Corrientes, jueves 21 de noviembre de 2019

Cultura Corrientes
#NUESTROSESCRITORESSUSOBRAS

Cacho González Vedoya: las palabras que germinan

02-11-2019
COMPARTIR     
Juan Genaro “Cacho” González Vedoya es poeta, maestro, periodista y autor de letras de canciones inolvidables. Momarandu.com acerca este sábado algunos de sus poemas, en la voz de la escritora formoseña Ornella Barraza.

Sus libros se pueden encontrar en Moglia Ediciones (La Rioja 755 de la capital correntina) o en Editorial Ananga Ranga (escribir a Tony Zalazar al correo electrónico: tonyzalazar80@gmail.com)

Cacho nació en Itatí, Corrientes el 22 de diciembre de 1940. Su niñez transcurrió en Itatí donde conoció a muchos de los personajes a los que luego daría vida a través de sus composiciones. A los 15 años se radicó en Corrientes capital para estudiar magisterio: fue maestro en escuelas rurales de la provincia de Corrientes.

Si bien sus primeras publicaciones aparecieron en diarios locales, el reconocimiento a sus letras llegó en la década del ’70 durante los certámenes de “Canción Nueva Correntina”. En ellos, vieron la luz sus obras “Por Santa Rosa me voy al río” compuesta en colaboración con Antonio Tarragó Ros, convertida en uno de los clásicos de nuestro cancionero.

Durante esa época también participa del "Festival de Folklore Correntino" de Santo Tomé (Corrientes) donde dos de sus obras "Jacinto remonta el río" y "Canción para Feliciano" obtienen el primer premio en sucesivas ediciones.

Junto al recordado Pocho Roch, compuso varias letras sobre su Itatí natal: “Nati el campanero”, “Miguelito el farolero” (Miguelito carapé), “Sinesio el barrilero”, “Valdez carpinchero”, “Cambá rulito” y “Dorico”.

En el "Instituto Valentín Hauy" –para no videntes- de la capital correntina, Cacho se dedicó a la enseñanza de poesía y composición. También brindó talleres en ámbito escolares y difundió sus enseñanzas a través del programa "El Chamame va a la escuela", diseñado por Joaquina Méndez, Alicia Díaz y el propio Vedoya, por citar los más destacados.

RECONOCIMIENTOS
Fue distinguido por su labor literaria en el año 1996 por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Corrientes y declarado en 2000 "Ciudadano Ilustre" de la ciudad de Itatí, y en 2018, de la ciudad de Corrientes.

"María de las Seis de la Mañana" obtuvo el primer premio en el certamen “Letras para tango". Fue elegida entre 3500 obras presentadas; el concurso fue organizado por la Biblioteca Nacional.

En 2006 obtuvo el primer premio del certamen de canciones de SADAIC por su chamamé “La curandera”, compuesta junto a Aldy Balestra, ganadora entre más de 1200 obras concursantes.

En el año 2007, fue homenajeado en el Teatro Oficial Juan de Vera, y en 2010 fue distinguido por la Academia Nacional del Folklore en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires.

PUBLICACIONES
González Vedoya editó en 1970 su primer libro, "La gente de mi Pueblo”. En 1978, "Panorama Poético Hispanoamericano”; en 1988, "Más acá del alba” y "Poemas para ir leyendo”; en 2005 "Agua de Río” e "Intemperie del Alma”. En 2008, “Como Pan Casero”, entre otras publicaciones. En 2017 sale “El ángel del baldío”, libro que reúne su poesía. Este año se publicó “Cartas”, referido al intercambio epistolar entre el poeta y la escritora Marta Quiles; la compilación es de Ornella Barraza, las correcciones del propio Cacho González Vedoya, Ornella Barraza y Joaquina Méndez, y las ilustraciones, de la artista curuzucuateña Hada Irastorza.

LEAMOS A CACHO GONZÁLEZ VEDOYA




Hizo Alá de los vientos al caballo,
de curvas encontradas lo fue haciendo,
                                   le dio también su furia
                                                            y después,
de golpe lo soltó viento en el viento.
Y desde allí,
                                    los dos andamos los caminos,
montando en pelo la sangre enardecida.

No importa si la muerte va adelante…
                                    a un costado la siesta nos cobija
a plena luz, en la mitad del día,
                                     el día se interpone entre nosotros.
Yo vuelvo a ser de barro
                                     y él de viento.
Pero los dos sabemos bien
                                      que en algún sitio
seremos nuevamente, hombre y caballo
                                       galopando hacia el río, por sedientos.

---------------------------------

PARANÁ
No,
no es un río este río
que viene desde lejos
                                         con el sol por delante,
es un agua acostada
                                          que en mitad del camino,
le entretiene un remanso
hasta hacerle creer
                                           que ya no tiene orillas.


No,
no es un río este río
de luna sucedida,
que me roza la sangre,
y en un sitio exactísimo,
                                            simplemente,
es un agua que espera,
entre islas y piedras.

-----------------------------------

SOBRE LA MESA DE CAFÉ

Sobre la mesa de café
dejé olvidado un breve poema
escrito en una servilleta
Cuando alguien lo leyó casi sin querer
las palabras salieron volando
como mariposas sorprendidas.

El papel volvió a quedar en blanco
Tengo que aprender
a no olvidar en los cafés
mariposas que vuelan y ya no regresan

---------------------------

HAY UN HOMBRE QUE ESTÁ TRISTE

Hay un hombre que está triste
y el óxido del vino le relumbra en los ojos
Por encima del sombrero
se le oculta el domingo
Está como guardado en la taberna
Despojado de gestos y palabras y atizando el silencio

A veces conjuga su nombre hasta el cansancio
y lúcido de alcohol
le habla a la muerte en el oído

----------------------------------

QUIERO QUE MI PALABRA NO CAIGA
Quiero que mi palabra no caiga
que vuele, como pájaro gozoso
Que no se oculte en el silencio
Que traspase mi tiempo
Quiero que mi palabra calme la sed
brille en la oscuridad
Quiero que mi palabra no caiga
pero si llegara a caer
germine.