SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad País Martes 07 de febrero de 2006 
EPISCOPADO ARGENTINO
Bergoglio negó que haya conflictos con el Vaticano
El cardenal argentino Jorge Bergoglio negó diferencias con el Vaticano por la designación de Obispos no ternados por el Episcopado Argentino.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Uta no va al paro nacional
Reflotan debate por traslado de la Capital
Día Nacional Por una Argentina Sin Chagas
Dura acusación de Carrió a Capitanich
Explosión en un super mercado chino
Todo lo que hace el Papa “está bien hecho” y cualquier interpretación sobre un posible conflicto entre el Episcopado argentino y la Santa Sede “no corresponde al espíritu eclesial”, dijo ayer el cardenal Jorge Mario Bergoglio al llegar al país.

La afirmación del presidente de la Conferencia Episcopal Argentina fue ratificada por su vocero, el padre Jorge Oesterheld. “El cardenal quería dejar en claro que el Pontífice nunca se equivoca”, dijo Oesterheld a LA NACION.

En un claro gesto para descomprimir la tensión registrada a raíz de la designación de tres obispos, lo primero que hizo Bergoglio cuando llegó a sus oficinas de la curia porteña fue llamar a cada uno de los religiosos involucrados.

Según informaron a LA NACION los monseñores José Luis Mollaghan, Fabriciano Sigampa y Oscar Domingo Sarlinga, el cardenal primado les dijo que no es verdad que sus nombres hayan sido mal recibidos por el Episcopado argentino y que él no viajó a Roma para reclamar ante el Vaticano por sus designaciones.

“Me dijo que le habían llamado mucho la atención los temas que se trataron en la prensa argentina durante su estadía en Roma”, dijo Mollaghan.

Sigampa, quien también recibió el llamado de Bergoglio, afirmó a LA NACION en La Rioja que “hay una campaña en contra del Episcopado”. Y agregó que el cardenal primado de la Argentina le dijo que nada de lo que se está diciendo es cierto.

Luego de dictar en España un retiro espiritual a los obispos miembros de la Conferencia Episcopal de ese país, la semana última Bergoglio visitó el Vaticano para participar de las reuniones preparatorias del Consejo Postsinodal.

Durante esos días, fuentes vaticanas dejaron trascender que el religioso argentino, de creciente prestigio en la Iglesia en todo el mundo, expresaría el malestar que habría provocado en la Argentina la designación de los nuevos titulares de las arquidiócesis de Rosario y Resistencia y de la Diócesis de Zárate-Campana, los monseñores Mollaghan, Sigampa y Sarlinga, respectivamente.

Esos religiosos no habrían integrado las ternas propuestas por el Episcopado Argentino, sino que habrían sido agregados por funcionarios de la Secretaría de Estado vaticana, que conduce el cardenal Angelo Sodano a la lista enviada a la Santa Sede por la Nunciatura en la Argentina.

"Es muy extraño que se hayan filtrado los nombres que realmente integraron las ternas sugeridas primero por el Episcopado y luego, por la Nunciatura", dijo ayer a LA NACION una alta fuente eclesiástica argentina.

Según habían informado las mismas fuentes que revelaron las ternas, en la Secretaría de Estado vaticana reinaría cierta animosidad hacia el arzobispo de Buenos Aires, el segundo cardenal entre los más votados, después de Joseph Ratzinger, en el último cónclave.

"El Papa no se equivoca"
Ayer a la mañana, apenas bajó del avión que lo trajo desde Italia, Bergoglio no esquivó, como siempre hace, a los periodistas que buscaban entrevistarlo.

Al ser consultado sobre las últimas tres designaciones episcopales, dijo que todo lo que hace el Pontífice "está bien hecho" y que las afirmaciones que dan cuenta de un conflicto entre el Episcopado y la Santa Sede "no se corresponden con el espíritu eclesial".

Agregó: "No está el Espíritu Santo en quienes hicieron una lectura política de asuntos eclesiásticos", y subrayó que entre los obispos reina un espíritu de comunión.

Sobre sus expectativas para este año, auguró paz, trabajo y salud, y acerca de si espera alguna invitación para encontrarse con el presidente Kirchner, sin entrar en precisiones, dijo que las puertas siempre "están abiertas".

Oesterheld, director de prensa del Episcopado, dijo después a LA NACION: "El cardenal quería dejar en claro que el Papa nunca se equivoca".

Ayer, el vocero no dio mayor información sobre las reuniones que Bergoglio mantuvo en el Vaticano. "Hasta que no me encuentre con el cardenal, no tendré precisiones sobre lo que pasó en Roma", dijo Oesterheld, quien tenía previsto ver hoy a su superior en el Episcopado.

Una vez que dejó las valijas en su residencia frente a la Plaza de Mayo, Bergoglio no esperó ninguna intermediación para hablar con los obispos Sigampa, Sarlinga y Mollaghan.

Como siempre lo hace, tomó él mismo el teléfono y buscó a los religiosos hasta encontrarlos. "A mí me llamó tres veces porque yo tenía el celular apagado", contó a LA NACION Sarlinga, quien se encontraba en una reunión con monseñor Rafael Rey, a quien reemplazará en la Diócesis de Zárate-Campana.

Sarlinga, que deja vacante la Diócesis de Mercedes-Luján, dijo también que Bergoglio le había mandado un fax desde Roma el viernes pasado, cuando se hizo pública su designación. "Me expresó su total solidaridad y se puso a disposición para todo lo que fuera necesario", dijo el obispo, que con sus 42 años es el más joven del Episcopado Argentino.

Ayer, cuando consiguió comunicarse con Sarlinga, el cardenal le reiteró su afecto y le transmitió que no hubo de su parte ninguna intención de quejarse por los nombramientos.

"Bergoglio fue uno de los obispos que consagraron mi designación episcopal en 2003", dijo el religioso, que integraría un sector considerado conservador dentro de la Iglesia en la Argentina. Al ser consultado sobre esta afirmación, Sarlinga dijo: "Niego categóricamente ser un obispo conservador, si por eso se entiende rigidez, apego a formalismos, alejamiento o desatención del pueblo de Dios".

Admitió que en el Episcopado puede haber diferencias de perspectivas entre los religiosos, pero que prevalece la unidad. "Esas diferencias pueden ser acentuadas por los medios de comunicación, pero nosotros [los obispos] tenemos que prestar atención a comunicar bien las cosas", agregó.

Mollaghan, sorprendido
El actual obispo de San Miguel y ex secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José Luis Mollaghan, asumirá el 18 de marzo como arzobispo de Rosario, vacante que dejó monseñor Eduardo Mirás al renunciar por razones de edad.

Mollaghan recordó a LA NACION que el 22 de diciembre, cuando se conoció su nombramiento, recibió una llamada de felicitación del cardenal primado y salutaciones de muchos obispos.

"Dicen que yo tengo mala relación con mis hermanos en la fe, pero, evidentemente, no me conocen", dijo el obispo, y agregó que las designaciones del Papa son recibidas "como llamados de Dios tal como lo afirma el evangelista Juan: «No son ustedes los que me eligieron a mí, sino Yo quien los elegí a ustedes»".

FUENTE: LA NACION


Click para ingresar