Corrientes, martes 17 de septiembre de 2019

Opinión Corrientes
A RAÍZ DE NOTAS DE MACIEL/BONET

En torno al populismo y rol de la UCR, por Pablo Almirón

20-08-2019
COMPARTIR     
* No es mi interés terciar en la polémica, Bovino Maciel/ Bonet. Sí voy a intentar deslizar argumentos en torno al Populismo y el rol de UCR en la presente crisis que atraviesa el país.

Estamos viendo en este momento el derrumbe del Primer Experimento Oligárquico (PEO). La oligarquía argentina con el advenimiento de las mayorías populares (Irigoyen primero, Perón después), ha tenido problemas para moverse en el marco de la Democracia Liberal. Las seis dictaduras militares que sufrió la Argentina, siempre estuvo signada por la misma dinámica: los sectores minoritarios vinculados al sector agroexportador y con el control del Poder Real, atacan la institucionalidad del Estado Liberal cuando sus intereses son lesionados. Esos intereses son bastante simples, desde el punto de vista económico es cómo se reparte la torta del PBI. Desde el punto de visto ideológico es defender esos intereses y apelar al Terrorismo de Estado si fuera necesario. Para estos sectores, el enemigo- desde el fin del Fraude Patriótico-, es siempre el mismo: el Pueblo. La oligarquía argentina odia la Democracia de mayorías. Y cuánto más Popular sea esta, más peligrosa es.

De lo que se trata esta vez, y he aquí la novedad, el PEO, diseñó una estrategia populista de derecha para tallar en las lides electorales. Ya no partidos minoritarios (UCEDE, por ejemplo), sino estructuras que les permitan ganar legitimidad con los votos y tomar el Estado, sin militares. Se están tomando la cuestión muy en serio. Lo vienen formando a Macri desde el 2004. Y está claro que no le interesa un hombre de muchas luces. No es necesario. Debe sí, pertenecer a ellos: Macri es Blanco Villegas, Peña es Peña Braun. Ambos apellidos vinculados a la constitución del país agroexportador que se benefició de la repartija de tierras en la Patagonia y luego el resto del país. Cuando se dice que Macri gobierna para esa minoría (un gobierno de ricos, para ricos), se refiere a esa dinámica de linajes. El dilema es de hierro; se necesita el voto de las mayorías, pero se gobierna para minorías. El derrumbe del PRO es una catástrofe para el PEO, pero se sabe que la derecha no duerme. Se terminaron las “caricias significativas” para el niño de la cuna de oro, pero sus correlatos son Larreta/ Vidal. Estos experimentos son continentales. Los territorios son los laboratorios. La embajada de EEUU bien lo sabe porque siempre hicieron lo mismo.

EL CABALLO DE TROYA
Una de las estrategias (y la última) más brillantes que diseñó Elisa Carrió fue otorgar una plataforma nacional al PRO. Usó al radicalismo y su estructura partidaria para diseminar a todo lo largo y ancho del país el veneno macrista. La operación significó que la UCR dilapide su capital ético y baje sus banderas más queridas.

Este renunciamiento dejó al campo Nacional y Popular sin uno de sus bastiones y dejó a la intemperie a la enorme cantidad de argentinos que encuentran en sus postulados un reaseguro a los embates de la derecha conservadora antes, neoliberal hoy. Sólo son dos los partidos populares y de masas que tienen en sus bases ideológicas los fundamentos de una Democracia que sirva a los intereses de esa mayoría: El peronismo y el radicalismo. Ambos han caído en claudicaciones imperdonables y cada vez que eso ocurrió, los argentinos sufrieron. Redistribuir la riqueza, ser solidarios, trabajar para que las mayorías populares vivan cada vez mejor celebrando la Vida, estar orgullosos de estar en un país que piensa y trabaja por El Otro, precisa de estos dos partidos mayoritarios. La UCR, amparados por la sombra ominosa de un personaje a la sazón patético, engendró otros: los Morales, los Aguad, los Cornejo. Colocar el futuro del país en manos de un ricachón al que le es imposible empatizar con el dolor ajeno es una durísima lección para el partido del Peludo, Illia y Alfonsín. En el debe y el haber de nuestra provincia están las cifras: según el Cippes, la Provincia de Corrientes, esta primera en la tasa de indigencia y pobreza. La tasa de pobreza en el sector infantil es del 61,76 por ciento alcanzando a 216.162 personas. Luego de 20 años de dirigencia radical no se oye de la dirigencia una sola autocrítica; máxime teniendo en cuenta los resultados de las elecciones PASO y la contundente derrota de Juntos por el Cambio y sus aliados.

LAS ENSEÑANAZAS DEL PEO Y LOS POPULISMOS NACIONALES
El peronismo, en este momento enfrenta sólo a la ofensiva de la derecha neoliberal. Al radicalismo le va a llevar mucho renovar su dirigencia y enmendar el enorme daño que le hizo a su propia historia. La Alianza PRO-Cambiemos echó mano a los peores recursos para obtener el poder estos cuatro años. Vinieron para quedarse. Van a reagruparse y están listos para desatar una contraofensiva. Nuevos jugadores están en la cancha. Espert es uno de los más peligrosos.

Algunos de los recursos usados son inéditos. Especialistas en Big Data, cientistas sociales inescrupulosos, mercenarios del algoritmo, gánster del fake news, han trabajado a destajo, desde las sombras para ficcionar el odio entre pobres. Los trolls de Peña Braun, ahora en plena debacle, demostraron su eficiencia: lograron que el pobre vote al rico. Que el esclavo celebre al Amo. Inventaron varios fantasmas, entre ellos el Populismo (los errores que comete Bonet malinterpretando al autor de La Razón Populista, tal vez obedezca a eso). La desvergonzada complicidad de periodistas al servicio de los grupos mediáticos, sólo es comparable con el desopilante panquequismo con que hoy ejercitan en las pantallas un giro copernicano que merece ser estudiado en la academia. Eso sí, los Magneto nunca muestran el hocico. Omnipresentes y omnipotentes, el sistema financiero, energético, agroexportador- los grandes ganadores de la crisis-, se lame las heridas y espera paciente. No tienen apuro alguno. Tiran la bomba y esconden la mano. Los pedazos rotos de la Argentina los van a tratar de unir la nueva fórmula con la que el peronismo enfrenta un futuro incierto y por demás complicado. La fórmula FF deberá apelar a lo mejor de la tradición del justicialismo: Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social, para poner al país de pie, hoy de rodillas frente al sistema financiero internacional y carroñeros de cuño nacional.

Toda vez que las fuerzas populares caen presas de esas dinámicas, el pueblo sufre lo indecible. Tal vez haya una lección y es que radicales y peronistas, pacten desde sus postulados más profundos no traicionar nunca más al Pueblo. El bipartidismo parece ser, por ahora, la garantía de un país para todos. Pero para ello, estos dos partidos deben acordar no prestarse más a ser vehículos de las poderosas minorías que se hacen cada vez más ricos a costa del sufrimiento del Pueblo. Otro Experimento Oligárquico, ¡nunca más!

* Docente y cineasta