SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Domingo 26 de mayo de 2007 
Apellido y discriminación
Hoy día, toca debatir el tema del apellido en el matrimonio. ¡El “de” indica pertenencia! —dijeron en el Senado—; mejor sería la “y” que significa unión. Fuera de ese ámbito, podríamos pensar que la “y” es conjunción copulativa, lo cual sería signo de algo implícito, que podría no caer bien a algunos puritanos.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cinismo al límite
El credo predilecto de los políticos
Un dios destructivo
Suelos, un problema de todos
Alguien propuso, la preposición “con”; por ejemplo: Julia Fernández con Rodríguez, en lugar de “y”o "de", buena opción.

No obstante, ¿por qué escatimar preposiciones o discriminarlas, habiendo otras?: podría usarse “tras”, y decirse Julia Fernández tras Rodríguez, como ocurre muchas veces; o “sobre” y “bajo”, como se imaginan algunos inspirados; también “hacia, pensando, con ilusión, en alguna cita conyugal; o “sin”: Julia Fernández sin Rodríguez, que sería muy útil para los divorcios, que son los más, y significaría la independencia, a no dudar, y una distinguida fórmula de presentación social.

Nada de esto resulta del todo imparcial y sigue siendo injusto; mejor poner algo de los dos y decir, supongamos, Julia Fernandríguez o Carlos Rodrinández para que estas mismas líneas no despierten suspicacias. Difícil es, empero, que las autoridades puedan resolver con preposiciones gramaticales la cuestión que han suscitado las proposiciones matrimoniales.

*Alejandro Sicardi, médico. L.E.: 5172199

sicardi@sicardialejandro.com, www.sicardialejandro.com