Corrientes, viernes 24 de enero de 2020

Opinión Corrientes

Octavio Valdés. el Burro, por José Miguel Bonet

07-12-2019
COMPARTIR     
*Hoy otro amigo ha cumplido con esa experiencia muy personal e irrepetible, la muerte, bien se dice, que este tránsito terrenal no es nada más que un paréntesis de la eternidad.

Lo conocí a Burro en las lides políticas, cuando a los radicales nos quedaba chico un Fiat 600, siempre con el mismo ímpetu, que la buena noticia de la democracia estaba cerca y que nos quedaba el trabajo de bregar e imponer los valores republicanos en una sociedad sacudida por la violencia y la desesperanza.

Muchos se preguntarán por qué lo del sobrenombre Burro, deben haber muchas interpretaciones atendiendo a las cualidades del burro, lo que pocos saben es la gran inteligencia del burro, es aquel que cuando no había ingenieros marcaban los caminos en las zonas más sinuosas y difíciles, y he aquí la imagen que quiero rescatar, la cualidad de marcar caminos en lugares y tiempos difíciles, y eso, Octavio lo hacía con gran maestría.

Siempre con la palabra justa, correligionario que no es nada más que practicar la misma religión, y esta última que no dice religar, estaba Octavio ligando los afectos, los principios, los valores y las alegrías.

Fue un marinero de aguas dulces en sus comienzos aunque también se hamacó en los mares, según sus camaradas, siempre predicó con el ejemplo: solidario con autoridad. Lo leyó a Rafael Alberti y recordaba, Si mi voz muriera en tierra / llevadla / al nivel del mar / y / dejadla en la ribera. Llevadla al nivel del mar y nombradla capitana / de / un barco bajel de guerra.

Luego las circunstancias lo llevaron a ser un hombre de la ley y de las aguas, hasta que, tentado por el clamor del preámbulo de Alfonsín, decidió poner su tiempo en la política, se impregnó bien del nombre Unión Cívica Radical, cifra mejor que toda otra fórmula, cuanto debe ser la norma.

UNIÓN quiere decir organización, disciplina, jerarquía, concordia y solidaridad. CÍVICA quiere decir ideal patriótico, desinterés personal y conciencia histórica. RADICAL quiere decir milicia intransigente y programa de hondas reformas democráticas.

Nunca falseó su divisa de Unión “en cismas irreflexivos, y de civismo en impaciencias utilitarias, y de radicalismo en transacciones oportunistas".

La Unión Cívica Radical, está hoy, como decía Lebhenson, en el año 43, está ante una definición vital, y qué pena que no vamos a poder contar con tu experiencia y vivencias políticas, ya no debatimos hoy entre izquierda o derecha, el mundo se lacera hoy, más bien, entre autoritarismo y democracia, entre quienes forcejean por cercenar las libertades individuales y colectivas y la democracia cada vez más despreciada y más amenazada por nostalgias dictatoriales; hoy necesitamos convicción, esa que te sobraba para elegir bien, entre los anhelos de libertad, que son la esencia de la vida personal y colectiva, y los miedos al autoritarismo castrador que nos recorta las alas y nos impide respirar el aire de la libertad.

Te vamos a hacer un duelo de lobores y esperanzas vamos a seguir militando por los valores de la libertad y también de esperanzas, para lograr una patria solidaria, caracterizada por el pluralismo, el reconocimiento del otro y la capacidad para aceptar las diversidades y discrepancias.

Y me despido con este poema escocés de autor desconocido. porque mi fe cristiana me dice que nos volveremos a ver y compartir tantas utopías. Un fuerte sapucay:

Puedes cerrar / los ojos / y rezar para / que vuelva, / o puedes abrirlos
 y ver todo lo que ha dejado; / tu corazón / puede estar vacío / porque no lo / puedes ver, / o puede estar / lleno del amor / que compartiste. / Puedes llorar, / cerrar tu mente, sentir el vacío y dar la espalda, / puedes hacer / lo que a él le gustaría: / Sonreír, abrir / los ojos, amar y seguir. /

*Desde Mburucuya