SECCIONES

PORTADA
POLÍTICA
ECONOMÍA
SOCIEDAD
UNIVERSIDAD
OPINION
ESPECIALES
HISTORIETA
MOMARANDU

SUPLEMENTOS

Suplemento de Cultura y Espectáculos Suplemento de Deportes Poesía, arte y literatura del Mercosur Galerías de fotos

CONTACTOS

CORREO DE LECTORES
ESCRÍBANOS

Cultura & Espectaculo Miércoles 17 de marzo de 2008 
DESPENALIZACION
¿Consumo responsable de drogas?
Semanas antes de que el ministro del Justicia de la Nación, Aníbal Fernández, diera ante la ONU “el primer paso hacia la despenalización del consumo personal de drogas" según sus asesores, Sebastián Basalo, director de la revista THC que hace un año milita por “la ley de las marías (marihuana) libres” dialogó con Momarandu sobre a que refiere el “consumo responsable de drogas”, sobre “los problemas del consumidor” y sobre “un sistema que aún no está preparado para esta nueva categoría”.

Notas relacionadas
“La marihuana es chic”
Otros títulos
En defensa del cine
“Braillín” gana concurso de cortos
“Clicka Verdad” en el CCU
Muestra fotográfica en el Centro Cultural Mors
Jorgelina Espíndola: su voz en el Teatro Real de Córdoba
Libro de Artista, una obra de arte
Sebastián Basalo consume marihuana y dirige una revista llamada THC por tetrahidrocannabinol, sustancia psicoactiva base de la Canabis Sativa o planta de marihuana. Otra: “lucha contra dinosaurios” dice “que no comprenden que el consumo responsable -de cualquier sustancia- se fundamenta en la libre información”. Además, recibe amenazas, se pelea con la iglesia y tiene una barba no muy frondosa.

La revista nació hace un año cuando él y un par de “marihuaneros” consultaron a un especialista en derecho sobre si “caerían en cana por publicar una revista sobre marihuana para consumidores de marihuana”. Un rotundo ¡No! fue respuesta suficiente para que comiencen a producir textos y a reproducirlos en tiradas mensuales de 18 mil ejemplares por todo el país.

THC publica informaciones sobre las formas del consumo de marihuana y sobre sus efectos positivos y negativos. Y a la manera de revistas de bonsái, adiestra en técnicas botánicas para que “ese fiel lector-consumidor” “coseche de la buena” en sus macetas de balcón.

Una presentación de la revista pautada a fines de febrero pasado en una feria de libros anual que organiza una empresa y apoya el gobierno del Chaco les valió amenazas anónimas y duras criticas de sectores políticos conservadores y de representantes de la Iglesia que pidieron por la suspensión de la presentación.

Pero aunque los integrantes de THC fueron acusados de “promover el delito”, “de ligar el consumo de drogas a trata de blancas”, de “operadores periodísticos amarillistas” y hasta de “niñas malcriadas” la presentación no fue suspendida y la revista vendió más de 100 ejemplares -sin haberlo previsto- en una sola jornada.

Momarandu habló con Sebastián Basalo sobre a qué llaman “consumo responsable de drogas”, sobre “cuales son los problemas actuales del consumidor” y sobre la actualidad de “un sistema que no está preparado para esta nueva categoría”. Después del ministro, sus testimonios.

Consumidores libres

Como lo había anticipado el diario Crítica, después de 30 años de adherir a la política prohibicionista norteamericana sobre oferta y consumo de drogas, la Argentina dio un giro decisivo en su discurso ante las Naciones Unidas.

En la 51 sesión extraordinaria del Consejo Económico y Social de ONU en Viena el Ministro de Justicia de la Nación Aníbal Fernández anunció que se analiza terminar con la persecución al consumidor de estupefacientes y a los campesinos cocaleros para avanzar en la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero.

¿Cómo? Sí, se prevé avanzar hacia una ley para lograr la despenalización del consumo de drogas, en él el de marihuana, en el país.

Los fundamentos: el fracaso absoluto de la criminalización del consumidor de drogas en el mundo y el aumento desmedido del gasto público en causas judiciales a consumidores que terminan sin condena.

Los objetivos: el ahorro público por la disminución de causas sin resolución contra consumidores y la erradicación institucional de dependencias estatales de discriminación a consumidores considerados enfermos o delincuentes.

Sebastián Basalo

¿Con qué criterio nace la revista?

- La idea de sacar a THC nació a principios del 2006 y terminó de salir a la calle a fines de ese año luego de que junto a unos amigos reflexionáramos sobre la necesidad de sacar a la luz a la cultura canábica, entendida como una suma de modos de comportamiento reales que existen en derredor a lo que es hoy el consumo de drogas, en especial el de marihuana.

¿Qué reflejan los contenidos de la revista?

- Trata por un lado de reflejar la cultura que está oculta en la calle, la que se quiere tapar y de la cual no se hablaba nada por prejuicios que la criminalizan y discriminan. Por el otro refleja una política activa de reducción de riesgos del consumo de drogas para solucionar, de alguna forma, los desastres que produjo la prohibición que dejó al consumidor sin la información necesaria para llevar adelante un consumo responsable.

¿Por qué los consumidores de droga sostienen que se los discrimina?

- Porque se los margina y excluye del sistema de salud por el simple hecho de elegir consumir en una sustancia, un acto totalmente individual y privado inherente a quien lo ejerce. Se los excluye de la justicia cuando deben declararse enfermos ante un juzgado aunque no lo fueran para no someterse a una condena o cuando van presos porque no lo declaran. Se los excluye de un sistema sin términos medios: o sos enfermo o delincuente.

¿Cómo implementar una política de reducción de riesgos del consumo?

- En principio con información. No hay consumo responsable sin información , porque la responsabilidad implica formarse y para formarse se necesita información. Y luego, instalar el debate para desmitificar a la producción y al consumo de drogas. A las drogas no son producidas por un ogro en una cueva con una olla negra que la usa para matara gente. Droga es todo, desde la aspirina que tomamos en tabletas de a diez hasta el café, el mate o los sedantes para dormir. E incluso si tomas alguno de esos en exceso también te podés morir. Pero porqué no, porque la gente sabe hasta cuando o cuanto consumir, porque fue informada, o porque fue recomendada por su médico, no tratada como adicta o delincuente.

Sin embargo, quienes se oponen a la difusión de información relacionadas al consumo de drogas apelan que la droga induce a la criminalidad...

- Partamos de que el crimen existe independientemente de la droga, de que a una sustancia no pueden sumárseles personalidades criminales y entenderemos que la delincuencia como fenómeno social tiene causas múltiples que coinciden en ser causas de exclusión previa. Además, cargar de moral a una sustancia objetiva cuyo consumo conlleva socialmente determinados riesgos limita a nuestra capacidad para analizar al hecho y prevenir.