SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad Corrientes Jueves 25 de marzo de 2019 
ESTUDIO DEL IMPACTO DEL PARANÁ SOBRE EL PAISAJE
Reconstruyen cómo se formaron los ambientes de Corrientes mediante el análisis de microfósiles
Investigadores del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (UNNE-CONICET) y la Facultad de Ciencias Exactas (UNNE) reconstruyen los efectos de las variaciones climáticas y de la vegetación de Corrientes en el Cenozoico tardío para determinar la incidencia del cambio de dirección del río Paraná en la modelización del paisaje de la provincia.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
“Madre Tierra”, el nombre de la madre de todo
Presentaron el Segundo Encuentro Provincial de Artesanos y Emprendedores
Rige desde este lunes nueva ley de Lealtad Comercial
Subió 2,3% la brecha entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor
Desplome de ventas de autos y motos en provincias de la región NEA

La Mesopotamia argentina es una llanura limitada por grandes ríos, y presenta una interesante historia ambiental y de cambios climáticos. En ella se encuentra la provincia de Corrientes, una llanura suavemente ondulada, rodeada por los grandes ríos Paraná y Uruguay, y en su interior aún más superficie cubierta por agua de esteros, lagunas, y más ríos, entre otras formaciones.

Hasta hoy, se sabe que estos grandes ríos fueron agentes de sedimentación y modelización del paisaje en casi todo este territorio. Esto es así porque en él predominan sedimentos que datan de la última parte de la era Cenozoica, cuya división de escala temporal geológica traslada el presente 66 millones de años atrás, lapso que se extiende hasta hoy, principalmente dentro del Cuaternario, que corresponde a los últimos 2,58 millones de años.

En este presente histórico, el río Paraná fluye a través del norte y oeste de la provincia, pero mucho tiempo antes este río corría sobre tierras al este hasta que comenzó a cambiar su dirección y su posición hacia su ubicación actual.

De esta evolución se sabe que fue controlada por cambios climáticos que han ocurrido con origen en el Cenozoico medio.

La migración Este-Noroeste del río Paraná, como la llaman los científicos, es la consecuencia más notoria de estos cambios climáticos, y del papel que han jugado en la constitución geomorfológica de la provincia.

A ellas se deben las formaciones geológicas “Ituzaingó” (Plioceno-Pleistoceno Inferior) y “Toropí/Yupoí” (Pleistoceno Superior), las más ampliamente distribuidas en territorio de la provincia de Corrientes, depósitos fluviales relacionados en diferentes momentos con el actual río Paraná.

Sobre esas formaciones, hoy día existen estudios paleontológicos y estratigráficos pero los datos que arrojan estos análisis son insuficientes para reconstruir cómo variaron los entornos de aquel tiempo y saber cómo pudo haber afectado a la vegetación de la última parte del Cenozoico la migración del río Paraná.

Ahora, esta razón impulsa una investigación en el Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, UNNE-CONICET) y la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE que busca profundizar en el estudio de dichas formaciones geológicas en Corrientes mediante la técnica de análisis fitolíticos.

FITOLITOS DE BELLA VISTA Y EMPEDRADO BAJO ESTUDIO

Los fitolitos son estructuras minerales microscópicas de origen vegetal, cuyo estudio las señala hoy como una valiosa herramienta para describir la composición y las variaciones composicionales de comunidades vegetales en distintas regiones fitogeográficas de Argentina, y para caracterizar paleoambientes no solo en sedimentos cuaternarios de la Argentina, sino también aún más atrás en el tiempo.

En este estudio se considera viable el análisis de los “silicofitolitos” (fitolítos de sílice) como técnica de estudio paleontológico de las formaciones Ituzaingó y Toropí/Yupoí, a fin de reconstruir esos ambientes en el pasado e interpretar los cambios y evolución de la vegetación a lo largo del Plioceno-Pleistoceno que acompañó a la migración del río Paraná.

La doctora Silvina Contreras, responsable de la investigación que cuenta con la dirección del doctor Alfredo Zurita, investigador del CECOAL y FaCENA así lo explica.

La investigación es considerada el primer estudio detallado de microfósiles silíceos de las principales formaciones de geológicas de la provincia de Corrientes. Para ella se seleccionaron dos localidades al noroeste de la provincia de Corrientes (Bella Vista y Empedrado), donde se llevó a cabo la recolección de muestras en el campo, en dos sitios diferentes en cada localidad.

Luego las muestras fueron procesadas en el laboratorio y posteriormente observadas en el microscopio para el recuento y análisis de los fitolitos. La mayoría de las muestras presentaron microfósiles silíceos y sus asociaciones recuperadas sirvieron para las reconstrucciones ambientales. Como los fitolitos son minerales que se solidifican en vegetales, su estudio permite inferir qué vegetación había en el lugar en que se lo encuentra.

CORRIENTES HACE MILLONES DE AÑOS: LLANURAS DE INUNDACIÓN CON CLIMA SUBTROPICAL

De acuerdo a los resultados preliminares del estudio, los sedimentos fluviales plio-pleistocenos de la provincia de Corrientes contienen distintos microfósiles silíceos con alto predominio de fitolitos y espículas de esponjas, que resultaron ser buenos indicadores paleoambientales, especialmente en la Formación Toropí / Yupoí. En dicha Formación (Toropí / Yupoí), las asociaciones de microfósiles eran abundantes y diversas, especialmente en la unidad más joven (Yupoí, de 36 mil años de antigüedad). Se trata de una llanura de inundación con ambientes que varían de abiertos a cerrados, con un clima subtropical y condiciones estacionales.

Para los investigadores, los conjuntos bien conservados sugieren comunidades de vegetación heterogéneas en los distintos sitios muestreados, infiriendo ambientes de humedales y pastizales a sabanas de arbustos/árboles o palmares y bosques sobre la llanura de inundación del Pleistoceno tardío.

En este escenario, la heterogeneidad ambiental observada en Toropí / Yupoí estaría asociada a la actividad de los cursos fluviales sobre los sitios analizados. En Empedrado, comunidades de arbustos/árboles leñosos con pastos y pastizales fueron reemplazados por palmerales y humedales. De manera similar, en Bella Vista, las comunidades de plantas leñosas fueron reemplazadas por humedales y pastizales.

“En algunos de los sitios estas observaciones fueron probablemente asociadas a inundaciones del río sobre su llanura de inundación” señala la doctora Contreras, quien además es docente en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE.

En la Formación “Ituzaingó”, destacan sedimentos arenosos más gruesos que la Formación Pleistocena, por lo tanto fue más difícil el hallazgo de los microfósiles o se los encontraba dañados.

Los pocos elementos diagnósticos observados en los conjuntos pliocenos de la Formación de “Ituzaingó”, hicieron las interpretaciones ambientales más difíciles, no obstante, según el estudio, esta Formación podría estar relacionada con ambientes fluviales caracterizados por vegetación herbácea / leñosa con presencia activa de agua en la zona de Empedrado y con sotobosque bien desarrollado en la zona de Bella Vista.

Ahora, los investigadores del CECOAL y FACENA-UNNE, avanzan hacia estudios adicionales en otras localidades del área de estudio para probar la influencia de las migraciones de los ríos en el cambio medioambiental para capturar más datos paleobotánicos que expliquen los cambios de vegetación en el Cenozoico Superior de Corrientes y continuar mejorando el conocimiento de los paleoecosistemas de la provincia.

Su objetivo es reconstruir la evolución de la vegetación que acompañó los cambios climáticos y la migración del río Paraná a su ubicación actual y generar información específica más allá de los estudios paleontológicos conocidos en las formaciones de Corrientes, casi todos ellos relacionados a fósiles de vertebrados, particularmente mamíferos.

El conocimiento generado, y otros esperados, pueden aportar información para tejer nuevas hipótesis respecto a la relación de los ambientes y la presencia de la fauna que habitaba la zona en el pasado.


Click para ingresar