SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Sociedad Corrientes Lunes 27 de diciembre de 2015 
INFORME ESPECIAL
La contaminación del vertedero Cateura data de hace más de 30 años

Las inundaciones traen a la palestra el tema
del vertedero Cateura de Asunción

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El año termina con un río Paraná que fluctúa, un Paraguay que se estaciona y un Uruguay que crece
Vertedero en Paraguay: estudios de agua en la región descartan contaminantes
Aseguran que la calidad del agua potable está garantizada
El colmo: cortan el Puente para pedir la libertad de un dirigente sindical
Bajo presión el Concejo Deliberante aprobó la primera lectura del aumento del boleto
La capital correntina seguirá sin servicio de colectivos ERSA hasta que no paguen lo adeudado
Para la CNRT Ersa no está en infracción por la caída del servicio Corrientes-Chaco
Inundaciones, tormentas severas e incendios forestales, riesgos sobre los que se trabajará en el NEA
Es un tema que, en realidad, lleva más de 30 años sin resolverse. En lo que toca a esta región informes oficiales no esperan niveles de contaminación significativos y la empresa Aguas de Corrientes asegura que la calidad del agua está garantizada. (Ver relacionada). Momarandu.com realiza un informe especial sobre el tema. Aquello de que “nada se pierde, todo se transforma”, sirve para describir la situación que hoy atraviesa la región -más allá de las inundaciones- con el vertedero de Cateura (Paraguay). Ante especulaciones de todo tipo que hacen referencia a una catástrofe ambiental en la región a causa de que el río Paraguay estaría contaminado por este vertedero y afectaría al río Paraná, momarandu.com realizó un informe sobre el basurero a cielo abierto más grande de Paraguay que daña con sus contaminantes, desde hace más de 30 años.

¿Desde cuándo está el vertedero en Cateura? Primero debemos explicar que en Cateura hay o había..ya quién sabe...una bella laguna del mismo nombre. Y fue precisamente en esa zona, cercana al río y a la laguna Cateura donde se instaló este enorme depósito de basura altamente contaminante. Pero, ¿a quién se le ocurrió?

Debemos mencionar entonces al entonces intendente de Asunción, Gral. (SR) Porfirio Pereira Ruiz Díaz, quien estuvo 13 años en el poder (1976 - 1989) durante la dictadura de Alfredo Stroessner. Por ese entonces, el general Stroessner había dado la orden de limpiar la ciudad “en una semana". Y justo, cerca de la laguna Cateura, cerca del río Paraguay, existía un terreno baldío enorme, más bien un zanjón donde, pensó el intendente, sería un lugar adecuado para depositar la basura de toda la capital paraguaya. Es así que el basurero de Cateura funciona como tal desde 1984.

Demás está decir que ninguno de los gobiernos sucesivos dio solución al problema que, como el basurero, creció más y más.

Pero con el tiempo, la gente también comenzó a reclamar y a hacer denuncias. Entonces, en el año 2000 -16 años después- se instalaron 33 chimeneas de gas y se trató de pintarle una cara bonita al vertedero con la parquización de un sector.

Cinco años más tarde, en 2005, se firmó un contrato por 30 años para su explotación -la basura también es un negocio- con la firma Empo & Asociados, de capital brasileño y paraguayo, cuyo titular es Enrique Ortuoste.

Momarandu.com pudo saber que, de acuerdo a ese contrato, Empo debió cerrar Cateura en febrero de 2006 y convertir el lugar en sitio de transferencia, es decir: bajar en Cateura la basura, retirar lo reciclable y el resto llevarlo a otro vertedero. Otro vertedero, uno distinto. No Cateura. La empresa Empo entonces presentó como nueva alternativa para el vertedero, un espacio ubicado en la ciudad de Nueva Italia, que, por otra parte, es llamada Tierra de Labriegos, por sus cultivos de piñas, batatas, tomates, melones, sandías, entre otros. Afortunadamente, debido a las protestas y reclamos ante la justicia paraguaya, no se instaló allí el basurero.

Entonces, ¿qué sucedió? Pareciera ser que la empresa Empo decidió quedarse en Cateura, lo que supondría una violación al pliego de bases y condiciones. A partir de ese momento se iniciaron fuertes tironeos entre la intendencia y la Secretaría del Ambiente de Paraguay, dado que diferentes reclamos pidieron a las autoridades municipales que rescindieran el contrato a Empo; sin embargo la intendencia alegó que sólo la Secretaría del Ambiente podía hacerlo pues sería el organismo que otorgó un permiso para que la empresa continuara funcionando por 5 años más, o sea, hasta el 2011. Según los cálculos, ya está vencido.

Al ruedo salta entonces otra empresa que pretende competir por la comercialización de la basura, El Farol, cuya titular es Adelaida Cañete. Esta empresa pretendió construir un vertedero en el Campo del Pikysyry, Villeta, zona histórica, escenario de la tremenda Guerra de la Triple Alianza. Villeta pertenece al departamento central de Paraguay, está ubicada a orillas del río Paraguay y es un centro industrial y portuario, pegadita a la provincia de Formosa. Allí mismo se quiso poner un vertedero.

La comunidad se opuso otra vez, y ahora el basurero administrado por la empresa El Farol está ubicado en la zona de Remansito, Villa Hayes. Esta ciudad de Villa Hayes es conocida como “La Puerta del Chaco Paraguayo”,"La Ciudad del Acero" y "La Ciudad de los 5 Nombres." Y Remansito, es considerado un lugar turístico, es una localidad del distrito de Villa Hayes, que se encuentra situada en la cabecera del Puente Remanso de la margen derecha (Región Occidental) del río Paraguay; situada a 10 kilómetros del centro de Villa Hayes y 26 kms. de Asunción.

En tanto, con un contrato vencido y un permiso que, de no existir otro, también estaría vencido, Empo continuó en el vertedero de Cateura. En 2011, autoridades paraguayas afirmaban que el vertedero de Cateura iba a dejar de funcionar en diciembre de ese año. Evidentemente eso no ocurrió.

Hay que señalar que ya en junio de 2014, el diario ABC Color escribió: “Lo que se temía en Cateura ya ocurre: las aguas crecidas del río Paraguay llegaron hasta el vertedero Cateura y en la zona hay un desastre ambiental, con desechos contaminantes y tóxicos “nadando” en las aguas. Estos residuos sólidos están siendo arrastrados aguas abajo, afectando una gran franja de la ribera. La Secretaría del Ambiente (Seam) no reacciona. No emitió ninguna alarma ni se conoce de alguna acción tomada”. Fue, repetimos, en 2014, no por estos días.

Pero llegó la Corriente del Niño y con ella las inundaciones. Las miradas de la región comenzaron a dirigirse hacia Cateura y el peligro latente desde hace más de 30 años de contaminación del río Paraguay, y la posibilidad de que afecte también al río Paraná y luego la dispersión contaminante en toda la región, trajo aparejada todo tipo de especulaciones. El río Paraguay nace en Brasil, recorre brevemente Bolivia, cruza Paraguay y, en su tramo final, sirve de límite entre este último país y el nuestro. Culmina su recorrido justamente en el río Paraná, frente a la localidad de Isla del Cerrito, en la provincia del Chaco.

A partir del momento en que las miradas se dirigieron hacia este enorme basurero a cielo abierto que contamina desde hace décadas, las opiniones, los miedos, las informaciones y las desinformaciones comenzaron a atravesar las redes, los WhatsApp y a algunos medios. Lo cierto es que existe una preocupación que es real y que nadie ha inventado.

Autoridades del Paraguay señalaron que se está trabajando con Argentina para prevenir derrames, y con organismos de Formosa y Corrientes para monitorear la calidad del agua de ambos ríos. Indicaron, además, que el gobierno del Chaco realiza un permanente control del estado del río Paraná.

La Planta de Asunción tiene 120.000m3 siendo el caudal del río Paraguay de 9.300m3/seg. En el Paraná es de 29.000 a 29.500m3/ por lo que el efecto dilución es alto. Informes oficiales indican que las aguas del Paraguay y el Paraná no se mezclan sino después de Goya por lo que el efecto, de suceder una contaminación, sería mínimo.

Por otra parte, la concesionaria del servicio de agua en Corrientes, emitió un comunicado en el cual asegura que lo ocurrido con el río Paraguay no afecta la calidad del servicio actual. Y detalló: “La calidad está asegurada por el permanente monitoreo del proceso de potabilización y las fuentes de agua”. (Ver relacionada)

Otra vez con la mente puesta en Paraguay, desde su Secretaría del Ambiente afirmaron que la probabilidad de que existan filtraciones, es muy baja y detallaron que autoridades de Asunción ya adoptaron medidas que evitarían que el agua que se acumula en el vertedero se filtre al río Paraguay, como ser, el levantamiento de un metro más del terraplén de la defensa. Según autoridades paraguayas, en el vertedero de Cateura solo se acumulan residuos sólidos y no industriales.

Pero claro, en ese inmenso basurero a cielo abierto existen “piletones”. En abril de este 2015, las mismas autoridades paraguayas habían advertido que un tema preocupante era el tratamiento de la piscina donde se acumulan los lixiviados, que son los residuos líquidos que se extraen de las basuras y que contienen una gran cantidad de metales pesados. Peor aún fue la declaración del ex ministro de Salud paraguayo, José Mayans, quien había manifestado al portal Paraguay.com que "las aguas del río amenazan con llegar al nivel del talud de la pileta de lixiviados. También hay peligro de que se filtre el agua de la pileta al río." Repetimos que esto fue en abril de este mismo año, no en estos últimos días.

Por otra parte, para el Centro Ambiental Mandela DDHH – Centro de Estudios e Investigación Social, ubicado en la provincia del Chaco “...la crecida del río Paraguay, según informan, “tocó” el Cateura, la pileta que contiene 120 millones de litros de lixiviados, producto de la acumulación de desechos industriales, químicos y hospitalario”. El Coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, Rolando Núñez, declaró a la prensa que “ya viajan por el río Paraguay muchos desechos y residuos”, y solicitó “coordinar políticas regionales”, y añadió que “la contaminación está en marcha. Aunque no se sabe hasta qué nivel”.

A su vez, la justicia paraguaya, a través del fiscal del ambiente Jorge Sosa solicitó a diferentes organismos de su país que informaran sobre la situación del vertedero. Además, pidió a la Junta Municipal de Asunción las resoluciones que tendrían relación con la cancelación de la autorización para que Empo realice la explotación de Cateura y con otra resolución que revocaría la cancelación, puesto que la empresa se habría defendido diciendo que contaba con permiso de la Secretaría del Ambiente paraguaya.

Días antes de la Nochebuena de este 2015, la Junta Municipal dispuso que la basura siga yendo a Cateura y que los recicladores recolecten los elementos que les fueran útiles. Luego, lo sobrante sería derivado a un lugar -otra vez- en Villa Hayes que no fue precisado por las autoridades del legislativo comunal, aunque se especula que el vertedero municipal más grande de Paraguay sería trasladado a Chaco’i, donde ya existe un basurero propiedad de la empresa El Farol, y nuevamente se habla de que se instalaría en la zona de Remansito, medida a la que se oponen sus pobladores.

El 16 de diciembre pasado, la Secretaría del Ambiente de Paraguay, dio a conocer la Resolución N° 584/15 por la cual “se declara Contingencia Ambiental en todo el país para la gestión de los residuos generados en los distintos municipios, esto a fin de adoptar todas las medidas necesarias de protección ambiental con motivo de los fenómenos climáticos que afectan al territorio nacional”, y se detallan distintos pasos que los municipios deben cumplimentar.

La vigencia establecida para la Contingencia Ambiental es por 120 días contados a partir del 15 de diciembre.

Las autoridades admiten en la resolución mencionada, que “la medida fue adoptada a partir de la solicitud realizada por los órganos técnicos de la SEAM respecto de situaciones evidenciadas de mala disposición de residuos en distintos lugares del territorio y sobre la base de la alerta emitida por la Dirección de Meteorología con el pronóstico de crecidas del Río Paraguay para los próximos meses.”

Pero el vertedero de Cateura trae mucho más que basura: en él, alrededor de 700 personas -es decir, 700 familias- recolectan y seleccionan diariamente objetos para su reciclaje, para luego poder venderlos. Es su fuente de trabajo y no ven la contaminación. El posible traslado del basurero -que no soluciona la contaminación- divide a los vecinos. Pero ese es ya tema para otro informe. Mientras tanto, queda por saber cuál es el grado real de contaminación existente en el río Paraguay para, a partir de allí, saber si el río Paraná se vería afectado por los residuos de Cateura o no. Hasta el momento el agua continúa siendo potable, según lo informado por la empresa concesionaria de Corrientes (Ver relacionada).




Click para ingresar