SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad Corrientes Miércoles 28 de setiembre de 2005 
MEMORIA E IDENTIDAD
Sobre el idioma guaraní (4)
(Por Girala Yampey*, especial para momarandu.com)Hemos escuchado decir: No queremos el "guaraní paraguayo", queremos el "guaraní Correntino". Considero que, sin desconocer que existen ciertas diferencias, ellas son tan mínimas que están muy lejos de merecer tal rechazo o separación.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sobre el idioma guaraní (5)
Sobre el idioma guaraní (3)
Sobre el idioma guaraní (2)
Sobre el idioma guaraní (I)
Jornada contra el femicidio
ACDP conmemora su 59 aniversario
Condena de 3 años por muerte del cabo Cristian Torres
Cuatro comunas impulsan predio común para residuos
Campaña en la web reclama al Congreso designar al Defensor del Pueblo
Apenas podrían ser consideradas como particularidades, productos de la carencia de escrituras en guarani que, muy prontamente, serán borradas por la interacción de los guarani parlantes. Son irrelevantes. Tal postura solamente nos distancia, nos aleja el uno del otro, nos separa y confunde, en vez de convocarnos al entendimiento y la integración. Las pocas diferencias, nada tienen que ver con singularidades de ninguno de ellos. Ambos forman una unidad dialectal innegable.

Los pequeños matices de pronunciaciones o el hábito de usar una palabra por otra similar, pueden ser llamados modismos o hábitos pero no pueden ser confundidos como diferencias idiomáticas. Decir guarani paraguayo y guarani correntino, es una falacia, pues se afirma una aparente verdad que oculta la verdadera.

Las similitudes entre ambos hacen a la cuestión, mucho más que las pequeñas diferencias. Éstas merecen ser mejor observadas para designarlas con otro nombre. Quienes hablan guarani, saben lo que pasa; quienes no conocen el idioma, creen que se trata de lenguas distintas y quedan confundidos. También se inventó lo del "guarani goyano", debido a alguna pizca de variación. No es razonable. Es un perjudicial.

En la zona guaranítica siguen deambulando parcialidades de genuinos guaraníes que mantienen diferencias dialectales, por herencia cultural. Entiendo que no debemos intentar corregirlos ni pretender adoptar sus dialectos. Si quisiéramos tomar una designación puntual para distinguir el guarani que se habla en Paraguay, Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Uruguay y el Brasil, podríamos llamarlo "Guarani criollo", por ser el fruto del mestizaje, de sangre y cultura.

Es inadecuado y contraproducente decir: "guarani correntino o paraguayo". Entre ambos no existen disparidades que los dividan. Las pequeñas diferencias en modalidades, son fácilmente comprensibles para todos. Entre ellos se entienden, sin problemas. Mediante la escritura se informarán mejor y podrán aceptar o no el uso propuesto o, sin cambiar nada, seguir con sus matices o regionalismos.

El único inconveniente del guarani que tuve en Corrientes, se produjo por la palabra Ujeive (más antes - a la mañana) y Pyhareve (después de la noche - a la mañana) Ambos vocablos son genuinamente guaraníes. Solamente difieren por la costumbre de usar uno u otro para designar una misma cosa. Pero existen palabras que se pronuncian en forma distinta como: Nendivéi por Nendive; Pende por Pe'ê; Miri por Michi, en Corrientes y Paraguay, respectivamente. Otras palabras guaraníes son utilizadas aún en Paraguay y ya no en Corrientes por ser reemplazadas por castellanas. En un rápido rastreo, he recogido los siguientes vocablos con pronunciación diferentes. Los cito a continuación, primero cómo se dice en Corrientes y, seguidamente, cómo se dice en Paraguay:
Ohópota por Ohóta; Ajujevy por Ajujey; Eréichupe por Eréchupe; Nendivei por Nendive; Anchéne por Anichéne; E'conta por Eipapa; Kóva por Kóa; Amóva por Amóa; Embofíla por Embohysýi; Naimarâi vaerâ por Marave ndoikói; Ijaigue (correcto guarani) por Ivai (también correcto guarani); Miri por Michi o solamente el diminutivo I.; Chendivéi por Chendie; Tuvicha por Tuicha; Ha'e potahue ndéve por Ha'eta ndéve.

En Corrientes se dice: Ajapópota, ahápota, haúpota, haúta, hayúpota (voy a hacer, voy a ir, voy a comer, voy a beber), en el Paraguay: Ajapóta, aháta, haúta, hayúta. La diferencia está determinada por la dinámica en la fonética. Es muy propio del guarani, que es aglutinante, juntar dos voces, apocopar y hacerla más fluida.

Como podemos notar, son diferencias que bien pueden ser atribuidas a la falta de intercambios en el hablar, sobre todo por la carencia de escritura. Se tratan apenas de modismos o matices. No existen grandes diferencias, como encontramos en otros países, para designarlos Dialectos. El inglés de Inglaterra se diferencia del norteamericano, mucho más acentuadamente que las desigualdades del guarani.

Además, en los mismos Estados Unidos, cuando hablan entre ellos, distinguen al Bostoniano del de Massachussets, San Francisco o Neoyorquino. En Italia, los del sur tienen verdaderos dialectos incomprensibles a los demás, como el llamado Cocoliche. Ésas sí son diferencias. Como comparación más cercana, podríamos decir que los argentinos del norte hablan un diferenciado castellano cuando pronuncian la y como i. Los correntinos tienden a suprimir la S. Los porteños con su yeismo (cambiando el sonido de la LL por Y), su Sho (en vez de yo) su maniana (en vez de mañana), están destruyendo el idioma y desorientando la buena escritura. No sabemos hasta donde llegarán.

Podemos afirmar que en relación del guarani correntino y el paraguayo, es mayor la diferencia existente entre el castellano hablado por los porteños y el castellano hablado por los correntinos. Nadie sin embargo habla de "castellano porteño" o "castellano correntino"

Por otra parte, tanto en Corrientes como en Paraguay, el guarani ha venido prestando del castellano, en forma exagerada e innecesaria, palabras que existen y siguen siendo usadas en el propio guarani. Así se ha llegado al llamado"Jopara" (mezcla), por la saturación castellana, que perjudicó enormemente el mantenimiento del avañe'e, desfigurando el idioma propio.

Los paraguayos y los correntinos, deben amoldar su hablar guarani, ajustándose a lo que debe ser, favoreciendo el pulido, brillo y esplendor del idioma. Las correcciones que se acepten deben beneficiar al entendimiento, no a las diferencias, Deben ser realizadas conforme a las necesidades, a la utilidad de los vocablos y la conveniencia de las propuestas. Nada puede imponerse. Deben respetarse los regionalismos y modalidades o como se llamen. La cuestión es no perder la identidad de la lengua madre ni avasallar la idiosincrasia del guarani parlante.

(*escritor e investigador)


Click para ingresar