Corrientes, viernes 23 de febrero de 2024

Cultura Corrientes
#NUESTROSESCRITORESSUSOBRAS

Tony Zalazar: los sensibles instantes de la cotidianidad

19-10-2019
COMPARTIR     
Hoy, momarandu.com, acerca algunos poemas del escritor chaqueño Tony Zalazar. Se lo reconoce fácil: en una mochila pesada y repleta de autores regionales, Tony ofrece lecturas y poemas y más libros Hoy también nos lee sus poemas.

Los libros de Tony siempre andan con él y otros muchos libros que va vendiendo por todos los caminos: ferias, espacios culturales, escuelas, bares.

Tony Zalazar nació en Barranqueras, Chaco, en 1980. Es profesor en Letras y fundador del sello editorial Ananga Ranga Taller. Entre los libros publicados se encuentran: ‘Poemas de tractores’ (2001) y ‘Dios TV (2004)’, ambos junto al escritor Mario Caparra; ‘Ser De Ruido’ (2006) y ‘Quherencia’ (2009 y Se llama epifora (2017). Realizó las antologías ‘Ida y Vuelta (Poesía actual de Chaco y Corrientes)’, ‘Poemas con Famosos’, ‘Parrincestos-reescrituras poéticas- ‘, e ‘Hijo e pluma’.

En la colección Mulita publicó su libro de cuentos ‘Carece de Madurez’ (2013). Con el proyecto ‘Teje Animal’, que coordina con Aymará Yulan, publicó los libros-objeto ‘Diario íntimo de un Chancho’ (2014) y ‘CroniCanino’ (2015), animalitos tejidos a crochet que portan un librito pequeño escrito por Tony. Actualmente coordina el taller literario Paraná-Dar y ejerce la docencia en colegios de la ciudad de Corrientes. Junto a la poeta Estefanía Ceballos organizan el ciclo “¡Tenemos visita!”.

En 2016 ganó el primer premio de poesía en el concurso literario organizado por el Instituto de Cultura.

                              LEAMOS Y ESCUCHEMOS A TONY



TRATOS
En el sustrato de estos ojos
está intacto el jardín de mamá,
están sus manos como raíces
hundiéndose en la tierra
y están sus dedos
que disuelven terrones,
que desentrañan cizaña
y extirpan
como quistes
los bulbitos crecientes
que sólo dan maleza.
Está mamá con las manos sucias
limpiando la tierra
ablandando la sequedad
y dándole a los surcos
el agua y la bosta
que inciten el despertar
de la semilla
que reanimen a los gajitos
arrancados
como al descuido por ahí.

Ahí está ella en cuclillas
poniendo el lomo de su mano
ante el golpe del agua
que deja caer de la jarra.
Antepone su mano siempre
y la agita con ternura
para que el peso del agua no aplaste
al brote
no ahogue a la semilla
ni desentierre nada que no deba.

Así florece el jardín entre sus manos
raíces, regadera, escudo
manos que esparcen
el perfume del querer
entre insectos que lo celebran.

En el sustrato de estos ojos
está intacto el jardín de mamá,
si algo florece lindo en mi mirada
sólo es por el sustrato que lo impulsa
por lo bonito de esta vida que nos riega,
y nada más.

.....................................

II
A veces la muerte parece lógica / y se presenta en huesitos de tus abuelos.

En las noches de cielo limpio
mamá peinaba, en sus regazos, mi infancia,
y marcando desde el patio una estrella
aquel es tu abuelo me decía
cuando morís te vas al cielo
y tu alma se hace estrella.

Gracias al rito de su amor
la muerte sólo fue una luz
que ya distante iluminaba mis noches.

Y en la muerte de un ser querido / nacen ojos como estrellas para el cielo.

(De Quherencia. Ed. Ananga Ranga. Chaco, 2011)

...................................

VI
Hay animales /que con la muerte de su amo /se mueren también.

Miro una foto de mi padre
y comprendo por fin a mi perro
que de ojitos diluidos y temblante
volvía de sus revolcones en la osamenta.

¡Cómo huele y cuánto duele esta distancia!

La necesidad de empañarnos los ojos /que tienen los muertos/ nunca la podremos saciar.

(De Quherencia. Ed. Ananga Ranga. Chaco, 2011)

..................................................

HALLAZGO
Ebrio de una piedad casi impersonal,
caminé por las calles (Jorge Luis Borges)


Yendo en auto pensé en los poetas
en esos seres que ni la muerte frena
qué es un poeta pensaba
y un semáforo me detuvo.
Instantáneo el limpiavidrios
su agua
su espuma
y su cuerpito
precipitó sobre el parabrisas
Qué es un poeta pensaba
y el niño escurría la mugre del vidrio
el polvo que la velocidad levanta
de los urgidos laberintos
-en segundos hizo de la transparencia
su oficio-
el poeta es un reloj
un reloj de piedad se me ocurrió
y extendí la moneda presta.
Cuando el verde me dio paso
lento fui soltando el embrague
y lentamente hundí el acelerador,
el sol entraba mejor en el auto
y el motor
indiferente
me alejaba del hallazgo.

(de EnCabalgados. Ed. Ananga Ranga. Corrientes, 2014)

..................................

ME GUSTA LALI EN LA LITERA
Me gusta Lali en la litera
con mi linterna interna entre sus piernas
con su cálida alita de luz
aliterando mi lengua
lengüeteando tierna mi interior
me gusta Lali y su interna alteración
su aliteración y su hálito
su hábito de suavizar mi aleteo
de deletrear mi deleite
y de gozarme entero en la litera

Lali la alígera me gusta, la entera
y certera partera de mi ser.

(de EnCabalgados. Ed. Ananga Ranga. Corrientes, 2014)