (1959), "De Corrientes" (1960), "Fiesta del Chamamé (1962), "El Taita Marola" (1963), "Carai chamamé" (1964), "Grabaciones" sello Philips (1964), "1º en Chamamé" (1965), "Chamames de mi flor" (1966), "Postal correntina" (1967), "Fortin correntino" (1968), "Siempre chamamé" (1968), "Don Coco" (1969), "Viva Corrientes" (1969), "Viva el chamamé" (1970), "A mi pueblito" (1971), "Muchachita correntina" (1971), "Amanece el litoral" (1972), y en "Así es Corrientes" (1973)

Ha sido autor más de cuatrocientas piezas fundamentales para el arte musical chamamecero, entre ellas, “Kilómetro 11”. El Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola lleva su nombre en honor a su fundamental y vasta obra.

Por Ley Nº3278 del Poder Ejecutivo de Corrientes instituyó el día de su fallecimiento "Día del Chamamé".

Noticias Relacionadas

Más títulos de sección