Corrientes, martes 10 de diciembre de 2019

Cultura Corrientes
#NUESTROSESCRITORESSUSOBRAS

Darío Ruido: las maneras de decir y estar en las palabras

23-11-2019
COMPARTIR     
Momarandu.com acerca al flamante Primer Premio de Novela Breve del concurso organizado por el CFI, el escritor chaqueño Darío Ruido. Él mismo nos leerá uno de sus textos. También, hoy sábado, estará presente en una mesa de narrativa en el CeCuAl, donde leerá más de su obra junto a otros escritores (lea aquí el programa).

SOBRE DARÍO RUIDO
Nació en Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, el 1 de julio de 1970. Vive en la ciudad de Resistencia. Se recibió de licenciado en Letras en la UNNE.

Ha obtenido menciones en concursos de poesía y cuento de la SADE y Veiravé, obras que fueron publicadas en antologías. El año pasado el CeCuAl –Centro Cultural Alternativo- (Resistencia, Chaco) publicó unas crónicas con el título de "Polvo", producto de un taller realizado por los poetas Rocío Navarro y Lucas Brito Sánchez.

Darío acaba de obtener el Premio Bienal de Novela Breve promovido por el CFI.

Para que puedan seguirlo y leerlo y disfrutarlo, pueden buscarlo en las redes sociales, donde también se lo puede contactar: aparece con su nombre, ya sea Facebook, Instagram o Twitter.

LEAMOS Y ESCUCHEMOS A DARÍO –agradecemos a Darío que ha leído para momarandu.com aún con restos de una disfonía que lo tuvo a mal traer-



SOBRE JOSÉ
A veces se me ocurre que viene José, pero no viene, porque él ya está muerto, bien muerto, por propia decisión o voluntad o quizás impotencia. Se colocó la soga alrededor del cuello, subió a una silla, saltó y eso fue todo. Rápido y limpito. Sin burocracia. Sin aspavientos ni advertencias, aunque por ahí se presentía que podía ser el desenlace de la historia. En particular cuando se puso tan místico para sopesar, presumo, la angustia del desamor. Un Werther vernáculo y contemporáneo. Puede que el abandono lo haya desequilibrado, deslucido.

No sé si era un gran tipo. No era desagradable, en todo caso. No molestaba a nadie y si molestaba tenía el estilo de los niños. Esa manera que inevitablemente induce la risa. Un grandulón haciendo preguntas bobas. Igual, a mí me divertía mostrarle cómo se redacta una nota o se busca un pago en el sistema. Él me observaba con esos ojos tristes de perro bóxer y se volvía para su rincón, como si hubiese comprendido, pero a los dos minutos regresaba, más perplejo y refunfuñando su “no entiendo”. Sin encontrarle jamás el agujero al mate. Esos asuntos de oficina le habrán parecido ínfimos al lado de su drama. Y a la luz de los acontecimientos, lo más probable es que lo fuesen.

Al principio yo bromeaba sobre su muerte, cuando todavía estaba tibio el cadáver, mis compañeros me increpaban. Debe ser porque así empecé a asumir lo real, lo concreto, que, sin embargo, no dejaba de asombrarme. Como una figura que de repente desaparece de una foto, un cuadro. Inexplicable lo explicable. Pienso que cualquiera podría reírse si le informaran sin vaselina que un ser muy querido ha muerto. Yo mismo podría tomarlo por chiste macabro o de mal gusto. José era alguien al que tenía que verle la cara todos los días, lidiar con su calor, con su tristeza, con su repentino temor a lo desconocido, con su curiosidad exasperante por los fenómenos paranormales o su adhesión a algún santo ignoto. Cualquier artificio que le pudiese devolver su amor que ya no volvería.

Es inaudito que ahora, pasado un tiempo prudencial, largo, experimente este sentimiento de congoja, como si lo extrañara, como si él hubiese sido algo mío. ¿Y si era algo mío? ¿Y si todos somos algo de los demás? ¿No lo somos? Llegada esta época del año en la que proyectaba un viaje con su familia y en el que había puesto todas sus expectativas. Su vida en las peripecias de un viaje a Brasil. O tal vez no es inaudito, porque paradójicamente, mientras José se aleja -su recuerdo, su sombra, su fantasma, quiero decir- nosotros estamos más cerca. Siempre estamos más cerca. Por eso debe ser que lo veo venir, y no viene, nosotros somos los que vamos.

-----------------------------

HOY SÁBADO MARATÓN CULTURAL EN EL CECUAL (Santa María de Oro 471- Resistencia, Chaco)
La programación es la siguiente:

Stand con libros de Ananga Ranga y Coneja Mono.

PINTURA EN VIVO: Nube ediciones y Cielo Soza.

19.30 MÚSICA: Toni Romero

20.00 DANZA IDENTIDAD Y AAFROCH, en colaboración.

20.20 MESA DE POESÍA Matías Rivarola, Rocío Navarro, Lucas Brito Sánchez y Mario Caparra.

21.00 TEATRO: Anárquicos de las tablas (Gustavo Campos, Walter Acevedo y Juan Ruso Campos)

21.30 TENEMOS VISITA: César Bisso (Bs.As.) Juan Páez (Formosa) y Alejandro Mauriño (Cts.)

22.15 PERFORMANCE: FORESTAR CON HAIKUS, Tony Zalazar (textos de alumnos en contexto de encierro del C.E.S.P.A. N° 10)

22:30 MESA DE NARRATIVA: Fran Linares, Darío Ruido, Luis Argañarás y Florencia Colombo.

23:10 VIDEOPOEMAS: Diego Petruszynski (alumnos del Colegio Juan D. Perón) Carlos Morales Michelini (Sociedad de consumo, Óscar Hahn).

23:30 MESA DE POESÍA Evelyn Bochle y Fabián Yausaz

23.30 CIERRE MUSICAL: Canciones de Vedder -Guille Vañek (voz), Matías Acuña (guitarra) y Demián Pinto (ukelele)-.