Corrientes, domingo 19 de septiembre de 2021

Cultura Corrientes
EXPOSICIÓN DE DIBUJOS EN LA 9° FERIA QUE TERMINA HOY

Personajes de ilustración se transforman en mitos colectivos con las letras de cientos de visitantes en la Feria del Libro de Corrientes

21-07-2019
COMPARTIR     
(Por Facundo Sagardoy para momarandu.com) El artista plástico, ilustrador y gestor cultural. Eugenio Led, reflexiona, entrevistado por momarandu.com, sobre creación para objetos culturales de consumo masivo y objetos artísticos durante el transcurso de una muestra de personajes míticos, que alucinó a miles de personas en la 9° Feria del Libro que concluyó este domingo en Corrientes.

Eugenio Led es uno de los artistas destacados en esta feria. Desde 1983 hasta hoy ha participado de más de un centenar de muestras individuales de arte plástico y fotografía, con ilustraciones en más de diez libros y obtuvo varios primeros premios en concursos de artes visuales. Además de artista plástico, es fotógrafo y un brillante gestor que ha inaugurado una “galería de personajes” en esta edición de la Feria Provincial del Libro.

Y junto a ella, entre exposiciones, presentaciones, encuentros y charlas, este artista plástico coordinó hasta este domingo, una original actividad que integra letras y artes visuales.

Led ha formado con obras de José Mizdraji, Jessica Moreno, Fabián Roldán, Ariel Cubilla, Diego Pogonza, Jorge Patiño, Carlos Vivas, Sebastián Sánchez, Anísima, Esteban Gómez, Hernán Ramírez, Emiliano Correa, Manuel Augusto Artigue, Ariel Sosa, Damián Duarte, Casimiro, Darío Ojeda, Paola Ruberto, y de su propia mano, un paseo de obras en tamaño gigante que invitan al público a crear en láminas blancas historias para formar veinte nuevos mitos al término de la 9° Feria.

Las obras ocupan un gran pasillo de galería en una de las instalaciones techadas del predio ferial dentro del ex regimiento N°9, donde desde el lunes 12 de julio pasado, cientos de artistas reciben enormes cantidades de visitantes.

Las obras caen desde el techo hasta casi tocar el piso y forman pasillos más pequeños por los cuales el público puede circular y sentarse para pensar una historia, y si decide participar, también escribir lo que llega hasta su mente y aportar una historia a otra mayor, una historia colectiva de la cual no habrá principio ni final hasta que sea sintetizada bajo el cuadro elegido.

Junto a sus obras, los artistas que las han creado saludan a los visitantes y, con suerte, puede oírse alguna pista para imaginar una historia, pequeños trucos que los dibujantes han dejado dentro de los dibujos en las enormes láminas para crear vínculos entre quienes hayan aceptado escribir a sus pies para animar con letras las líneas ilustradas.


Eugenio Led junto a una de las láminas de historias colectivas en la 9° Feria del Libro de Corrientes.

Momarandu.com habló con Eugenio Led antes de que el original paseo que montó concluya su actividad.

M.: ¿Cómo comienza esta idea, formar un paseo y crear mitos con colectivas en él?
-Eugenio Led: En realidad yo convoqué a los artistas para que hagan un trabajo de la forma más creativa posible, que no haya existido en una leyenda. Este contexto tiene mucho que ver con una leyenda, pero dijimos sacar al Pombero y otros personajes... nada de eso, para crear desde un origen cien por cien sin historia detrás.

M.: ¿Para qué?
-Eugenio Led: La idea es que el público se acerque a escribir historias que den vida a los personajes. En la galería se formó un laberinto de personajes colgados desde el techo, y al pasar uno va viendo y se inspira y escribe una historia, pero cortita, de lectura rápida. No hay mucho tiempo para escribir y terminar pero sí espacio para escribir algo o tan largo.

M.: ¿Cómo lo recibió el público?
-Eugenio Led: El público, fenomenal. Muy bien. La gente lee más rápido al paso, y al paso de la lectura, y va formando parte de esta exposición de historias grandes, que, a su vez, está formada por obras grandes basadas en obras con una medida de A4 cada una, que me los artistas mandaron por mail y que yo cargué en diseño para hacer impresiones.

M.: ¿Cómo se compone esta muestra?
-Eugenio Led: Esta muestra se compone como galería de personajes, algo así como el año pasado cuando hubo una de ilustraciones sobre poetas correntinos. Entonces éramos trece, este año se sumaron veinte, en total. Se va agrandando. El año que viene esperemos que haya más, pero este es un gran acontecimiento para mí porque, en realidad, esa cantidad de gente sumó con ganas, no me pidieron alguna inscripción, ni nada; las puertas estaban abiertas y ellos preguntaron ¿Puedo participar? Sí, está abierta la puerta, respondía yo. No pedí antecedentes ni nada. Acá hay artistas emergentes y hay artistas que tuvieron su trayectoria ya, hecha.

VARIEDAD DE ESTILOS EN DIBUJOS PARA CONTEMPLAR ARTE O INCORPORAR AL CONSUMO MASIVO

El detalle en gigantografía revela diferencias estéticas marcadas entre las obras de los artistas que participan de la galería, resultado de una variadisima “paleta de herramientas” aplicadas a los trabajos expuestos.

“En estos trabajos, por ejemplo, tenés en grabado, están hechos sobre papel, con bisturí y aguja, por ejemplo, que resalta el cartón pintado, que es Jesica Moreno, el de grabado es Damián Duarte, y la mancha en forma improvisada, soplada para que forme patitas es de Esteban Gómez. Son trabajos muy minuciosos porque ellos son tan puntillosos que quieren presentar bien sus trabajos. Los trabajos de Mizdraji, por ejemplo, son a lápiz, sobre el Karai. Tenés el de Pogonza, el diseño que hizo Hernán Ramírez, después está el Musimuri, que es un animal bastante raro, que parece un oso polar pero está en un ambiente tropical y es de Sebastián Sánchez, y también está Cambá Pollo, que es de Patiño, que es de Resistencia (Chaco)”, explica Led.

“Acá también están mezclados los trabajos de collage y diseño, como en el de Paola Roberto, que dibujó solamente con la computadora. Otro tuvo que escarbar la madera para el desgrabado. Manuel Artigues, hace todo sobre animales de los Est68eros del Iberá, pero disfrazados de gauchos, que son insólitos. También está Darío Ojeda, que es de Historieta, caricaturesco, y acá, lo que quiero destacar, ante el público, ante los conocedores de arte, es que hay arte e Historieta, se mezclan los dos y hay dos estilos diferentes, pero están todos juntos, entonces, se ven esas diferencias. Se vé lápiz, tinta china, tinta serigráfica, tinta de grabado, diseño, que se aleja del pincel, los lápices y la pluma”, continúa.


Led creando junto a otros artistas en el laberinto de ilustraciones de su "Galería de Personajes". (Foto: Ariel Cubilla)

Momarandu.com pregunta a Led si esta idea puede, en alguna medida, compararse a la decisión tomada por la Escuela Panamericana de Arte y el Instituto Di Tella, al organizar, en tamaño gigante, la 1° Bienal Mundial de Historieta, en 1968.

Aquella muestra es interpretada hoy como un "momento de quiebre" en el cual un producto comercial, como entonces se señalaba a la Historieta (o al dibujo para Historieta), pasa a valorarse como "objeto de apreciación intelectual", un "objeto artístico".

Entonces, la ampliación de las viñetas descontextualizadas y su ubicación en muros de exposición generan controversia dentro del campo de las Artes Plásticas y, precisamente, de la Historieta y ocurre un "quiebre estético" y se permite a los artistas ingresar al mercado europeo.

-M.: ¿Exhibir dibujos en tamaño gigante, no emula, en cierto modo, las inteciones de la la Escuela Panamericana de Arte y el Instituto Di Tella, en la 1° Bienal Mundial de Historieta, en 1968?
-Eugenio Led: Bueno. Para trascender, es difícil. Vivir del arte es difícil, por eso, lo que yo puedo con esto es dar oportunidad a los artistas de poner sus datos y su mail. Aquellos que escuchamos de ese evento, porque lo contó Juan Sasturain acá, en esta Feria, debemos saber que ellos viven en una metrópolis de la que parten hacia otro nivel, otro nivel de carácter internacional. Acá, el tema, es la provincia, y partir hacia la ciudad de Buenos Aires, y, luego, de la Ciudad de Buenos Aires hacia el extranjero. Es muy difícil pasar de la provincia hacia el extranjero. Es muy difícil, y es otro mercado. Pero, sin embargo, estos trabajos están dando de qué hablar, y estamos haciendo todo lo posible para que los chicos expongan y se conozcan, que la gente conozca y vea a los personajes, reconozca la firma y vea al autor y sus datos, para que pueda hacer un encargo u otro tipo de trabajo que pueda haber. Lo que escuchamos en la charla de Sasturain, de cuando Breccia fue invitado a exponer en el Instituto Di Tella, y esa serie de cosas, escuchamos la anécdota más importante que yo haya escuchado. En el caso de Breccia, y el guión de historieta, para el caso de Sasturain, que también es escritor y periodista, él vio y me contó personalmente, antes de dar la charla, que él no solamente hacía el guión editorial, sino también hacía guiones de novela negra y policial, hablamos de Raymond Chandler, de todos los personajes detectivescos basados en la literatura, y esto, a su vez, basarlo en la historieta, es lo mismo que adaptar un actor y despertar un papel que no existe con características, ciertas características que dan importancia al público. Esto es un trabajo bastante difícil, pero, el trabajo de Sasturain, no fue solamente escribir. Él quedó muy asombrado con respecto a las técnicas que iban en forma evolutiva en Breccia. Breccia comenzó a crear en plumines, luego pasó a rotring, porque ya estamos hablando de la década del ochenta, y estamos hablando del estilo estilografo rotring, y empezó a hacer collage y pintaba todo primero y luego ponía y rompía y hasta llegó a decir yo podría picar una piedra y hacer un collage con la piedra. Lo dijo en un documental. Entonces, era un hombre sin límites de investigación. Yo también estoy abocado a ver y encontrar otros resultados dentro de la investigación.

EL DIBUJO CONTEMPORÁNEO Y SU TRÁNSITO POR EL MERCADO Y LA VIDA DE LAS INSTITUCIONES

-M: De la historieta al museo o del museo a la historieta. ¿Cómo se siente transitar el camino del consumo masivo y del objeto artístico?
-Eugenio Led: Yo, al principio, sentía esas ganas, angustia de poder ver un trabajo publicado. Los chicos, que son artistas emergentes, están en la misma situación por la que yo pasé. Pero a mí me alegra que ellos tengan la misma energía que yo había tenido. Una vez que entrás, no estás conforme, seguís y buscando otras posibilidades que van en un estado de evolución total a mejorar y competir con uno mismo, porque eso ayuda a crecer. No batallar con los otros. Y claro, el mercado es competitivo, pero también hay que pelear. Yo siempre digo a los chicos: si ustedes quieren lograr algo tienen que poner lucha, mucha lucha, mucha práctica, mucha investigación, un montón de cosas, no solamente poner una obra y saltar a la fama. Se trata de un camino que hay que recorrer. Y los que ya lo recorrieron ya saben lo que digo, y ya lo entienden perfectamente. En la década del sesenta, en el siglo pasado, volviendo al caso del que estamos hablando, no había celular, no había internet. Ahora, todos logran algo a través de eso, y con suma facilidad, e inclusive ilustran con facilidad, sacando una foto o con un programa con trucos, y los envían a la red, y ya está. Yo me aferro a lo natural, a los trabajos naturales, entre comillas, a los trabajos que casi no tengan que ver con la tecnología. Hago un poco de los dos, pero soy muy de la parte natural, de las técnicas artísticas, como la acuarela, la témpera, el acrílico, todos pintados, preparados, en papeles, me gusta mucho dibujar en blanco y negro, en lapicera a tinta, en lapicera parker, y con eso trabajo mucho, sin dibujar a lápiz, ¿por qué? porque el lápiz me delata y si tengo un error lo tengo que borrar, con lapicera no. Entonces, de esa manera crezco, pero, como eso, hay muchas cosas, muchas cosas que van sumando, entonces, yo digo, y capaz esto pasó con artistas que tenían y recibían enseñanzas muy estrictas para mejorar, cuando no había internet, cuando no había celular. Así es que yo digo, ese fue uno de los pocos artistas, Breccia, artistas que salieron adelante y se superaron para llegar a ser reconocidos a nivel internacional, solamente desde la parte gráfica. Obviamente, es muy distinto hacer historietas que hacer cuadros como Perceli, Julio Le Parc, Carlos Alonso, es muy distinto. Breccia era más de los libros, de las revistas y de las historietas, pero, sin embargo, estaba considerado como un artista total.

-M.: ¿Qué opinan de la creación por ley del Museo de Arte Contemporáneo de Corrientes Ñande MAC?
-Eugenio Led: Yo opino que es una gran cosa. Tiene que ser realidad. Quiero que se haga el Museo de Arte Contemporáneo. Nosotros vivimos en algo muy reducido, reducido a pocos lugares para exponer. Esto, un museo de arte contemporáneo, partiendo de la idea y el esfuerzo de Luis Niveiro, que es un gran artista correntino, que hace muchos años se fue a vivir a Buenos Aires, y que ahora viene con algo grande, eso, yo quisiera que se construya y se haga realidad porque, de ese modo, habrá otros espacios. Tendría que ser un edificio y de varios pisos, para que tenga más espacio. De esa manera, él, que recibe más obras, y que ya tiene cualquier cantidad de obras en su poder, como coleccionista, podrá desplegarlas a todas, y desplegar el museo, lo cual no sucedería en un espacio reducido. Ya sobre la creación del museo, habrá que prever un muy buen espacio para él, un espacio en el que caber todas las obras, inclusive más salas para los artistas que van a querer exponer, muy seguramente. Tienen que hacerlo.

USO DE PLATAFORMAS DIGITALES, UN RASGO DE GLOBALIZACIÓN AL SERVICIO DEL CONOCIMIENTO

Momarandu.com, por último, pregunta a Led qué opina del uso de plataformas digitales para la creación de puertas de acceso a información sobre el acervo patrimonial en los museos y sobre el contenido de las bibliotecas especializadas.

“Yo opino que las obras de arte en exposición y sus informaciones, y de los libros de arte, como por ejemplo de Alejandra Grinberg, directora de la Biblioteca de Bellas Artes de la Nación, son de mucha utilidad”, señala.

“Hay que ver que muchos extranjeros quieren saber qué hay en el Museo Nacional de Bellas Artes y que tienen las bibliotecas. Por eso, eso pregunta, no es una cuestión, es así, y nada más”, subraya.

Led dice que “cuando no había internet, todos tenían que venir y ver” y cuenta una anécdota en los Esteros del Iberá ocurrida en 2002.

Entonces, yo “no entraba en internet y era muy nuevo para todo el mundo”, señala. “Y ahí (en los esteros) vi un montón de extranjeros que eran de origen británico, viendo, mirando, árboles, pájaros, fauna y flora, en una reserva donde aún se conservan”, comenta.

“Yo pregunté a uno de ellos ¿cómo se enteraron de la existencia de los Esteros de Iberá? Y ellos me dijeron que lo transmitían de voz en voz, en Europa, por allá había quien ya venía, y venían visitando a los esteros desde hacía mucho tiempo antes, antes del año 2000”, recuerda.

“Yo me acuerdo que, cuando empezó la moda de internet, que fue para el 1999, para el 2000, entonces, antes de eso venían. Y yo pensé que Corrientes, una ciudad en una ubicación de paso, era mucho más que eso, pero entonces sólo era de paso. Venían acá y partían hacia las cataratas de Iguazú, y allá se quedaban quince días. Es lo mismo”, compara.

“En los Esteros del Iberá me encontré con un montón de extranjeros. Fijate entonces, ¿cómo llega una persona a parar en un lugar inhóspito, que vino desde allá, pasó por Brasil y desde ahí hasta acá? ¡Sola! ¡Y sin hablar castellano! Con esto quiero decir que, con internet, ya todo está globalizado, y cuando un extranjero expresa "¡qué lindas cosas!", yo respondo que conozco, y cuando ven las muestras grandes, como la muestra de Alonso en el Museo de Bellas Artes de la Nación, hay que ver que ya vienen del exterior a ver esas obras. En la muestra de Alonso, en el último día, la cola para ver obras era larguísima. Cuando expuso Eugenio Cuttica, otro artista, que vivió muchos años en New York, y vino a exponer, la gente esperaba en filas para entrar a mirar. Eso levanta polvareda”, concluye.