Corrientes, miercoles 03 de junio de 2020

Sociedad Corrientes

Cómo cuidar al chamame, Por José Miguel Bonet

14-01-2020
COMPARTIR     
Foto Leonel Montero para momarandu.com

(Por José Miguel Bonet desde Mburucuya) Pensando en chico, es moneda corriente y casi un latiguillo decir: “Debemos defender el chamame”; para que ello exista debe haber alguien que nos ataque, cosa que, por el momento, no está a la vista.

Otra cosa es cuidar y potenciar el chamame, que no es solo música, es todo lo que rodea a esta expresión musical del Corrientes, es decir, su ecosistema.

Como prestigiamos el chamame, esto es palabra textual del Salvador Miqueri, sigan apuntalando con lo auténtico y tradicional, que no se permita que la fusión del chamame se convierta en confusión, y que se puede ser innovador pero no trasgresor. Dijo muy poco pero mucho a la vez y, desmenuzando estas palabras, fueron proféticas, la palabra fusión significa, etimológicamente, acción y efecto de fundir.

Confusión viene de Confucio y se utilizó sarcástica e irónicamente para denotar la incomprensión de un concepto o expresión, innovador, el que crea algo nuevo y transgresor, el que no respeta, el que pasa de la raya. Si le sumamos a esto las buenas melodías y las buenas letras, estamos prestigiando y cuidando nuestra música vernácula.

Pero el chamame también es tener buenas costumbres, es practicar ña
“cultura turística”, conjunto de conocimientos y valores que adquieren tanto turistas como anfitriones del destino y que, mediante su práctica, más una serie de actitudes y costumbres, favorece el fomento y el crecimiento de la actividad turística. En una palabra, significa, sobre todo, tener el compromiso y respeto por las necesidades de ambas partes: turistas y anfitriones.

Además, debemos ser buenos anfitriones, recibir al visitante con calidez y amabilidad, tratarlo como nos gustarían que nos traten a nosotros, ofrecer siempre un servicio o apoyo amigable y rápido, interesarse por capacitarte o estudiar continuamente, conocer nuestros atractivos para brindar una orientación oportuna y confiable que, cuando se ofrecen servicios, lo fundamental es conocer lo que se proporciona y se vende al turista: esto llevará a un mayor conocimiento y actitud al ofrecer nuestros atractivos. Debemos tratar que lo que ofrezcamos sea decoroso limpio, presentable.

Cuidar los parques, monumentos y zonas de interés de nuestra ciudad, saber que atender bien al turista es tarea de todos, no abusar del turista cobrando más o prometiendo lo imposible, y que siempre, la mejor cara para el visitante es una sonrisa.

También debemos exigir al turista respeto humano, tolerancia, respeto por su entorno, que cuide y recicle la basura, incentivarlo a la compra de productos regionales, y que se lleve mucho de nuestra cultura y nuestro arte.

Con estas actitudes, estaremos prestigiando nuestra Fiesta Nacional del Chamame.