SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS
Opinion Corrientes Domingo 07 de julio de 2018 
Los créditos verdes del gobierno
(Por Alejandro Bovino Maciel). Después de este frustrado Mundial, la expectativa general decayó al ritmo de la suba del dólar, que es la guarida y cobijo de todos los especuladores financieros desde el virrey Sobremonte en adelante.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El día del enemigo
Lo cotidiano y después
Una nueva grieta
Liberales Sudacas
Chiquilnas traviesas
Quizás, al fin, el grupo de festivos gobernantes comprenda el porqué del famoso cepo al dólar que combatían desde la barullera oposición que armaron, basada en mentiras y trolls. Tal cepo nunca fue una prohibición de compra ni venta de dólares, solamente el fisco buscaba saber para qué se necesitaba comprar divisa extranjera, si usted demostraba que viajaba, rápidamente le resolvían el problema autorizando la compra de sumas razonables para un viaje.

Ahora, si el señor Caputo pedía comprar 900.000 dólares hoy para revenderlos mañana cuando subía un punto la divisa, eso no. Esa timba especulativa es lo que se trató de cortar el gobierno anterior, porque la vasta experiencia argentina en esta materia ya había tumbado el gobierno de Alfonsín y hecho tambalear a otros.

Poco después de asumir, el señor Macri anunció urbi et orbe que había levantado el cepo, y es verdad. Creo que es lo único en lo que no mintió. Cada ciudadano puede comprar libremente hasta dos millones de dólares ahora. Yo pensé que vería largas colas de desesperados compradores deseando llenarse de billetes verdes que tanto reclamaban, pero me equivoqué. Eran los lloradores de la “gata Flora” que todos conocemos en el barrio. Compraron 200 o 300 dólares y se les acabó el efectivo.

Ahora el pericón nacional se puso bravo.La suba de la divisa extranjera se hizo imparable, en vano fueron las maniobras informativas (que el FMI había bendecido acuerdo con el préstamo de 35 mil millones de dólares, que el país había subido de categoría a “mercado emergente” según MSCI), ni las políticas cambiarias que renovaría el flamante director del Banco Central. Ningún anuncio consiguió frenar la quisquillosa fe del mercado que demuestra, apreciando el dólar día a día (y hasta hora a hora) en la city porteña, la poca confianza que le inspira este equipo de CEOS, tradders y financistas manejando el rumbo de la economía.

En pocas palabras, el gobierno se está quedando sin créditos, ya casi nadie les cree casi nada y esos sacudones y estampidas monetarias no son más que el el reflejo de la fe del mercado que es ciego, sordo y mudo, no escucha palabras, solo lee cifras econométricas. La promesa de terminar con la inflación en seis meses, ya ven ustedes, era cortina de humo para tratar de demostrar que el gobierno anterior estaba perdido frente a la inflación. Claro que una cosa es inflación con crecimiento económico macro y micro, como teníamos, y otra cosa muy distinta es inflación con desempleo, subocupación, despidos a granel, detención del crecimiento industrial, cierre de Pymes e industrias casi a diario, panorama desolador.

Para colmo, se fomentó la toma de varios créditos atados al dólar, cosa que me alarmó en su momento por aquello de que “quien se quemó con leche, ve una vaca y llora” pero no faltó gente intépida que se metió en la ronda y hoy llora como urutaú por los rincones. Imaginémonos: tomó un préstamos pensando en un dólar a 20 y meses después lo tiene a 30. El capital neto se le trepó automáticamente en un 40% más. Ni hablar de los intereses.

Así están las cosas, y es una pena.