Corrientes, lunes 21 de octubre de 2019

Sociedad Corrientes
EN PILAR

Causa Sapucay: cayó en Paraguay el jefe narco “El Gordo” Saucedo

04-09-2019
COMPARTIR     
Era uno de los líderes narcos más buscados de país, procesado en la megacausa Sapucay, cuyo juicio oral comenzó la semana pasada en los tribunales federales de Comodoro Py. Luis "El Gordo" Saucedo (39) fue detenido este miércoles en Pilar, Paraguay, por las fuerzas federales de ese país. Fue capturado en la vía pública, en el barrio Colinas de Pilar, Ñeembucú.

Será trasladado hasta Asunción vía aérea. También fue detenido Antonio Ramón Navarro, quien sería la mano derecha del presunto capo narco.

El operativo de detención estuvo a cargo de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

Por Twitter, la Senad paraguaya escribió: "Dos de los criminales más buscados de Argentina fueron detenidos esta tarde por la SENAD en Pilar.
✔️ Luis Alberto Saucedo "Gordo"
✔️ Antonio Ramón Navarro "Moncho"
Están vinculados con la organización criminal objeto de la Operación #Sapucai realizada en Argentina".

Saucedo, que tenía pedido de captura de Interpol, era uno de los jefes de la organización de tráfico de marihuana junto con Carlos "Cachito" Bareiro (39) y Federico "Morenita" Marín (30).

Luis Saucedo era inspector municipal en Itatí desde 2012 y cobró hasta 2016 un subsidio del plan Programa Hogar destinado a la compra de garrafas sociales. Es apuntado como el cabecilla de la organización a la que habrían respondido el jefe y el vicejefe comunal de esa ciudad correntina. La banda de Saucedo manejaba una flota de 23 automóviles de alta gama, entre ellos dos Mercedes-Benz (modelos Sprinter y Compressor), un BMW 116I, tres Ford Ranger y cinco Toyota Hilux, entre otros. El Gordo o Lucho, como llaman a Saucedo en Itatí, vivía en una casa de dos plantas en la ribera del río Paraná, frente al edificio de la Aduana.



Bareiro, está sindicado como el de mayor poder dentro de la banda narco política. Está procesado en la causa del ex juez federal Sergio Torres; ya estaba preso por otra investigación, cuando este último ordenó su detención en el marco del Operativo Sapucay.

"Morenita" Marín logró mantenerse prófugo hasta octubre de 2018, cuando cayó por visitar a su mujer y sus hijas. Por él se ofreció una recompensa de un millón y medio de pesos.

Para los narcos y sus amigos todo comenzó a desmoronarse el 20 de abril de 2016, cuando un arrepentido declaró ante el entonces juez Torres cómo operaba el triunvirato de contrabandistas de marihuana que se repartía el negocio de la droga en los márgenes del rio Paraná.

Torres y los fiscales de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) habían llegado a Corrientes siguiendo una pista de una organización que vendía marihuana al menudeo en la villa 31 de Retiro –C.A.V.A.-

El arrepentido que declaró en ese expediente le puso nombre y apellido al entramado que, según él, metía al menos seis toneladas semanales de marihuana por Itatí usando chicos de los colegios para descargar las lanchas que llegaban desde la localidad de Ayolas, en Paraguay.

Por la causa están detenidos, desde marzo de 2017, el ex intendente de Itatí, Natividad "Roger" Terán (52), y su segundo, Fabio Aquino (37). Además de ellos, fueron llevados ante el tribunal otros 34 imputados.

La marihuana llegaba de las plantaciones grandes de Pedro Caballero, un pueblo del norte de Paraguay. La traían en camiones hasta la orilla y después en bote para Corrientes. Cada uno de ellos cargaba más o menos 500 o 600 kilos de marihuana.

En el agua había, de lunes a lunes, 50 lanchas de pescadores, con motores nuevos, “importados”, contó uno de los arrepentidos. “De las lanchas pasan a Itatí -detalló un testigo-, allí las cargan en camionetas o pasan a las casas que están linderas al río Paraná. A partir de ahí empiezan a elaborar los grupos, se la reparten, la llevan a destino”.

Este aceitadísimo sistema de tráfico sería impracticable sin un pulido sistema de corrupción. “Ellos tienen todo arreglado con gente de Prefectura, Gendarmería y Policía Federal, también con la Policía local. Además, cargan a cien metros de Prefectura”, declaró un segundo arrepentido, que habló de aun más droga que el testigo anterior.