Corrientes, jueves 14 de noviembre de 2019

Sociedad Corrientes
TEDEUM DEL DÍA DE LA INDEPENDENCIA

Tedeum: "Recordar quiere decir volver a pasar por el corazón el momento más importante de nuestro país"

09-07-2019
COMPARTIR     
La Iglesia Católica saludó, como es tradición, con un tedeum este 9 de julio, Día de la Independencia, al gobierno de la provincia, e instó a sus autoridades, entre ellas al gobernador Gustavo Valdés, a acentuar sus acciones en el servicio al otro, "sin que nadie quede excluido". "Nuestro aporte generacional es insustituible. Esta parte de la historia nos toca a nosotros", señaló el clérigo a cargo del mensaje pastoral.

El tedeum en celebración del Día de la Independencia Argentina, se llevó a cabo en la Parroquia y Santuario Franciscano "La Merced", luego de que el gobernador asistiera al Toque de Dianas, e izara junto al vicegobernador Gustavo Canteros y al intendente de la Ciudad de Corrientes, Eduardo Tassano, la bandera nacional en la Plaza 25 de Mayo.

Las palabras del Tedeum este año fueron expresadas, en reemplazo del Arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, en descanso por problemas de salud, por Fray Fredy, quien, sin embargo, leyó una carta a las autoridades del gobierno, en la cual, la máxima autoridad de la Iglesia Católica en Corrientes, solicitó "agradecer a Dios profundamente el don de nuestra independencia de nuestra querida nación" y renovar "el compromiso de seguir construyéndola con la pasión por la verdad, amando a todos sin excluir a nadie".

"Nos reunimos hoy para pedir por todos los que hacemos la patria, comenzando por los hermanos que nos sirven en el servicio de estar adelante en el gobierno, para poder recordar y poder agradecer a Dios por inspirar en nuestros hermanos que nos precedieron ideales tan buenos como los de la libertad, libertad que movió tan nobles gestos de independencia", dijo, luego, el clérigo a cargo del tedeum.



"Somos parte de esta rica historia, que lucha por la verdad tan profunda del hombre. El hombre que piensa en los demás es aquel que puede ver que el bien de los demás es también un bien para sí mismo", señaló. "San Pablo en su carta a los Efesios reconoce lo que Dios regala al hombre: somos hijos adoptivos y como hijos adoptivos podemos aprender a conocernos, a querernos, a acompañarnos", citó.

Somos "llamados a ser santos por nuestro bautismo, porque esa es la voluntad de Dios. Él quiere el dar de sus hijos. A cada uno en su situación, puede ser algo para que eso se lleve a cabo. No nos olvidemos de nuestra condición. No nos cansemos de hacer el bien. Busquemos siempre la paz entre todos. Recordar quiere decir volver a pasar por el corazón el momento más importante de nuestro país", sostuvo.

"Es para que nosotros sigamos escribiendo esta historia que nos toca. En cada uno está llenar esta parte de la página. Contamos con Dios, que siempre nos acompaña, es el señor de la Historia, señor de nuestros días", afirmó.

"Ojalá no hubiera injusticias para cantar, no hubiera presos en las cárceles, alas rotas, pájaros que se caen, ojalá no hubiera alambrados que separen, banderas que dividen, puertas duras que se cierran, llaves silenciosas que encierran", continuó el prelado sobre palabras de una canción que agregó a su mensaje.

"En el evangelio que hemos escuchado comprendemos a Jesús enseñando a un hombre que se acerca a él porque tenía un conflicto con su hermano, un problema de herencia, ¿Y como terminan los problemas de herencia? Con peleas", continuó. "El codicioso piensa solamente en sí mismo, porque alguien que posee abundante riqueza estas no le garantizan la vida, o le garantizan para nada la vida. Dice, Jesús siempre enseña, de acuerdo a la situación que va pasando, sabe leer los momentos, nos invita también eso a nosotros, leer el momento de esta parte de la historia que también nos toca a nosotros", subrayó luego.

"Dice, nos invita a no ser como los necios, ¿y nos invita a pensar en qué es lo realmente importante en la vida? El servicio a las otras personas", destacó. "Nosotros sabemos qué es lo más importante en la vida. Nuestros próceres lucharon por ideales que eran para el bien de todos", dijo el religioso. "Este hombre en la palabra sólo pensaba en sí mismo, para su bienestar. Podemos pasar la vida pensando en uno mismo, en nuestra comida...", reflexionó.

"Tenemos buenos ejemplos, de servicio en tantos hermanos que han dado su vida por los demás", continuó.

"Entre el pasado y el futuro, opté por este último, con la consigna de transmitir la memoria de la utopía viva de una vida bien vivida, y de una esperanza puesta en su capacidad de suscitar sueños dormidos del hombre, sabiendo que ahora, ahora que la historia, no comenzó con nosotros, ni terminará con nosotros, pero con a la firme convicción de que nuestro aporte generacional es insustituible", sostuvo sobre otra cita.

"Esta parte de la historia nos toca a nosotros", expresó.

"Tenemos la confianza del pueblo, que sigue creyendo en nosotros, sigue creyendo en nuestras palabras", afirmó.

"Que nuestro bien Dios nos satisfague a todos, que nuestra historia sea recordar como hoy están recordando a nuestros próceres que nos regalaron la libertad", deseó, por último.