Corrientes, viernes 23 de agosto de 2019

Universidad Mundo
PROYECTO OGLE

Comienzan a cartografiar la Vía Láctea tridimensionalmente

08-08-2019
COMPARTIR     
El nuevo mapa revela la estructura en forma de S del disco estelar combado de la Vía Láctea.

Midiendo la distancia del Sol hasta miles de estrellas “pulsantes” individuales (cefeidas) dispersas por la Vía Láctea, unos investigadores trazan un mapa de nuestra galaxia a la mayor escala hasta la fecha.

"Nuestro mapa muestra que el disco de la Vía Láctea no es plano. Está deformado y retorcido", afirma Przemek Mroz del Observatorio Astronómico de la Universidad de Varsovia en Polonia y miembro del equipo de investigación. "Esta es la primera vez que podemos usar objetos individuales para mostrarlo en tres dimensiones".

Gran parte del conocimiento actual sobre la forma y estructura en espiral de nuestra galaxia se basa en mediciones indirectas de puntos de referencia celestes y en inferencias basadas en otras galaxias distantes en el universo. Sin embargo, el mapa galáctico elaborado por estas limitadas observaciones es incompleto.

Como numerosísimos faros en distantes costas brumosas, las cefeidas clásicas (estrellas masivas que arden cientos, cuando no miles, de veces más brillantes que nuestro Sol) pulsan a intervalos regulares y son visibles a través de las vastas nubes de polvo interestelar que a menudo oscurecen los cuerpos estelares menos brillantes. Gracias a las variaciones periódicas en su brillo, se pueden determinar con precisión las distancias hasta estas estrellas.

Mroz, Dorota Skowron, también del citado observatorio de la Universidad de Varsovia, y sus colegas calcularon la distancia hasta más de 2400 cefeidas a lo largo de la Vía Láctea, la mayoría de las cuales fueron identificadas por el Experimento de Lente Óptica Gravitacional (Optical Gravitational Lensing Experiment, OGLE), un proyecto que duplicó el número de cefeidas clásicas galácticas conocidas.

Un sector de la Vía Láctea visto sobre la cúpula del telescopio danés de 1,54 metros en el Observatorio La Silla del ESO (Observatorio Europeo Austral) en Chile. La parte central de la Vía Láctea se ve detrás de la cúpula del telescopio de ESO de 3,6 metros, en la distancia. A la derecha se pueden ver las Nubes de Magallanes. Esta fotografía fue tomada utilizando una cámara digital normal con un tiempo de exposición total de 15 minutos. 

Al asignar coordenadas a cada estrella pulsante distante en relación con nuestro sol, el equipo de Skowron y Mroz fue capaz de construir un modelo tridimensional de la Vía Láctea de muy alta precisión. El nuevo mapa define mejor la forma del disco estelar combado de la galaxia.