Corrientes, miercoles 03 de junio de 2020

Sociedad Mundo
EMERGENCIA

Filipinas en alerta ante la posibilidad de un "tsunami volcánico"

13-01-2020
COMPARTIR     
Foto: Un rayo volcánico causado por la erupción del volcán Taal, sobre la ciudad de Tagaytay, provincia de Cavite, Filipinas, el 12 de enero de 2020. Imagen obtenida de redes sociales.

Al comenzar a lanzar lava, la expulsión del cráter ha pasado a ser de carácter magmático y hay riesgo de que se produzca este fenómeno, según el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, ya que el Taal se ubica dentro de un lago.

La erupción comenzó con una explosión de vapor y roca sobrecalentada el domingo, pero este lunes en la mañana la actividad del volcán avanzó cuando se observaron "fuentes" de lava y cenizas.

Además, el coloso lanzó piedras de hasta alturas de 10 a 15 kilómetros y dentro de las nubes de humo también fueron observados rayos volcánicos.

"Hemos detectado magma (masa de rocas fundidas). Todavía es profundo, no ha llegado a la superficie. Todavía podemos esperar una erupción peligrosa en cualquier momento", aseguró Maria Antonia Bornas, especialista principal en investigación científica del Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología. "La velocidad de la escalada de la actividad volcánica de Taal nos tomó por sorpresa", agregó.

Las autoridades advirtieron que una erupción podría causar un tsunami, pues Taal, el coloso activo más pequeño del mundo, está ubicado en medio de un lago a unos 70 kilómetros, al sur del centro de Manila, capital de Filipinas, una nación donde los terremotos y las erupciones son parte de la vida común.

La situación se debe a la ubicación del país en el "Anillo de Fuego" del Pacífico, donde las placas tectónicas chocan profundamente debajo de la superficie de la Tierra.

Las escuelas en la región alrededor de Taal, las oficinas gubernamentales y la Bolsa de Valores de Filipinas cerraron este lunes como medida de precaución.

Más de 16,000 personas fueron evacuadas de la isla volcánica y del área que la rodea, normalmente un lugar turístico muy popular. Docenas de temblores que acompañan a estas expulsiones del cárter aumentan la preocupación de los habitantes.

"No podía dormir más, porque cada vez que cerraba los ojos la casa temblaba"…"Ninguno de nosotros podía dormir. Simplemente nos preparamos para irnos”, dijo Lia Monteverde, propietaria de un restaurante en la zona.

Los aeropuertos Ninoy Aquino de Manila y el de Clark cerraron el domingo, debido a la falta de visibilidad ocasionada por la ceniza. Sin embargo, las autoridades informaron que este lunes reanudaron sus operaciones de forma parcial, luego de que un día antes al menos 240 vuelos fueron retrasados ​​o cancelados.

"Estoy decepcionada porque este retraso significa un gasto adicional para mí y es agotador esperar, pero no podemos hacer nada", dijo Joan Diocaras, una pasajera filipina afectada que trabaja en Taiwán.

Las calles de la capital filipina, con 13 millones de habitantes, y que normalmente registran uno de los peores tráficos del mundo, permanecen en gran parte vacías.

Además, las máscaras se agotaron rápidamente después de que se aconsejó a los ciudadanos que las usaran si tenían que salir, para protegerse del aire contaminado y del fuerte olor a azufre.

En la cercana Talisay Batangas, el vicegobernador Mark Leviste dijo que la lluvia había convertido las cenizas en barro y que se necesitaban camiones para evacuar a más personas de comunidades remotas.

"No hay electricidad. Incluso se cortó el agua, por lo que necesitamos agua potable", dijo. "Necesitamos máscaras faciales".

El Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología señaló que aún no está claro si Taal "mantendría su actividad".

Fuente: France 24, AFP y Reuters.