SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad Corrientes Miércoles 16 de diciembre de 2003 
Tony, cayó cerca de un árbol
Testimonios de la represión
Los testimonios de los testigos se encuentran en la justicia en el marco de las denuncias penales contra las fuerzas represoras y el gobierno nacional. El siguiente es el de: Oscar Pavón, que recibió un impacto de bala a dos centímetros del corazón. Sus pulmones se vieron seriamente comprometidos.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Piden careo entre Storani y el comandante Chiappe
Acto frente a las cruces
Concentración frente al Juzgado Federal
Qué ocurrió el 17 de diciembre del 99
Conmemoraciones en homenaje a las víctimas
Promueven prohibición de venta de medicamentos en kioscos y distancia mínima entre farmacias
Cooperativistas en jornada de fortalecimiento de industrias correntinas
Especialistas analizan impacto de agroquímicos en salud y ambiente
Capacitación: “Mujeres contra las Violencias”
Leve suba del consumo de energía en Corrientes en octubre
"Yo estaba en la Costanera, frente a la Usina (Planta de Energía Eléctrica). No recuerdo la hora, tal vez las 3 de la mañana. La verdad estaba pendiente del movimiento inusual en la usina. Me llamó la atención el despliegue de personas. Momentos después, se escuchó una explosión. Una gran bola de fuego se veía en el lugar. Pensé en un accidente. El ambiente se enrareció. Toda la zona estaba a oscuras. Yo había estado en el Puente a eso de las 12 de la noche, más por curiosidad que por otra cosa. Acá va a pasar algo, pensé. Efectivamente, algunos minutos después pasaban varios colectivos a todas marcha en dirección al Puente. Iban cargados de gendarmes. Ahí dije vamos: puse en marcha el auto y salí. Cuando pude llegar a la zona, ya habían empezado las detonaciones, las bengalas, los gases, de todo, un desastre, la gente escapaba en la oscuridad, más que anda se refugiaba en la 3 de Abril. Allí empezó el reagrupamiento, a tirar piedras, ladrillos, lo que se tenía a mano. La presión era impresionante. Los gendarmes retrocedían y volvían a avanzar. Así, hasta que amaneció. La gente se animo todavía más, iban e iban contra los gendarmes. Por comentarios supe que la parte mas dura ocurría en el Barrio Ferré, se decía que había fuertes enfrentamientos. Que los gendarmes disparaban, no sé si balas de plomo o qué. Yo ví gendarmes tirando, pero no podría distinguir. Otros, aseguran que los gendarmes disparaban con escopeta. Ahí fue que corrí hasta el Ferré. Pude ver a la Gendarmería meterse entre los edificios, y disparar. Reconocí incluso a uno de los heridos, de apellido Meza, lo conozco por el tema del fútbol, sé que también le dicen "Resorte". Tenía una herida en la espalda. Yo mismo lo vi, porque levanté su remera y vi su herida. No me olvido nunca, porque, después cuando yo vi mí herida, era la misma cosa: un punto y una gotita de sangre corriendo. Lo cierto es que cuando lo encontré en ese estado me dije: "Yo, salgo de acá" . Serían las 7,30 o. Bueno, entonces salgo nuevamente a la Avenida. Llovían los gases; primero apuntaban hacia arriba, pero después tiraban directamente a la altura de la gente. Ya ni sé si hacía efecto, porque aparentemente nadie se atemorizaba con los impactos de las municiones. Ahí sentí que la Gendarmería se veía desbordada. La gente se enfervorizaba: "No tienen más proyectiles"- "Están cansados"- " Vamos"- se gritaba. De pronto veo a un muchacho correr y trastabillar; no llega a caer porque es sostenido por algunas personas. Después supe que se llamaba Antonio Alegre (Tony) "Lo hirieron. Lo hirieron", se escuchó. No podía creer que estuvieran tirando, menos en ese lugar. En el Ferre, quizás...bueno, podía ocurrir cualquier cosa. Pero en la Avenida, ni se me pasó que estuvieran tirando con plomo. Tony fue herido en la Avenida, por la vereda de la banda Norte, cerca de un árbol, donde están unos quioscos.

Me entró curiosidad por saber qué tanto estaban tirando o hasta dónde serían capaces de hacerlo. Caminé hasta la estación de servicio. Los gendarmes ocupaban la Avenida prácticamente hasta Chaco. Los tenía prácticamente enfrente. Pero yo, a toda costa, quería saber qué tanto tiraban. Junté coraje, y me adelanté todavía un poco más. No llevaba nada para ir a lastimarlos, solamente una remera sobre la cabeza.... por los gases..... estaba en short y zapatillas, ni una piedra en la mano. Cuando hice unos metros, empezaron a sonar los disparos. Algo de armas conozco, solía cazar, con rifle calibre 22; tiré con escopeta, además, hice el servicio militar. Me parecieron disparos al aire, pero eran de grueso calibre, se distingue fácilmente, sobre todo en un arma larga, se nota cuando es de un rifle, porque el sonido es más fino que el de una escopeta o un arma similar. En esa descarga recibí el impacto y me caí al suelo. Sentí que el choque me levantó y me tiró de espaldas. Cuando me levanté me saqué la remera que tenía anudada en la cabeza, la puse a la altura del pecho y salí corriendo. Para mí los disparos no partieron del grupo de gendarmes que tenía enfrente, sino de gente apostada en otro lugar. El impacto fue a dos dedos del corazón. La bala me cruzó de lado a lado. Me atravesó los pulmones.. cuando me levanto, no podía respirar, Empecé a correr. Me sentía atorado. Ni miré la herida. La gente me decía: "Ahí está la ambulancia, que te lleve". "No. No", les contestaba yo, porque me sentía bien; aunque un poco atorado. Me mojan la cabeza, y se acerca un oficial de policía y me dice: "Te vamos a llevar". Yo no quería saber nada. Y hacía flexiones porque estaba atorado. Cada vez respiraba con más dificultad. Entonces el oficial me levanta la remera y ahí veo el puntito y el hilito de sangre. Me cargaron en esos jeep de la policía. Me ahogaba; me faltaba el aire. En el hospital escuché que el oficial que me había trasladado dijo: "Disparo de arma de fuego". Ahí vi a uno de los fallecidos. Un muchacho que se había desangrado totalmente. Lúcido todo el tiempo, pasé cinco días internado.

Y ahí terminó mi historia, con la famosa represión. Voy a ser sincero. No me fui a la zona de conflicto por política, dinero, o necesidad, ni porque alguien me llevó de la oreja. Todavía me causa gracia cuando escucho esa gente que habla de activistas. A mí también me podrían llamar activista, pero yo, nada que ver. Eso sí, lo que pasaba era injusto, una represión semejante. Si tenías un poquito de amor propio, tenías que estar ahí. Mis hermanos me decían: vos estás loco, tenés dos chicos, mujer. Pero yo sentía que tenía que estar ahí. Y no me arrepiento. ¡ Tamaña represión! . ¡Menos mal que era gente nueva la que venía a gobernar! Recuerdo a Storani (Federico) cuando vino a hacer campaña: ¡Todo se va a solucionar! Así decía. Es doloroso todo esto. Para la gente; para la gente que se vio realmente afectada, sobretodo. Yo, sinceramente, arrepentido no estoy. Nunca fui a una manifestación política, no pertenezco a ningún partido político. Creo que los problemas tenemos que arreglarlos entre nosotros, porque cuando vienen desde otro lado, uno siente como que te invaden. Pero, arrepentido, no estoy.


Click para ingresar